ESTRATEGIA PRESIDENCIAL

El plan secreto con Macron y la teoría de Alberto Fernández sobre los 'halcones' de la oposición

El Presidente está armando un programa para ofrecer una solución al problema del impacto de la guerra en Ucrania. También busca tender un puente con los opositores por encima de los "discursos de odio"

En su afán por salir de las sombras que le imponen los hiperactivos Cristina Kirchner y Sergio Massa, desde su agenda internacional en Nueva York el Presidente Alberto Fernández buscó posicionarse sobre dos ejes centrales a través de los cuales piensa recobrar protagonismo: en la política doméstica, buscará acercar posiciones de diálogo con la oposición y, ya en el plano de la diplomacia, empezó las gestiones secretas para ofrecer una solución al impacto mundial de la guerra en Ucrania.

Según comentaron a El Cronista allegados al Jefe de Estado durante la gira por Nueva York y Houston, Alberto Fernández desplegó toda una teoría armada en torno a la oposición y el llamado al diálogo para frenar los "discursos de odio" tendientes a rechazar el atentado contra la Vicepresidenta.

Cristina Kirchner se defendió por la causa Vialidad: "Me trajeron de los pelos a este juicio, fue todo una fábula"

Dólar, insumos y freno de la actividad: el mensaje con el que Massa intentó llevar calma a la industria

También Alberto Fernández participó de una reunión reservada con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en donde se vislumbra todo un plan estratégico para tratar de poner fin a la guerra en Ucrania, tender un puente con Rusia o evitar un mayor impacto negativo del conflicto bélico en la economía mundial.

Alberto Fernández está muy preocupado con el tema inflación. Dialogó del tema con la titular del FMI, Kristalina Georgieva en una reunión cerrada que mantuvieron en el Consulado argentino de Nueva York. "Hay que seguir buscando mecanismos para frenar la inflación. Es paradójico lo que ocurre en la Argentina: la inflación no frena pero la economía sigue creciendo", le dijo el Presidente a la jefa del Fondo.


DIALOGO CON LA OPOSICION

Pero la inflación no es la única preocupación en la cabeza del Presidente. También teme por una escalada de los "discursos de odio", sobretodo después del atentado contra Cristina Kirchner.

Alberto Fernández está dispuesto a dialogar con Mauricio Macri

En este contexto es que Alberto Fernández deslizó a sus allegados en Nueva York que está dispuesto a tender un puente con cualquier líder de la oposición, incluido el ex Presidente Mauricio Macri. 

"Estoy abierto a hablar ya mismo con cualquiera de los líderes opositores como lo hice durante la pandemia para mostrar unidad. Ahora hace falta un fuerte rechazo a los mensajes de odio y la violencia. Es imperativo que todo el arco político de la Argentina rechace este clima de odio", dijo el Presidente a uno de sus colaboradores en el vuelo de Aerolíneas Argentinas que lo llevó de Nueva York a Houston.

Sin embargo, según pudo reconstruir El Cronista en ese mismo viaje por Estados Unidos, Alberto Fernández esbozó toda una teoría respecto de lo que piensa de la oposición: cree que hay algunos dirigentes que tienen vocación de diálogo están eclipsados por aquellos que compiten para ver quién es más 'halcón' que el otro en su embestida contra la Vicepresidenta y el Gobierno.

"En este clima beligerante copado por los 'halcones' es muy difícil tender un puente de diálogo con la oposición", se sinceró el Presidente en reuniones reservadas. Y replicó una frase de cabecera: "El tango se baila de a dos y acá parece que hay uno que ni siquiera quiere bailar", dijo en referencia a los voceros duros de la oposición.

Alberto Fernández está convencido de que detrás de Fernando Sabag Montiel y la banda de Los Copitos hay una estructura mayor que financió y armó los preparativos del atentado contra Cristina Kirchner. Es lo mismo que dijo el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández y replicó la Vicepresidenta. Pero el Presidente se enoja cuando desde la oposición minimizan el tema y creen que sólo se trató de "un grupo de loquitos".

Así, Alberto Fernnández entiende que es difícil hablar con un sector de la oposición que no comprende la gravedad de lo que ocurrió el día que Sabag Montiel gatilló fallidamente su arma contra la cabeza de la Vicepresidenta.


LA GUERRA EN UCRANIA

El otro tema que desvela al Presidente es la guerra en Ucrania y su impacto en la economía mundial. Entiende que la Argentina puede tener una oportunidad única en este momento de ofrecer alimentos y energía al mundo por la escasez de insumos que genera el conflicto entre Rusia y Ucrania. Pero también le preocupa mucho el impacto negativo en la economía global por esta guerra.

"No podemos darnos el lujo de quedarnos de brazos cruzados. Hay que actuar y rápido", comentó Alberto Fernández a su comitiva que lo acompañó a Estados Unidos, entre los que estaban el canciller Santiago Cafiero, el embajador Jorge Argüello, la portavoz Gabriela Cerruti y el ministro Aníbal Fernández.

En este contexto, la reunión reservada que Alberto Fernández mantuvo con su "querido amigo" Macron en el consulado de Francia en Nueva York buscó dar una respuesta a este desafío que se impone.

"La paz es urgente y necesaria", tuiteó Alberto Fernández tras esa cita cerrada a la que también se sumaron los presidentes de Costa de Marfil, Alassane Ouatarra; de Senegal, Macky Sall; del Consejo Europeo, Charles Michel; de Egipto, Sameh Shoukry, y los cancilleres de Francia, Catherine Colonna, e India, Subrahmanyam Jaishankar.

Según pudo saber El Cronista, en un apartado a solas que Alberto Fernández compartió con Macron, se empezó a esbozar lo que en el gobierno algunos llaman ya un "plan secreto para frenar la guerra en Ucrania". Quizás el título es demasiado ambicioso. Pero en el Gobierno aseguran que la intención del Presidente es frenar el impacto negativo de la guerra "como sea".

El mandatario argentino coincidió con su par de Francia, quien en la Asamblea General de la ONU dijo que la invasión de Rusia a Ucrania perpetrada hace casi siete meses provocó un "regreso a la era del imperialismo". También añadió Macron: "Francia rechaza esto y trabajará persistentemente por la paz".

Ese "trabajo por la paz" es de lo que hablaron Macron y Alberto Fernández. Según un funcionario de jerarquía en la delegación presidencial, la Argentina está elaborando un plan con Francia y otros países para establecer "instancias de diálogo en medio de la guerra".

Alberto Fernández y Putin, en el Kremlin antes de la invasión rusa en Ucrania

No hay detalles de esto y el mismo Alberto Fernández se mostró hermético cuando la prensa lo abordó sobre el tema: "No puedo hablar de esto. Es algo que estamos trabajando pero no puedo dar detalles", dijo el Presidente enigmático.

Puertas adentro se sabe que se trabaja en un plan diplomático para incorporar a otros actores mundiales y víctimas del impacto de la guerra. La idea sería trabajar en dos andariveles: por un lado, establecer un programa de contención para evitar las hambrunas en África o el golpe económico en América latina y Europa. Por otra parte, tender un puente con Vladimir Putin para poner fin a la guerra.

¿Intervendrá en esto el Papa Francisco como otro de los actores centrales en el plan que traman Macron y Alberto Fernández? Nadie responde.

Lo concreto es que tanto el presidente de Francia como Alberto Fernández son casi los únicos líderes mundiales que hoy tienen llegada al Kremlin y a Putin. Macron intentó hasta último momento frenar la guerra en un viaje que hizo a Moscú previo a la invasión rusa en Ucrania. Esto le generó muchas críticas en París. Y Alberto Fernández no avaló las sanciones económicas contra Moscú que impulsaron Estados Unidos y la Unión Europea, hecho que fue bien recibido por Putin.

El secretario general del partido oficialista Rusia Unida, Andrey Klimov, un hombre allegado a Putin, expresó a El Cronista en una videoconferencia que "la Argentina no es considerado un país enemigo por Rusia y valoramos que no haya avanzado con los bloqueos económicos como la gran parte de los países centrales". Un gesto de agradecimiento del Kremlin a la administración argentina.

Alberto Fernández está convencido de que lo que se está haciendo a nivel mundial para frenar la guerra o el impacto de esta "no alcanza". Cree que hace falta actuar y rápido. De allí su reunión con Macron y un plan secreto que está en plena etapa de elaboración en la diplomacia mundial.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.