EN EL PEOR MOMENTO

¿Probabilidad de default? La deuda en dólares argentina ya rinde 34%

La curva de deuda soberana opera en nuevos mínimos desde el canje. Los bonos caen hasta 45% desde que salieron a cotizar y colapsan las paridades. La probabilidad de default a 10 años es cercana al 100%

La curva argentina está en su peor momento. Debido a fuerte caída en el precio de los bonos, los rendimientos se disparan, elevando el pesimismo en el mercado. 

Debido a la caída en los bonos, el riesgo país vuelve a superar los 1900 puntos y sube 76% desde el canje de deuda.

Los bonos operan en mínimos históricos: qué explica la caída de hasta 10% en el último mes

Los bonos no levantan cabeza y el riesgo país supera los 1900 puntos 

bonos bajo presión

 Los bonos argentinos vuelven a operar en mínimos históricos y con la baja actual acumulan pérdidas de entre 35% y 45% desde que salieron a cotizar tras el canje de deuda.

Con la caída reciente, la curva soberana argentina se muestra en su peor momento, 

Es decir, con las tasas más altas, las paridades más bajas y el mayor empinamiento negativo desde que salieron a cotizar los nuevos bonos.

Los bonos argentinos de ley local rinden 34% en el tramo corto (en el AL29) y 19% en el extremo más largo (AL41). 

Por su parte, la ley internacional rinde 30% en el tramo más corto (GD29) y 18% en el tramo más largo (GD41).

Estos rendimientos son incluso superiores a las tasas de los bonos soberanos de Ucrania que rinden un 24 por ciento.

Es decir, el mercado le sigue asignando a la deuda argentina una cuota significantemente mayor de riesgo que a Ucrania, país que se encuentra en guerra contra una superpotencia bélica global como Rusia.

Bajas paridades

La curva se fue desplazando al alza y fue tomando un mayor empinamiento negativo en las últimas semanas, alcanzando actualmente su mayor verticalidad negativa.

Una curva negativa y bajas paridades en un mercado de deuda emergente como el local, implica que el mercado asigna elevados riesgos de default o un evento crediticio en el corto plazo.

La curva argentina no solo está empinada y con tasas por las nubes, sino que las paridades de los bonos se desplomaron.

Las paridades, o el valor de recupero de los bonos, cayeron debajo de 30% nuevamente en distintos tramos de la curva.

El tramo más corto opera con paridades debajo de 30%, mientras que las paridades más bajas se observan en el tramo más largo, con paridades que incluso se encuentra en 27% en la ley internacional.

El peor momento para la deuda en términos de paridades fue abril 2020, aún lejos del acuerdo y en el peor momento del Covid. Pese a ello, hoy la deuda opera en niveles muy similares a esos momentos de fuerte estrés. 

Martin Saud, senior trader de Balanz, explicó que los bonos soberanos parecen baratos en estos niveles.

"Muchos de ellos se están tradeando en niveles del 30% de precio de paridad o incluso debajo dependiendo el bono. Están en su mínimo tomando como referencia la restructuración 2020", dijo.

Sin embargo, advierte que, si bien se ven baratos, es entendible que no haya tantos compradores debido al contexto internacional y local.

En cuanto a lo local, Saud agrega que aún no hay un panorama claro tanto en lo político como en lo económico de lo que va a pasar en el futuro

"Si bien los bonos rinden muy alto, tienen cupones de interés muy bajos, entonces no hay incentivo a comprar ya que el carry que se pierde es muy bajo y los inversores prefieren esperar a tener menor incertidumbre", comentó.

Finalmente, en cuanto al contexto internacional, Saud agrega que es un mal año para la renta fija, los fondos de mercados emergentes están con muchos rescates y si bien argentina está barato, tienen que vender también porque sino les quedan las carteras desbalanceadas.

"Debido a esto, la mayor parte del flujo vendedor es externo de los grandes fondos internacionales", sostuvo..

El mundo juega en contra

Más allá de los fundamentos locales, lo cierto es que la deuda argentina también se ve arrastrada por los factores globales.

Los bonos de mercados emergentes a nivel global acumulan una baja del 18% este año y operan en sus valores más bajos desde el peor momento de la pandemia. El índice de bonos globales operan con bajas de hasta 18% este año.

Este es el peor año para el mercado de bonos desde 1920, según el banco de inversión, Bank of América.

Desde Cohen advierten que "los bonos soberanos en dólares siguieron confirmando su poca robustez ante un panorama incierto, que hoy en día se presenta tanto en el plano local como internacional".

Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, remarcó que los bonos Globales de Argentina no estuvieron exentos del mal clima financiero internacional que se vive desde hace algunos meses en el mercado.

Franco agrega que los rendimientos de la deuda argentina son de los más altos del mundo, evidenciando que el mercado aun no está dispuesto a pagar Argentina hasta observarse mejoras concretas que impliquen el inicio de un sendero de corrección de desequilibrios macro.

"Creemos que los componentes locales pesan más sobre los Globales que la volatilidad financiera internacional, principalmente porque el mercado aun no vislumbra que Argentina logre acumular las reservas necesarias para afrontar pagos internacionales ni iniciar un camino con políticas económicas que le permitan refinanciar vencimientos en moneda extranjera a rendimientos razonables", dijo.

En pleno selloff

Los globales se desploman 4.3% y 6.4% en mayo profundizando los rojos del mes de abril (-3.7% y -7.0%).

Tomando el último mes, la deuda acumula perdidas mayores al 11% en distintos tramos de la curva.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) destacan que el precio promedio ponderado de la deuda se desplomó 6,64% desde el pico de mayo registrado ocho ruedas atrás y se ubica un 10,66% por debajo del registro más alto de abril.

Además, aclaran que la tasa promedio ponderada sumó 26 puntos básicos hasta 22,66%, es decir, un nuevo máximo post restructuración.

"La baja se dio a pesar del clima más calmo para los emergentes. Los bonos a diez años de LATAM apenas sumaron 2 puntos básicos en sus rendimientos. Mientras que, en el agregado, el BBG Emerging Markets Index mostró una leve mejora hasta 1.083 puntos. Tampoco reaccionaron a las mayores compras del BCRA en el Mulc (u$s 110 millones el lunes). Destacamos que la parte corta de la curva es la que mas sufre con rojos", dijeron desde PPI.

¿Oportunidad?

El hecho de que los bonos logren nuevos mínimos es claramente una noticia que refleja el pesimismo con el que opera el mercado de deuda local.

La falta de expectativas positivas desde lo local, combinado con un contexto global adverso termina siendo un combo que está impactando negativamente a los bonos argentinos.

Sin embargo, el mercado ve también que a estos precios, el potencial de baja luce limitado contra el potencial de suba, es decir, analistas advierten que la relación riesgo retorno parece ser positiva dado los actuales valores de la deuda.

Martin Salvo, CIO de BIND Inversiones, destacó que los bonos argentinos están muy castigados. Sin embargo, considera que estos pueden ser un punto de entrada interesante para la deuda.

"Con estas paridades, el riesgo de baja pareciera limitado. Nos gustan los soberanos. Nos parece que estas últimas ruedas pese a que la performance no fue buena. Con un mundo tan volátil, para el inversor local pueden ser cierta cobertura y con tasas que en el mundo no se encuentran. Es para inversiones a largo plazo y a esperar que se den disparadores para potenciar el rebote de los activos locales", dijo Salvo.

Agustín Honig, presidente de Adcap grupo Financiero, entiende que el momento de compra de bonos soberanos va a ser cuando se comience a pricear un cambio de régimen.

"Todavía no llego el momento porque estamos lejos. Lo veo más para octubre o noviembre. El costo de esperar hoy no es alto. Nadie esta apurado y nadie se va a perder el trade, dados los actuales precios de la deuda. Vemos que los activos locales están baratos dado el potencial que tiene la economía argentina. La deuda está castigada, pero no creemos que el mercado de bonos necesite una nueva reestructuración", señaló.

Finalmente, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, considera que hay valor en Globales para perfiles con apetito por el riesgo que miren a mediano plazo.

"Aun en escenarios de reestructuración dura en 2024 nos gustan el GD35 (por convexidad y baja paridad) y el GD41 (por indenture 2005 y un step up de cupones más atractivo). Para aquellos más optimistas, incluso GD30 puede ser opción atractiva dado que en caso de pagarse la primera amortización, eso significaría un retorno interesante en relación al precio actual", dijo. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios