Alarma en Argentina y mercados emergentes: solo en abril salieron u$s 4000 millones por la suba de tasa en Estados Unidos

Según el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) se registraron salidas de capitales de emergentes por u$s 4000 millones durante abril. Comienzan a darse señales de reversión de capitales ante las tasas más altas en EE.UU.

Uno de los grandes temores que había en el mercado está comenzando a materializarse. Los capitales comenzaron a salir de los países emergentes debido al ciclo alcista en las tasas de interés en Estados Unidos.

Esto provoca una presión bajista en los activos de emergentes y mayor tensión en la parte cambiaria. Argentina queda vulnerable al contexto.

Comenzó el temido Quantitative Tightening: qué es y cómo afecta a la Argentina

Reservas en jaque: por qué el BCRA suma muy pocos dólares y qué hará para cumplirle al FMI

salida de capitales de emergentes

Los analistas del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) calcularon en un informe reciente que la salida de flujos de mercados emergentes durante abril fue de u$s 4000 millones.

La explicación detrás de estos movimientos de capitales globales se encuentra en las políticas monetarias de los países centrales, liderados por la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed).

Uno de los mayores riesgos que enfrentan los emergentes ante un ciclo alcista en las tasas es la reversión de flujos. Esto implica que para los inversores se torna más atractivo desarmar posiciones en activos de emergentes y que los capitales migren a Estados Unidos, buscando así aprovechar la suba de tasas.

Ante un escenario de aversión al riesgo generado por un ciclo alcista en las tasas de interés en Estados Unidos, los inversores buscan desprenderse de activos de mayor volatilidad (como emergentes) y pasarse a activos más seguros, como los bonos del Tesoro americano.

Este contexto genera presiones bajistas en los bonos, las acciones y una tensión alcista en el tipo de cambio de los mercados emergentes, incluida la Argentina. 

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, considera que la salida neta de capitales de mercados de riesgo es un síntoma que tiene que darse en todas las correcciones del mercado.

"Hasta el momento, cualquier baja era considerada una oportunidad de compra, haciendo que los flujos netos no cayeran tanto como se esperaban. La salida de flujos es un proceso natural y creo que va a seguir. Necesitamos que se estabilicen los mercados sin la volatilidad que estamos viviendo. Una vez que salen todos los flujos que deben salir, allí podríamos ver un piso en el ajuste", comentó.

Las acciones de mercados emergentes acompañaron la tendencia bajista global. En lo que va del año, el S&P500 cae 16,7% mientras que el índice de mercados emergentes pierde 15%.

Por su parte, el mercado de bonos de mercados emergentes retrocede 17,7% en el año, frente al 10% que pierde el índice de bonos a nivel global.

Es decir, la deuda emergente sufre marginalmente más que la deuda a nivel global, mientras que las acciones no logran evitar el escenario de volatilidad, operando a la baja junto con Wall Street.

Esteban Gette, estratega de Cohen, marca que la postura contractiva de la Fed golpea a los flujos de emergentes.

"La inflación se ha convertido en un problema serio para Estados Unidos y ha llevado a que la Fed tome un tono más hawkish (contractivo) que lo que descontaba el mercado. Esto lleva a una salida masiva de flujos que perdió selectividad y no discrimina tipo de activo, lo cual deja un escenario complejo porque ni los fundamentals parecen palear la situación", sostuvo.

A su vez, Gette agrega que para el caso de emergentes, se puede ver un cierto paralelismo con lo ocurrido con los bonos corporativos CCC / B- que están 11% abajo en lo que va del año.

Gloria Patrón Costas, analista de mercado de Portfolio Personal Inversiones (PPI), coincide con Gette al señalar que la Fed más hawkish empuja las tasas más altas y vuelve más firme al dólar índex.

En ese sentido, agrega que para los emergentes significa peores condiciones financieras con una mayor tasa libre de riesgo y un dólar que presiona sobre los precios de los commodities.

"La mayor aversión al riesgo lleva a los flujos a moverse hacia activos de refugio con los inversores priceando distintas probabilidades de recesión. El análisis del mercado está sobre la capacidad de la Fed en contener la inflación sin afectar demasiado el nivel de la actividad", comentó.

Hacia adelante, el mercado descuenta una suba de 50 puntos básicos (bps) en la tasa de la Fed en la reunión de junio y asigna una probabilidad de solo un 6,9% a que el incremento sea de 75 puntos básicos.

Adrián Yarde Buller, estratega y economista jefe de Facimex Valores, remarca que hay una gran incertidumbre con respecto al futuro de la inflación y esto hace que se vuelva muy difuso el camino que puede seguir la política monetaria en EE.UU.

"La impresión es que los riesgos alrededor del escenario de inflación están sesgados al alza y la Fed podría tener que endurecer su postura incluso un poco más. En este contexto, los inversores están buscando refugio en activos seguros y esto tiene como contracara un dólar que sigue fortaleciéndose y un fuerte impacto sobre las inversiones en economías emergentes", dijo.

Argentina sufre más

En este contexto desafiante, es natural ver que los mercados con mayor riesgo tiendan a sufrir aún más. Es el caso de Argentina, que está operando con un nivel de castigo y de volatilidad mayor respecto de sus pares.

Los bonos argentinos operan en zona de mínimos históricos, con paridades debajo del 30%. Acumulan pérdidas de entre 45% y 35% desde que salieron a cotizar tras el canje de deuda llevado a cabo por el Gobierno en septiembre de 2020.

Los analistas de Balanz aclararon que la manifiesta aversión al riesgo empujó a la renta fija en mercados emergentes a través de mayores primas de riesgo.

Además, alertaron que los activos argentinos se vieron afectados por la aversión al riesgo experimentada a nivel global y sufrieron pérdidas consistentes con las observadas en la renta fija emergente.

"El diferencial de tasas de interés para mercados emergentes estuvo bajo presión por la combinación de aversión al riesgo y preocupaciones respecto a la dinámica del crecimiento a nivel global. En términos regionales, dicha suba se explicó principalmente por las subas en América Latina (45 pbs promedio), dentro del cual, la Argentina fue el que mayor suba exhibió (160 pbs), seguido por Colombia y México", dijeron.

Augusto Ledesma, analista de research de Grupo IEB, remarcó que en 2022, el contexto mundial para la deuda no ha sido nada favorable con la Fed iniciando un proceso de suba tasas que impactó negativamente en casi todas las clases de deuda.

"En las últimas semanas en el mercado internacional se ha sumado la preocupación de una eventual recesión en EE.UU. al complejo contexto que ya teníamos, con el conflicto bélico en Europa, los lockdowns de China y la política contractiva de la Fed. Los inversores se refugiaron en los activos seguros retirando sus flujos de los activos riesgosos", dijo.

Además, aclaró que este contexto es un claro viento de frente para la deuda emergente y también para la deuda hard dólar argentina. "Los bonos argentinos han mostrado una fuerte correlación con la deuda emergente", advirtió. 

Presiones cambiarias

La dinámica cambiaria global y regional es un factor clave para la estabilidad del tipo de cambio en lo local. Una reversión de flujos a nivel global podría ser un dolor de cabeza para el contado con liquidación.

Si bien el dólar siguió de cerca últimamente la performance del real, la apreciación de la moneda brasilera en el corto plazo no está derivando en una mejora del dólar en lo local.

Es decir, en el corto plazo parece haberse roto la correlación negativa entre el contado con liquidación y el real, factor que funciona como un riesgo adicional dado el riesgo global en relación con los flujos.

Diego Martínez Burzaco remarca que la Argentina está ligada al azar de lo que pasa con los flujos de Latinoamérica y a merced de cómo se mueven las monedas de la región, las cuales tuvieron una buena dinámica en los primeros meses del año, que se fue revirtiendo en las últimas semanas.

"Allí hay presión sobre el contado con liquidación y sobre los activos de riesgo. La Argentina está subvaluada y depende más de cuestiones locales, sin embargo, el actual nivel de aversión al riesgo no ayuda para logra algún tipo de recuperación", comentó.

Finalmente, el operador de bonos de un banco local alertó que si hay una reversión masiva en los flujos, la Argentina podría sufrir.

"Si la tendencia se agudiza, es esperable que el contexto cambiario se complique aún más. Es decir, más capitales desarmando posiciones en moneda local en emergentes para dolarizarse y regresar a Wall Street. Eso son más problemas para las monedas de emergentes, incluida la Argentina que sufre de rebote", advirtió.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios