#CASHTAG

La industria farmacéutica y las hormonas de Lionel Messi

El caso de las hormonas de crecimiento de Lionel Messi, la cobertura de los medicamentos del sistema de salud y la apuesta de los laboratorios por dar el 'salto' con biológicos y hacerse de un mercado que hoy consume divisas que se van al exterior

La somatotropina es la droga que se aplicó Lionel Messi durante su niñez para suplir una hormona del crecimiento que su cuerpo no producía naturalmente. Se la indicó el médico rosarino Diego Schwarzstein cuando medía 1 metro y 25 centímetros y le prometió: "Vas a ser más alto que Maradona". Hoy mide 1,69, contra 1,67 del Diego.

El fármaco se inyecta con unas "lapiceras" todos los días. Actualmente el tratamiento cuesta algo más de US$ 2 mil dólares por mes y desde los tiempos en que la Pulga era un chico está incluido en el Programa Médico Obligatorio que deben cubrir las obras sociales y empresas de medicina prepaga, a las que luego el Estado debería rembolsarles los pagos desde el sistema de reintegros de la Superintendencia de Servicios de Salud. Es cierto, es algo que ocurre con demoras y parcialmente, tanto que hoy por tratamientos más complejos hay una deuda de más de $150 mil millones con el sector.

Argentina venció a Polonia por 2-0 y pasó a octavos de final del Mundial Qatar 2022 

Argentina vs. Polonia: el picante duelo que tuvieron Lionel Messi y Robert Lewandowski en la previa del partido 

Ya en su momento Messi había empezado a tratarse en el país con la cobertura médica del padre Jorge, por entonces empleado de Acindar. Pero llegó la crisis de 2001 y ahí se cortaron los pagos a las obras sociales y chau tratamiento. Fue ahí que el ahora capitán de la Selección y su familia evaluaron buscar financiamiento en clubes que apostaran por su carrera y terminó en el Barcelona de España. La vieron más que River y Newells.

La presentación comercial más popular del remedio hoy es del laboratorio Novo Nordisk y se llama Norditropin, aunque también hay otras alternativas, todas en el mismo rango de precios. Las familias presentan los estudios correspondientes en su seguro médico e inmediatamente acceden a lo que necesitan, al menos mientras el sistema lo resista.

Mundial Qatar 2022: los clasificados a octavos de final y los primeros cruces confirmados 

Impuesto a las Ganancias: qué detectó AFIP y qué analiza para que las empresas paguen más

Los avances de la ciencia como los que en su momento le permitieron a Messi desarrollarse para poder hoy hacer disfrutar de su talento a todos, son al mismo la crema del negocio farmacéutico a nivel mundial y un desafío sin límites para los sistemas de salud y en última instancia para los Estados.

Se trata del llamado universo de los medicamentos de alto costo, que buscan dar calidad de vida a las personas con cáncer, sida o diabetes, por ejemplo, o que aunque no curan mejoran el proceso de pacientes con otras enfermedades raras, conocidas como húerfanas. Para tener una idea, lo que cuesta el "pack Messi" hasta puede resultar barato frente otros hallazgos de vanguardia. Los valores pueden ir desde los 50 mil dólares hasta el millón a lo largo de un año.

Dada la velocidad con la que aparecen nuevas investigaciones sobre todo de parte de los gigantes farmacéuticos que más invierten en investigación y desarrollo, todo el tiempo hay novedades aprobadas por la FDA, el organismo similar a la Anmat de los Estados Unidos, que quedan habilitados para ser usados. Es un agujero negro saber cuánto realmente se invirtió en el desarrollo de un fármaco y qué justifica el precio con el que sale al mercado. Y es información muy sensible para el balance de las compañías y su cotización en los mercados.

Son innovaciones con amplia difusión en la prensa. Generan expectativa y esperanza en todo el planeta y en cuestión de semanas puede haber un médico al que la misma multinacional le haga llegar la información de lo que tiene ahora para darle a su paciente acá en la Argentina. 

Luego, por más que no estén incluidos en el PMO como sí lo están ahora las hormonas de crecimiento, con un amparo en la Justicia las obras sociales y prepagas se terminan haciendo cargo, para alivio de los enfermos y para preocupación de los que creen que a la larga el fondeo infinito de medicamentos ultra caros puede hacer tambalear todo, y con ello la atención del resto de los afiliados.

el ingrediente argentino

A este fenómeno global la Argentina le incorpora como siempre un problema bien nuestro, el de la salida de divisas que implica traer del exterior fármacos recién descubiertos, en un contexto de escasez de reservas del Banco Central.

Es ahí cuando los principales jugadores de la industria nacional de laboratorios creen que tienen un momentum para jugar en otra liga

Luego de hacer de la Argentina uno de los pocos países donde la producción nacional supera a la internacional 60 a 40 en el mercado de lo que se vende en farmacias, que suma unos US$ 8500 millones por año, ahora apuntan a ir paso a paso por el mercado de los US$ 3500 millones de fármacos de tratamientos de alta complejidad, donde talla por ahora con comodidad el big pharma internacional que importa casi toda su producción y a lo sumo termina algún proceso acá.

Unos 780 millones de blisters y frasquitos salen por las farmacias y cuestan US$10 cada uno en promedio. Principalmente se hacen en el país. Otros 30 millones de unidades corresponden, en tanto, a la categoría de alto costo y mayormente vienen del exterior hechos por las corporaciones extranjeras, a un precio de US$110 cada una. Está claro el objetivo de nuestra burguesía nacional de la cajita y el troquel para la próxima década.

La posibilidad de dar el zarpazo está atada al desarrollo de los llamados medicamentos biológicos, que pueden ser copiados con más facilidad en plantas en nuestro país, se supone que una vez caídas las patentes internacionales.

Hoy hay tres compañías con fábricas en condiciones en la pole position. La pionera, Biosidus; otra, Mega Labs; una más, del Grupo Insud, y el año que viene estará lista otra de Richmond.

La posibilidad de dar el zarpazo está atada a los medicamentos biológicos, que pueden ser copiados con más facilidad en plantas en nuestro país, una vez caídas las patentes internacionales

De esta manera, se mezcla el orgullo por la fabricación nacional farmacéutica, con laburo calificado que puede exportar mientras contribuye a ahorrar divisas por lo que hasta ahora se importaba con la sospecha que cruza los vínculos de nuestra burguesía farma con la política.

Una combinación que se refleja en que muchas veces cuando reemplazan a la competencia externa los precios no bajan como habían prometido, y todo en un mercado en el que el precio de salida de fábrica de un remedio es como la fórmula de la gaseosa y la ruta de descuentos entre distribuidores y droguerías antes de llegar al mostrador vuelve todo muy opaco.

Dicho todo esto, ojalá hayan llegado hasta acá felices por los efectos de las hormonas de crecimiento sobre todo un país.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.