Vendieron millones

Crearon uno de los juegos más populares y polémicos, pero no pudieron evitar la bancarrota

Midway, la empresa detrás del exitoso Mortal Kombat, desapareció en 2008 tras no poder hacerle frente a una abultada deuda. La historia de cómo desarrollaron uno de los títulos más vendidos.

En esta noticia

Cambiaron la industria de los videojuegos y crearon una franquicia que vendió millones de copias, pero no pudieron evitar la bancarrota. Detrás del éxito de Mortal Kombat, uno de los títulos más populares de la historia, se encuentra la desarrolladora Midway, que se enfrentó a padres indignados, al Congreso de los Estados Unidos y a una abultada deuda que marcó su fin, aunque no por mucho tiempo.

Midway nació en 1958 en Chicago, Illinois, como una empresa dedicada a fabricar juegos mecánicos. En particular, producía simuladores de disparos inspirados en el Lejano Oeste y puck bowling. Tras ser adquirida en 1969 por Bally Manufacturing, la compañía pasó a enfocarse en el mundo del arcade. Su primer gran éxito fue la obtención de la licencia para llevar el Space Invaders y el Pacman a los Estados Unidos.

Mortal Kombat debutó en el mercado de arcade en 1992 y pronto llegó a las consolas hogareñas.

Sin embargo, en 1988 la firma pasó a manos de Williams (conocida por sus siglas WMS) que era uno de los grandes jugadores del negocio de pinball y arcades. Esa fusión acercó a dos personas que serían clave para el futuro de la empresa.

La idea detrás del juego

Ed Boon trabajaba en Williams, mientras que John Tobias, un exartista de comics, estaba a cargo de la parte gráfica de los juegos de Midway. Ambos tenían la idea de crear un juego de pelea, que fuera realista y combinara elementos místicos y mágicos con gráficos digitalizados. Esta técnica implicaba capturar en cámara las imágenes de los personajes para luego llevarlas al mundo de los pixel.

Su principal inspiración fue el Karate Champ, publicado en 1984, aunque el título que realmente los llevó a acelerar el proceso fue el Street Fighter II, que llegó a los salones de arcade en 1991.

John Tobias y Ed Boon, protagonistas de la creación de Mortal Kombat en Midway.

Boon y Tobias querían sorprender a los jugadores. Para esto se apoyaron en peleas extremadamente violentas, en las que abundara la sangre. Además, para incrementar el factor sorpresa, incluyeron las "fatalities". Se trataba de un golpe especial y explícitamente violento, al que solo se podía acceder apretando una determinada combinación de botones. Pero en la época pre-internet esto solo podía transmitirse de boca en boca.

El nacimiento de Mortal Kombat

Mortal Kombat debutó en arcade en 1992 y pronto lo hicieron accesible para las consolas hogareñas. Pero el entusiasmo de los más jóvenes fue directamente proporcional con la indignación adulta con respecto a la violencia del juego. Por caso, la japonesa Nintendo optó por teñir de gris la sangre en el juego para hacerla pasar por sudor.

La polémica instaló el debate sobre las temáticas de los juegos y esto llegó al Congreso estadounidense en 1993. Luego de varias audiencias, al año siguiente los congresistas decidieron crear la Entertainment Software Rating Board (ESRB), un organismo encargado de calificar a los videojuegos según su contenido y la edad permitida para jugarlos.

A pesar del nuevo sistema de rating, Mortal Kombat fue un boom en ventas. En 1995 Midway creó un departamento para producir inhouse la versión para consolas hogareñas y para 1996 el título ya representaba más de un tercio de sus ingresos.

El factor sorpresa de las fatalities y los personajes ocultos fue clave para el éxito inicial del juego.

Pero el éxito también le trajo algunos problemas. Según Mark Turmell, director creativo de Midway durante 17 años, a la compañía le costaba seguir el ritmo del negocio hogareño. Esta pata tenía deadlines y objetivos más precisos que el vertical arcade. Y se les dificultaba cumplir con los compromisos para la fabricación de cartuchos y CDs. En tanto, en 2000 la compañía empezó a comprar estudios independientes para ganar market share.

Del boom a la bancarrota

Para sostener este plan, Midway necesitaba capital. Así apareció en escena Sumner Redstone, dueño del holding National Amusements, que compró acciones de la sociedad hasta convertirse en su principal accionista. En marzo de 2008 le otorgó un crédito de u$s 90 millones a la empresa de videojuegos para que continuara operando. No obstante, Redstone tenía su propio problema de deudas.

Unos meses después de haber rubricado el crédito, el magnate empezó a desprenderse de activos para aliviar el pasivo de su propio grupo. Redstone vendió Midway en diciembre de 2008 y esto activó una cláusula que le permitía a los acreedores reclamar el pago total de la deuda. Mark Thomas, su nuevo dueño, recortó gastos, cerró estudios y despidió a un cuarto de la plantilla. Según NBC, la deuda superaba los u$s 280 millones y en febrero de 2009 se declaró en bancarrota.

En 2021 la franquicia volvió a hacer un intento en la pantalla grande con su película.

Tras la reestructuración apareció un interesado. Warner Bros adquirió el estudio de Chicago y la franquicia Mortal Kombat en mayo de 2009. Lo rebautizó NetherRealm Studios y puso a Boon como director creativo. El juego volvió a sus raíces con un nuevo inicio de la historia en 2011.

En septiembre pasado la empresa lanzó Mortal Kombat 1 en lo que aseguran es otro reboot de la franquicia. A su vez, Warner Bros volvió a apostar por llevar a los personajes del videojuego a la pantalla grande, luego del fracaso en taquilla de 1997. La primera película se estrenó en 2021 y ya están trabajando en una secuela.

Temas relacionados
Más noticias de videojuegos

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.