PANORAMA BONAERENSE

Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta: una campaña compartida, el mismo anhelo y un problema en común

El empoderado ministro de Economía y el jefe de Gobierno acompañaron a "Palito" a Tucuman. Y respondieron lo mismo a una pregunta del artista que fue ex gobernador de Tucumán. La frase de Churchill que persigue a Alberto. Y la taba que se dio vuelta en el Gabinete.

Sergio Massa no llegó donde quiso, aún, sino donde pudo. Esto lo saben él, su gente y su esquema de afectos y poder más íntimo. La Presidencia de la Nación es su último peldaño, ese que se imaginaba cuando, en los cumpleaños, hablaba desde el "balcón" de su casa de San Andrés y daba un discurso que a todos fascinaba.

Era chico, pero ya tenía incorporado el gen de la política. Tiempo más tarde, un importantísimo dirigente político, que desde que dejó de gobernar se dedicó a ayudar a los amigos que quedaban en el poder, los acompañó a él y a Horacio Rodríguez Larreta hasta una provincia cuyana en 1999.

Para De Pablo, la tarea de Sergio Massa es "no engancharse" con el dólar blue

Massa denunciará a los que lo agredieron al ingresar a Casa Rosada: qué abogado tendrá

Como no había plata para aviones, ya que la campaña presidencial de Ramón "Palito" Ortega era más que escasa, viajaron desde Buenos Aires en las históricas camionetas utilitarias de una marca francesa, acondicionada para la ocasión. En ese momento, el viejo dirigente, les preguntó a los dos que querían ser más adelante. Los dos dijeron lo mismo. Presidente.

Los amigos, entonces, querían la misma "presa". Hoy de nuevo vuelven a competir mano a mano, uno desde un desorbitado oficialismo, con nuevos socios, no del todo queridos, y el otro, con un jefe que lo mira con recelo. Ambos sufren de manera idéntica. Uno, con Cristina Kirchner, el otro, con Mauricio Macri.

Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta sufren de manera idéntica: uno con Cristina, el otro, con Macri.

Desde la semana pasada todo es una vorágine dentro del Frente de Todos. Massa se alió con Máximo Kirchner. Y se terminó de romper la relación que lo ataba al presidente de la Nación, Alberto Fernández, a quien ya pocos lo tienen como referencia. Ni siquiera esos gobernadores que le pedían a gritos que hiciera algo porque sino podía terminar fuera del poder.

Como diría Wiston Churchil, "el que se humilla para evitar una guerra , tendrá la humillación y la guerra". Era 1939. Ochenta años después, casi, Alberto Fernández lo vive en primera persona.

Nada que nadie no hubiera supuesto con antelación tras ver las experiencias santacruceñas de Peralta, Acevedo y Sancho, tres amigos personales a quienes les hicieron la vida imposible cuando los Kirchner se trasladaron a la Provincia de Buenos Aires. Con la "Tía" Alicia no pudieron. Alguien sabrá decir por qué.

Segmentación: cuánto quiere ahorrar el Gobierno en subsidios con el aumento de tarifas

Gerardo Morales en Avellaneda: "Los anuncios de Sergio Massa fueron generalidades"

Un pedido casi unánime a Cristina Kirchner

En cierta forma, Massa y el hijo de Kirchner son una síntesis del post menemismo. Casi exacta. Pero, la vicepresidenta nadie sabe cuánto tiempo más permitirá que los jóvenes jueguen en su parque. Por primera vez todos, o la mayoría de ese Frente, le están exigiendo, pidiendo, rogando, que lo deje hacer al nuevo ministro, a quien ahora hasta sus enemigos más acérrimos le reconocen que para algo sirven las relaciones humanas, políticas, económicas y sociales, esas mismas que el kirchnerismo camporista nunca quiso tener.

Alberto Fernández con Sergio Massa, durante la jura del segundo como ministro de Economía

Uno de los "insultos" que más común le cargan al ex presidente de la Cámara de Diputados es su procedencia de la UCEDE. Si supieran cómo llegó... Ingresó casi a punto de cumplir 18 años como "asesor" de uno de los dos concejales que consiguió colocar en General San Martín el partido creado por Alvaro Alsogaray. Alejandro Keck, "su jefe", era el más revulsivo concejal de su tiempo, quien instauró "bermudas" como vestimenta ocasional en pleno verano.

En diciembre, en todo el país, hace calor. Keck, Massa, Santiago López Medrano (ex ministro de Desarrollo Social de María Eugenia Vidal) y otros consideraban que la vestimenta apropiada era la informal, con remeras que no correspondían a la "formalidad" de los viejos caciques peronistas, radicales y del Partido Intransigente. Massa pasaba más charlando en los demás bloques que en el propio, donde no podían convivir con el ultra conservador Juan Carlos Cornara, el otro concejal.

En su pueblo, a través de amigos en común, conoció a quien luego tomó como su referencia política en el peronismo como Graciela Camaño. Los tres ex UCEDE la acompañaron al Ministerio de Trabajo en medio de la tormenta de 2001. Todo lo demás, es conocido por todos y todas. "Distinto tiempo, un lugar nuevo", cantaba Nito Mestre.

El ancla monetaria, el primer detalle de un ambicioso plan por descubrir

Massa se reunió por primera vez con su Gabinete: quiénes estuvieron y quiénes faltaron

Política bonaerense, gabinete nacional... y un detalle de los nuevos tiempos que pasó inadvertido 

En el Gran Buenos Aires, todo lo conocen y eso le suma. Aunque en el pasado discutieron, se enfrentaron y hasta se siguen mirando con cierta desconfianza. Pero casi hubo un operativo clamor para que Massa asumiera en el Gabinete Nacional.

Sergio Massa y Máximo Kirchner, los dos máximos referentes del FDT en Buenos Aires.

Es aquí donde latió el impulso de un cambio de gabinete, que termina oficializando el acuerdo entre los dos máximos dirigentes provinciales del Frente de Todos. Kirchner y Massa. Los intendentes, otrora poderosos referentes políticos, que se unían para defender sus intereses, ya no operan más de esta forma.

La retirada de los antiguos "barones" fue reemplazada por jóvenes y no tanto que sienten que el otro es su par, y suelen tener más desconfianza que simpatía. Sin embargo, uno de los más relegados quedó a pesar de su trabajo permanente para la unidad es el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo. Al parecer, ahora tendrá una mínima recompensa.

Es casi un hecho que en pocos días tendrá un lugar dentro del esquema de trabajo cotidiano de Massa. Algunos dicen como director del Banco Nación. Si eso sucede, quedará a cargo del municipio su actual jefe de gabinete, Pablo Descalzo.

Ariel Sujarchuk, el intendente que llega a Economía del Conocimiento.

El otro intendente que se sumará como secretario de la Economía del Conocimiento es Ariel Sujarchuk, "aburrido" en el ente de vías navegables de la Nación.

Un detalle que aún pasó inadvertido en la opinión pública y fundamentalmente en el círculo rojo de la política es cómo se dio "vuelta" la taba del poder en el peronismo. En la época de Eduardo Duhalde y Carlos Menem, la mayoría de los funcionarios provenían de la Tercera Sección Electoral, la zona sur del conurbano y La Matanza.

Veinte años después, todo cambió. De los cuatro ministros que vienen desde las intendencias o del Gran Buenos Aires, tres son de la Primera Sección, la zona norte y oeste del Gran Buenos Aires. Y dos son de General San Martín en particular. Massa, vecino y ex jefe comunal de Tigre nacido en San Martín. Gabriel Katopodis, en uso de licencia en esa intendencia. Juan Zabaleta, de Hurlingham, y Jorge Ferraressi, el único sobreviviente del sur, jefe político de Avellaneda. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios