Sin escapatoria

Cae todo: acciones, bonos y criptos retroceden en el peor año de Wall Street en décadas

El mercado de acciones sufre su peor comienzo de año desde 1939. El giro hawkish de la Fed hace caen a los bonos y a las acciones. También sufren las criptomonedas. La volatilidad en Wall Street toma características poco frecuentes.

La actualidad del mercado muestra que los inversores prácticamente no tienen a donde ir. Caen las acciones pero también caen el resto de los activos en un año en el que solo el dólar parece ofrecer resguardo seguro.

La volatilidad en Wall Street está tomando características muy poco frecuentes, del mismo modo que los retornos en las acciones en lo que va del año.

Por qué cae Wall Street: los tres factores que explican el desplome del mercado

Derrumbe en Wall Street: cae el Nasdaq más de 4% tras la suba de tasas de la Fed 

Sin escapatoria

Otro día negro en Wall Street. Tras la fuerte baja de ayer, hoy las acciones vuelven a desplomarse.

El Dow Jones retrocede 1,4%, el S&P500 cae 1,8% y el Nasdaq se hunde otro 2,5%.

En Europa también se registran pérdidas, con una caída de 2,1% en el Stoxx50. El DAX30 de Alemania es la bolsa que más cae, con una pérdida de 1,93%, seguido por el FTSE100 de Londres que retrocede 1,9%.

La baja de hoy responde a que se publicó el dato de empleo en EEUU el cual resultó mejor de lo esperado.

Concretamente, la economía de Estados Unidos creó 428.000 nuevos puestos de trabajo en abril cuando lo estimado era 391.000 por el consenso.

De esta manera, si bien es una buena noticia económica, en realidad es mal percibida por el mercado ya que implica que la economía esta recalentada y empuja a que la Fed tome una postura más contractiva en su política monetaria. 

En lo que va del año el Nasdaq cae 23%, le sigue el S&P500 con una baja del 14,2% y luego el Dow Jones con una pérdida de 10%.

De esta manera, el Nasdaq se encuentra en territorio de mercado bajista, el S&P500 opera en territorio correctivo  junto con el Dow Jones.

La caída actual del 13% del S&P500 coloca al 2022 como el cuarto peor comienzo de año en la historia de Wall Street. Solo los años 1932, 1939 y 1970 tuvieron un comienzo de año peor que el 2022 cuando el S&P500 cayó en aquellos años 30%, 14,7% y 14,6% respectivamente.

Si bien las acciones caen, también lo hacen los bonos. El oro no sube y las criptomonedas acompañan la tendencia bajista de Wall Street.

El único activo que muestra una correlación negativa con las acciones y el mercado en general es el dólar. Es decir, el inversor prácticamente no tiene donde refugiarse, salvo posicionándose en la divisa estadounidense y mantener cierta liquidez en su cartera.

La curva de bonos del Tesoro americano se ha desplazado notablemente. Considerando que los precios se mueven en forma inversa a las tasas, el movimiento alcista en las tasas de interés demuestra que los bonos americanos se encuentran dentro de un proceso correctivo.

La curva siguió desplazándose al alza esta semana, en sintonía con la tendencia que viene mostrando en el último mes y desde que comenzó el año.

En donde más se observan los desplazamientos es en el tramo más corto, el más sensible a la suba de tasas de la Reserva Federal (Fed).

El contexto bajista para los bonos del tesoro americano marca la línea para el resto de los bonos globales.

Es decir, el escenario para la renta fija global luce adverso debido a la caída que enfrentan los bonos americanos y su respectiva suba de tasas.

De esta manera, y según datos elaborados por los analistas de Bank of America (Bofa), la deuda soberana global se encuentra en el peor año desde 1920 al mostrar caídas cercanas al 30%.

El dólar, el único ganador

Debido a que se viene especulando con más subas de tasas de la Fed, el mercado se anticipó con una fuerte suba en las tasas de los bonos del Tesoro y con una disparada del dólar.

El mercado ve riesgos de reversión de flujos a partir de las tasas más altas en Estados Unidos y esto provoca una disparada del dólar, lo cual implica una devaluación del resto de las monedas contra la divisa norteamericana.

El Dólar Índex sube 8% este año y 15% desde el piso de 2021. Así, supera los máximos vistos en la pandemia y alcanza valores similares a los de 2016.

Lucas Caldi, head de macroeconomía de Portfolio Personal Inversiones (PPI), advierte que la suba del dólar se explica principalmente por el giro contractivo (hawkish) que ha tomado la Reserva Federal, que ha llevado a que la tasa de 10 años de EE.UU. se acerque al 3%.

"Al volverse más atractivos los retornos de la deuda del gobierno norteamericano, aumenta el apetito de los inversores globales por este tipo de instrumentos presionando por una apreciación del dólar. Esta suba de las tasas busca enfriar la economía y calmar las presiones inflacionarias", comentó.

Semana particular

Está siendo una semana por demás particular en Wall Street. Y ello ocurre a pesar de que la decisión de subir la tasa de interés de la Reserva Federal en 50 puntos básicos ya estaba priceada en el mercado.

Las acciones no reaccionaron sino hasta que el presidente de la Fed, Jerome Powell, sostuvo que no planea subir la tasa en más de 50 puntos básicos por reunión.

Esto desterró los temores de un aterrizaje forzoso y entusiasmó a Wall Street, con subas de 3% en el S&P500 al cierre del miércoles.

Sin embargo, el jueves los inversores volvieron a analizar los riesgos económicos y financieros que conlleva una suba de tasas, y el mercado tuvo su peor día desde septiembre de 2020, al caer 5% el Nasdaq y 3,6% el S&P500.

El nivel de volatilidad es alta y si se analiza la distribución de retornos diarios del S&P500, tanto la suba del miércoles como la caída del jueves son días muy pocos frecuentes en la historia de Wall Street.

Los analistas de Cohen señalaron que si bien las primeras reacciones al comunicado de la Fed habían sido favorables, con los principales índices bursátiles cerrando el miércoles con fuertes subas, el "buen humor" duró poco y ayer se vivió la peor jornada de los últimos dos años.

"Las preocupaciones sobre la dinámica inflacionaria y la tardía respuesta de la Fed volvieron a golpear a los rendimientos de los bonos del Tesoro, con la tasa de los UST10Y cerrando en 3,07%, el nivel más alto desde octubre de 2018. En este contexto, los principales índices bursátiles americanos perdieron todo lo que habían ganado en la jornada anterior, marcando importantes caídas. Así, el Nasdaq fue el más castigado, con una baja de 5%, seguido por el S&P, que cayó 3,7%, y el Dow Jones, que retrocedió 3,3%", dijeron.

La volatilidad en Wall Street está siendo alta, con días operativos realmente extremos. De hecho, en lo que va de 2022, la cantidad de días en las que el S&P500 cayó más del 1% contabilizan 18. Esto ya supera a los 16 vistos en todo el 2021 y se acercan a los 20 de 2020.

Además, los 18 días en los que el mercado cayó más del 1% también supera a los del 2018, 2017 y 2016.

Por otro lado, la cantidad de días en el que el S&P500 cayó más de 3% en el año ya suman 2 este año y coloca al 2022 entre los peores 5 años desde 2010.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios