Modo electoral

Las tres preguntas clave sobre economía, candidato por candidato

Un detalle de las propuestas económicas de los pre candidatos legislativos de los principales espacios políticos que compiten el domingo 12 de septiembre en las elecciones Primarias.

¿De qué hablan los candidatos cuando se refieren a la economía? ¿Cuáles son las propuestas de política económica que los partidos transmiten en esta campaña legislativa?

Los votantes históricamente premian a los gobiernos con buena performance económica y castigan a los malos. Argentina, en el medio de la maratónica campaña electoral, está en recesión desde 2018. Actualmente -atravesada por problemas como una inflación superior al 50% interanual- intenta recuperar parte de la caída del año pasado, pero el crecimiento económico es heterogéneo como para que el Gobierno le saque provecho en estas elecciones.

El Cronista consultó a los principales precandidatos y referentes económicos de los espacios que compiten en la Ciudad de Buenos Aires sobre tres temáticas clave, a una semana de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), que serán el domingo 12 de septiembre y servirán para definir dentro de cada espacio político las listas de diputados y senadores para la elección general el 14 de noviembre.

1. ¿Cuál es su principal proyecto en el área económica?

"Vamos a ampliar la ley de Compre Argentino para lograr que más pymes nacionales sean proveedoras del Estado, fomentar que desarrollen sectores productivos novedosos para ahorrar divisas, y que agreguen mayor valor agregado a partir de la promoción de la inversión en investigación, tecnología, innovación", explicó Leandro Santoro, precandidato por el Frente de Todos.

Y agregó: "También vamos a impulsar el marco regulatorio de la industria del cannabis. Sabemos todo lo que la planta puede dar medicinalmente pero también tiene un enorme potencial industrial: casi 200 bienes y servicios asociados a esa cadena productiva. Otro debate importante que tiene que dar la sociedad es la sostenibilidad ambiental del desarrollo, por eso impulsaremos una ley de Movilidad Sustentable para no sólo fomentar el uso de autos eléctricos sino su desarrollo local.

Por último, definió: "La vida que queremos es con un Estado que promueva al sector real de la economía, a la producción y no a la especulación".

"El principal proyecto es la independencia del Banco Central (BCRA). Cambiar la carta orgánica para que el directorio no lo elija más el presidente, que lo elija una mayoría especial del congreso a partir de la propuesta de universidades públicas y privadas, y bancos públicos y privados. Así, el directorio no va a tener que responder nunca más al presidente de la nación, no va a poder ser removido nunca más por él, y va a poder concentrarse en su trabajo de estabilidad monetaria que es la única función que tiene que tener el BCRA", señaló el precandidato a diputado por la Ciudad, Martín Tetaz.

"Al mismo tiempo y por la misma reforma se termina la posibilidad de que el Banco Central financie indiscriminadamente al tesoro como lo hace ahora. Es ridículo que hoy por hoy esté financiado al tesoro con utilidades ficticias que solamente se producen por el efecto de la inflación. De esa manera, con independencia monetaria se termina la inflación en argentina del mismo modo que se terminó en todos los países de la región. Salvo Venezuela nadie tiene inflación. La controlan con política monetaria independiente".

Y concluyó: "Ningún país del mundo controla la inflación con precios máximos, ni prohibiendo exportaciones y menos con militantes en las góndolas de los supermercados".

"Aumento general e inmediato de salarios del 20% para recuperar lo perdido en estos últimos cuatro años en los que los banqueros y grandes grupos económicos siguieron aumentando sus ganancias", apuntó Myriam Bregman, precandidata del Frente de Izquierda en la Ciudad de Buenos Aires.

Y sumó otras propuestas: "Actualización salarial mensual según el índice del costo de vida. Frente a la cuestión laboral ponemos en discusión el planteo de la reducción de la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana, repartiendo las horas de trabajo entre todas las manos disponibles para que trabajen todos y todas, sin afectar el salario. 

Además: "Salario mínimo que cubra el costo de una canasta familiar. Solo así se podrá acabar con la desocupación y la precarización laboral, para lo cual hará falta un gran movimiento de lucha similar al que en el pasado fue con la jornada de 8 horas que hoy se podría reducir debido al avance de la tecnología y la productividad".

"Más que proyectos puntuales que aborden aspectos de políticas monetarias, fiscales, comerciales o previsionales, debemos intentar entre todos los legisladores del arco político (al menos las 2 grandes coaliciones) un acuerdo político de largo plazo que permita recuperar equilibrios macroeconómicos fundamentales a través de reformas sistémicas e integrales, sostuvo Aldolfo Rubinstein, precandidato a Diputado Nacional por la ciudad de Buenos Aires.

Y especificó: "De manera gradual, que entre otras cosas, permitan:

  • alinear precios relativos
  • Contribuir a la formulación de un gran acuerdo político sería mi principal proyecto en lo económico".


Por su parte, Ramiro Marrayoutuber financiero y candidato a legislador por la Ciudad de Buenos Aires del Partido Libertario definió de manera concreta: "Reducir la carga impositiva".

  El precandidato de Juntos por el Cambio de la Ciudad Ricardo López Murphy habló con El Cronista: "la gente me ve como un candidato muy duro contra el Gobierno". 

2. ¿Cómo se puede bajar la inflación? 

"Justamente la inflación se baja con un Banco Central independiente que tenga como objetivo estabilizar la moneda, sostener el valor de la moneda. Cumpliendo La Constitución que le encarga al Congreso la política monetaria, no al presidente de la nación", señaló Tetaz.

"No puede ser que él ponga y saque al presidente del Banco Central cuando se le canta. No puede ser que el Presidente de la nación le pida el financiamiento que quiere al banco central"

"Esas dos cosas se tienen que terminar en la Argentina y si lo logramos se va a terminar la inflación", cerró.

"Si vos querés utilizar el instrumental ortodoxo para controlar los precios tenés problemas con la reactivación económica, y si querés utilizar el instrumental heterodoxo para reactivar la economía sabés que se te recalienta el tipo de cambio. En el medio de esa crisis, por la pandemia tuvimos que salir a sostener la oferta y la demanda, ayudar al trabajador y al empresario, al desocupado, al laburante informal", aclaró Santoro sobre la situación actual de la inflación.

"Hoy que empezamos a salir de la pandemia vemos cómo en un contexto de reactivación económica la inflación está desacelerándose. El gobierno viene reconstruyendo fuentes de financiamiento genuino en pesos en el mercado, trabajando fuertemente para contener los precios. Empezamos a ver que los salarios, al menos del sector privado formal, ya no pierden poder adquisitivo frente al aumento de precios. Por este camino vamos a terminar con la inflación. Con una economía que se reactive aumentando los salarios reales, mejorando las condiciones macroeconómicas. Se sale para adelante, no con ajuste, como proponen sectores cada vez más radicalizados de la derecha", agregó.

"La inflación hay que bajarla porque es un "impuesto" regresivo que recae en los más pobres. Algunos creen que alcanza sólo con políticas monetaristas como tener un Banco Central independiente que no emita moneda, o un régimen de convertibilidad, o alguna magia monetaria-cambiaria para frenar la inflación. Estos esquemas siempre fracasaron cuando no estaban respaldados por equilibrio fiscal, dieron lugar a un fuerte incremento del endeudamiento externo", apuntó Rubinstein.

"Nuestra idea, luego de que se alcance un equilibrio de fuerzas en el congreso, es proponer un gran acuerdo político entre oficialismo y oposición por un largo plazo (al menos por 10 años) para reducir la inflación y aumentar el empleo como resultado de cambios profundos en la estructura económica que incluyan, reducción gradual del gasto público (el kirchnerismo lo llevó de 23% a 43% actualmente), reduciendo sobre todo el gasto en subsidios a los más ricos (transporte, energía) y las transferencias discrecionales".

"Mientras se mejora el presupuesto de la educación pública, la salud pública y la protección de los grupos más vulnerables, trabajando en la capacitación para una salida laboral genuina".

"Haciendo un cambio del sistema financiero y dejando sin herramientas al Banco Central", explicó Marra.



"La inflación es multicausal, pero se basa en que la burguesía descarga el peso de la crisis sobre el resto de la sociedad, manteniendo sus márgenes de ganancias", remarcó Bregman.

"Cuando suben los precios internacionales de las commodities se trasladan esos precios al consumo interno, y cuando bajan se propicia una devaluación que favorece a los exportadores y a la vez produce un efecto inflacionario. Una de las medidas que proponemos es el monopolio estatal del comercio exterior, para que el oligopolio privado existente hoy de un puñado de empresas que manejan las exportaciones a su antojo no sean las que impongan el precio internacional de las materias primas a nivel local"

"También planteamos que las comisiones internas de las fábricas alimenticias y de productos de primera necesidad así como también en las de los cadenas de hipermercados tengan acceso y el control de toda la información sobre costos y precios en la producción, distribución y comercialización. Comités populares de vigilancia de precios".

3. ¿Votarías a favor o en contra de una suba de impuestos? 

"Tenemos un sistema tributario que castiga la inversión y la generación de empleo. Además, hay una gran cantidad de impuestos muy distorsivos, como ingresos brutos y el impuesto al cheque. Este gobierno implemento una verdadera "contra reforma" tributaria que incluyó:

  1. la suspensión de las bajas previstas en las reformas de cambiemos (pago a cuenta del ganancias del impuesto al cheque; baja de contribuciones patronales; ingresos brutos)
  2. aumento de alícuotas (bienes personales; ganancias de empresas; retenciones) y creación de nuevos impuestos (país; a la riqueza).

"Una reforma tributaria debería concentrarse en: 1) incentivar la inversión, el empleo y la producción, con bajas en los tributos que afectan su competitividad como los impuestos al trabajo, impuesto al cheque, derechos de exportación y, también, ingresos brutos y, 2) simplificar el sistema tributario y facilitar el cumplimiento de los contribuyentes", finalizó.

"Cuando discutimos el tema impositivo es importante hacerlo de manera integral, tomando en cuenta también otras variables, como el gasto, la deuda", comenzó su respuesta Santoro.

Y siguió: "De lo que yo estoy a favor es de un sistema tributario que sea progresivo, que es además lo que dice nuestra constitución, donde el que tiene más pague más y el que tiene menos pague menos. Sucede que una parte de la sociedad argentina se derechizó tanto que cuando hablamos de progresividad parece que estamos hablando de comunismo".

"Te pongo un ejemplo, la reforma de ganancias para las empresas, hizo que el 95% de las empresas paguen lo mismo o menos. Sólo un 5% pagó más. Y mejoramos la recaudación del estado, que permite bajar el déficit".

Concluyó el precandidato del Frente de Todos: "Es el mundo el que está discutiendo esto, no es un problema argentino. El mismo Biden plantea un impuesto global a las grandes corporaciones. Para la salida de la pandemia hace falta un nuevo Bretton Woods, un nuevo pacto social".

"No voy a votar ninguna suba de impuestos en argentina", destacó el economista Tetaz sin dudar.

Explicó: "Necesitamos primero que el nivel promedio de los impuestos baje en el país y, en segundo lugar, que cambie la composición de los impuestos. Eso es cierto, tiene que cambiar y los impuestos más fuertes tienen que ser el impuesto a las ganancias y los menos fuertes y los que hay que eliminar son los impuestos sobre la producción, el empleo y las exportaciones".

"Depende de a qué sector social nos estemos refiriendo", puso en duda Bregman.

Y detalló: "Nuestro planteo es la eliminación total del impuesto a las ganancias a todas las personas que trabajan bajo convenio. El salario no es ganancia".

"Asimismo, eliminar el iva a los productos de primera necesidad, con la obligación de las empresas y generadoras de precios de bajar correspondientemente los precios de cada producto incluido en la medida. Rebaja de impuestos a los pequeños comerciantes y productores. Y un Impuesto progresivo a las grandes fortunas en forma permanente".


"En contra, los impuestos en la Argentina son un robo", concluyó Marra.

El Cronista realizará entrevistas similares con precandidatos de otros distritos. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios