Historias de marcas

Crearon las camperas ultralivianas y su dueño se volvió multimillonario: así empezó Uniqlo

Tadashi Yanai es la persona más rica de Japón. Su compañía creció desde Japón y se convirtió en una de las más buscadas por sus precios accesibles.

En esta noticia

Sus camperas abrigadas, infladas y súper livianas fueron furor en la Argentina hace algunos años. Dentro de su catálogo no hay prendas de moda, sino básicos de cualquier ropero con una amplia variedad de colores. Y su gran crecimiento a nivel global le permitió a su dueño amasar una fortuna que lo convirtió en la persona más rica de Japón. Uniqlo cuenta con más de 2400 tiendas a nivel global, sin embargo su expansión desde el mercado japonés no fue sencilla.

"Si vas al lanzamiento de una colección de una marca de lujo en París, Londres o Milán, vas a ver gente de todo el mundo de la altura costura. Pero la marca que usa la mayoría es Uniqlo", asegura Tadashi Yanai, chairman, presidente y CEO de la compañía que fundó en 1984. Su deseo era crear una empresa líder en la industria de la indumentaria, con precios accesibles y materia primera de gran calidad. Por eso, su slogan es "hecho para todos".

Tadashi Yanai, fundador de Uniqlo, junto a su padre en su tienda de ropa.

Yanai nació en 1949 en Ube, dentro de la prefectura de Yamaguchi. Su estricto padre era dueño de una pequeña tienda de ropa para hombres. Como el local estaba anexado a su casa, el joven Tadashi solía pasar el día en el negocio familiar. Lo heredó en 1984 y decidió expandirlo para satisfacer las necesidades de más clientes.

Ese mismo año abrió una nueva tienda en un centro comercial, pero esta vez incluyó prendas para mujeres. El cambio de estrategia llegó de la mano de un nombre diferente: Unique Clothing Warehouse (galón de ropa única), luego simplificado en Uniqlo. En 1985 inaugura su primer local a la calle y empieza a crecer dentro del territorio suburbano.

El comienzo de la fiebre Uniqlo

Durante los 90 se dio el gran salto de la compañía en Japón. Fast Retailing, casa matriz de Uniqlo, puso un pie firme en la industria al ofrecer prendas baratas en los años de la Gran Recesión. A su vez, mudó gran parte de la producción a China para recortar costos y así mejorar sus márgenes.

En 1984 Tanai reconvirtió la empresa familiar y la bautizó Unique Clothing Warehouse (Uniqlo).

En 1998 lanza una promoción que desataría la "fiebre Uniqlo": ropa de lana por 1900 yenes. "Tenemos que ser los líderes en Asia para, eventualmente, convertirnos en número 1 globales", indicaba el fundador. Para fines de la década la firma ya cotizaba en la bolsa de Tokio y contaba con 350 tiendas en Japón. Entonces Yanai entendió que era el momento indicado para plantar bandera en otros mercados.

El debut internacional se produjo en 2001 con su primer store en Londres. Ahí abrieron 21 tiendas en poco tiempo. Pero el avance no se detuvo porque también cortaron cinta de locales en Shanghái y tres en Nueva Jersey. No obstante, la performance no fue la esperada.

Ropa básica para todo el mundo

Uniqlo no lograba hacerles frente a otros grandes jugadores del rubro, como la sueca H&M y la estadounidense The Gap. Poco después, la empresa anunció el cierre de 16 de sus tiendas en la capital británica y todos sus spots estadounidenses.

Según la revista New York, Yanai contrató a un equipo creativo para hacer un rebranding en el exterior y posicionar a Uniqlo como una marca de moda. El plan incluyó la apertura de grandes flagships en Nueva York, París y Tokio.

Federer, ahora retirado, es uno de los grandes embajadores de la compañía a nivel global.

Sin embargo, la firma seguía presentándose como un retail de productos básicos para el día a día. No había grandes propuestas de diseño, sino camperas, pantalones y remeras a precios económicos. Algunas prendas se vendían en 80 opciones de colores.

La compañía incluso tentó al suizo Roger Federer para que abandonara a Nike tras 20 años de vínculo y se calzara la ropa con su logo. Otro tenista que se encuentra en su portfolio de embajadores es el japonés Kei Nishikori.

Si bien adquirió otras marcas en su camino a la cima, Uniqlo continúa siendo el principal pilar de ingresos de Fast Retailing. De las más de 3500 tiendas que el grupo tiene en el mundo, alrededor de 2400 pertenecen a la etiqueta japonesa. En tanto, Yanai ostenta el cetro como el japonés más rico del mundo con una fortuna de más de u$s 37.900 millones.

Temas relacionados
Más noticias de historias de marcas

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.