Mercados

Viento de frente: la histórica caída externa que complica a los bonos argentinos

El índice de bonos globales de Bloomberg cayó un 11 % desde un máximo de enero de 2021. Es la mayor caída en su historia, superando incluso el retroceso de 10,8 % durante la crisis financiera en 2008.

El contexto global luce cada vez más adverso. El mercado global de bonos experimenta la mayor caída en la historia, al perder cerca de u$s 5 billones en valor de mercado, y esto supone un nuevo golpe para la deuda argentina

Los mercados mundiales de bonos han sufrido pérdidas sin precedentes desde que alcanzaron su punto máximo el año pasado, ya que los bancos centrales, incluida la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), comenzaron un ciclo contractivo en su política monetaria debido a la alta inflación. 

El índice de bonos globales de Bloomberg cayó un 11 % desde un máximo de enero de 2021. Esta es la mayor caída desde un techo en su historia y desde los datos que se remontan a 1990. La baja supera incluso la caída del 10,8% evidenciada durante la crisis financiera en 2008.

Semejante baja provocó una pérdida en el valor total de los bonos. En la última semana los bonos del mundo volvieron a caer y perdieron u$s 754.000 millones en valor de mercado. Desde su techo reciente, el valor de los bonos globales acumula una pérdida total de u$s 4,8 billones.

Los índices de bonos globales muestran en general una muy mala performance. En lo que va del año, la deuda emergente de grado especulativo pierde 12,4%, similar a la baja de bonos emergentes soberanos, que cae 12%. El índice de bonos de grado de inversión, por su parte, retrocede 10% mientras que el índice de bonos globales pierde 7% en lo que va del año.

De esta manera, la mala performance de la deuda deja al 2022 como el peor año para los bonos globales. El índice de referencia global de bonos, el Bloomberg Barclays Agregate acumula una pérdida de 6,3% en lo que va del año.

Así, es el peor retorno anual desde que el mismo fue creado, superando a la baja del 1,5% de 2021 o del 2% de 2013.

El mercado ve una Fed más hawkish

La creciente presión inflacionaria en todo el mundo está alimentando las probabilidades de que los bancos centrales del mundo eleven aún más agresivamente la tasa de interés. Esto sube el piso para los rendimientos globales, lo cual termina arrastrando a la baja el precio de los bonos.

La Fed elevó las tasas de interés en 25 puntos básicos hace casi dos semanas, y el presidente de la entidad, Jerome Powell, dijo que está preparado para aumentarlas medio punto porcentual en su próxima reunión si fuera necesario.

Su tono agresivo llevó a los operadores a aumentar rápidamente las estimaciones sobre la agresividad con la que la Fed endurecerá la política monetaria este año, con los mercados monetarios valorando el equivalente a siete aumentos adicionales de un cuarto de punto para fines de 2022.

A su vez, las probabilidades de ver una suba de 50 puntos básicos en mayo se dispararon al 70%.

Viento de frente

Debido al contexto global y a las dudas internas producto de la crisis política local, los bonos argentinos no pudieron capturar la buena noticia que implica el acuerdo sellado con el FMI.  Es decir, hay un viento de frente en la deuda que impide ver mejoras sustanciales.

Aun así, hay expectativa de que el acuerdo con el FMI genere una dinámica favorable para los bonos argentinos en el mediano plazo.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) explican que la dinámica de la deuda local viene atada a lo que ocurre con los créditos internacionales, por lo que el escenario global juega en contra.

"Los bonos soberanos se mueven al ritmo de los mercados externos. El salto en las tasas del exterior, el conflicto entre Rusia y Ucrania y los ruidos desde los mercados en Asia golpearon a los créditos emergentes. Los bonos en Latinoamérica retrocedieron y Argentina no fue la excepción", sostuvieron.

Desde Balanz muestran una visión similar y advierten que en línea con el desempeño de los bonos soberanos, la prima por riesgo estuvo afectada por factores externos.

"Los factores internos, como el acuerdo con el FMI, se vieron eclipsados por la fuerte presión sobre los activos de riesgo, y en particular los de mercados emergentes producto de la invasión a Ucrania", dijeron.

Finalmente, los analistas de Facimex Valores también ven atractivo en Globales dado el importante castigo recibido y mantienen su preferencia por los títulos a 2035 y 2041.

Desde la compañía advirtieron que los bonos locales tuvieron una mejor performance relativa a la deuda emergente gracias al acuerdo con el FMI y esperan que nuevas noticias positivas en ese sentido permitan un rebote mayor.

"Los Globales tuvieron un desempeño muy superior al de la deuda emergente a medida que se fueron dando pasos hacia un acuerdo con el FMI. La confirmación de que Argentina pagaría los vencimientos de enero y febrero marcó el piso para las valuaciones", comentaron.

Oportunidad tras el acuerdo

Los bonos argentinos acumulan pérdidas de entre 30% y 40% desde que salieron a cotizar. Además, toda la curva se mantiene debajo de los valores alcanzados tras la confirmación del Gobierno de un acuerdo con el FMI.

Tanto la curva de ley local como de ley Nueva York operan con tasas cercanas al 30% en el tramo costo y del 18% en el largo, con pendientes invertidas y con paridades debajo del 35%.

Todo ello refuerza la hipótesis de un eventual default en el mediano plazo, la cual se ubica en 75% a 3 años y del 98% a 8 años.

Martin Polo, estratega jefe de Cohen, advirtió la dificultad que plantea el contexto global aunque considera que el acuerdo con el FMI podría derivar en mejores precios a mediano plazo para los activos locales.

"El contexto internacional nos juega neutral, dado que el alza de los precios del agro se compensa por el salto en los precios de la energía y por la suba de las tasas de interés americanas, especialmente de los bonos CCC", comentó.

Además resaltó que si bien se llegó a un acuerdo con el FMI y Argentina evita el default, no hay medidas de fondo para mejorar las perspectivas de mediano plazo. Sin embargo, considera que los precios pueden mejorar gradualmente.

"Es una buena noticia que nos aleja de un escenario disruptivo, y a su vez le da aire a los activos argentinos. Esperamos que el riesgo país baje gradualmente y, con ello, las acciones tengan un recorrido alcista", proyectó.

En Balanz también entienden que el acuerdo con el FMI podría beneficiar a los activos locales. "El acuerdo debería contribuir a reducir la prima de riesgo existente en los activos argentinos y con eso beneficiar a los bonos soberanos, aunque el frente externo con la invasión a Ucrania y una política de ajuste proactivo de la Reserva Federal va a hacer que dicha compresión diste de ser lineal", dijeron.

Por último, desde IOL Invertironline ven probable que los bonos suban tras la confirmación del acuerdo con el FMI y que los bonos regresen a los niveles de fin de enero, momento en que se confirmaba el acuerdo. Si ello ocurriese, el potencial de suba sería de hasta 8%, desde los valores actuales.

"Recomendamos posicionarse en bonos en dólares principalmente de ley extranjera, siendo los que presentan mejor retorno esperado el GD35 y GD41 y como alternativa en sus similares en ley local (AL35 y AL41). Incluso, con la baja fuerte reciente del MEP se puede plantear como una alternativa interesante también para posiciones en pesos", comentaron.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios