Mercados

Alerta económica: para Goldman Sachs, las condiciones financieras están en su peor nivel desde 2009

Goldman Sachs redujo su expectativa de crecimiento económico en EE.UU. y elevó las chances de una recesión al 35%.Tras la decisión de tasas de la Fed, la curva americana siguió aplanándose, lo cual refleja riesgos de una recesión en el mediano plazo.

El mercado global enfrenta el momento de mayor tensión desde mayo de 2009. Así lo reflejó la última actualización del índice de condiciones financieras de Goldman Sachs.

Esto podría ser interpretado también como una señal de una desaceleración económica mundial. Además, tras la decisión de tasas de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), la curva americana siguió aplanándose, lo cual refleja riesgos de una recesión en el mediano plazo.

El banco de inversión en Wall Street Goldman Sachs redujo su expectativa de crecimiento económico en Estados Unidos y elevó las chances de que haya una recesión al 35%.

Debido a las tensiones financieras que genera la guerra entre Rusia y Ucrania, combinado con un escenario de endurecimiento de la política monetaria global, las condiciones financieras globales se tornaron más tensas y están en su peor nivel desde la salida de la crisis financiera de 2009.

El índice de Goldman subió a 100,92 puntos el jueves pasado, 130 puntos básicos más ajustado que antes de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

Las condiciones financieras reflejan la disponibilidad de financiamiento en una economía y, tiene también una fuerte correlación con el crecimiento futuro. 

Estas condiciones financieras, de hecho, son observadas de cerca por los banqueros centrales. Lo que intenta medir es cuán flexibles o ajustados se encuentran el ahorro y la inversión de las empresas así como también el ahorro y consumo en los hogares.

El endurecimiento financiero es un acontecimiento no deseado para la economía  mundial, que ya está amenazada por el efecto colateral del aumento de los precios de las materias primas y los reveses en la cadena de suministro.

Goldman Sachs, que utiliza métricas como tipos de cambio, oscilaciones de acciones y costos de endeudamiento para compilar los índices de condiciones financieras, ha mostrado en el pasado que un endurecimiento de 100 puntos básicos en las condiciones limita el crecimiento en un punto porcentual en el próximo año. En otras palabras, es una señal de potencial riesgo recesivo en el mediano plazo.

La aceleración de la inflación a nivel global empuja a los bancos centrales a tener que aplicar política monetaria restrictiva, lo cual genera un escenario de mayor contracción en las condicionales financieras y eleva los riesgos recesivos.

Mariano Fiorito, fund manager de Schroders, afirmó que el contexto actual genera mayor cautela por parte de los bancos centrales.

"Los riesgos siguen sesgados hacia la estanflación, ya sea a través de una espiral de salarios y precios o una escalada aún mayor de la crisis de Ucrania. Las posibilidades de que el aumento de los precios desencadene otra recesión, como en ciclos anteriores, han aumentado claramente. En especial porque los bancos centrales tienen un margen de maniobra limitado dado el alto nivel de inflación y la falta de capacidad económica", dijo Fiorito.

Por su parte, Goldman Sachs ha rebajado su pronóstico de crecimiento económico de EE.UU. en 2022. Ahora el banco de inversión ve poco o ningún crecimiento durante los primeros tres meses del año.

A su vez, los economistas de Goldman, encabezados por Jan Hatzius, dijeron que la posibilidad de una recesión en Estados Unidos durante el próximo año aumentó hasta un 35%.

"El aumento de los precios de las materias primas probablemente resultará en un lastre para el gasto de los consumidores, ya que los hogares, y en particular los hogares de bajos ingresos, se ven obligados a gastar una mayor parte de sus ingresos en alimentos y gasolina", dijeron.

Mirando la curva americana

Una curva de rendimiento invertida a menudo ha sido una señal potencial de recesión. 

La curva de rendimiento se invirtió en 2019 antes de la recesión inducida por Covid de 2020. También lo hizo en 2007 antes de la crisis financiera global de 2008. Y se invirtió a principios de 2000, justo antes del derrumbe de las acciones de las puntocom.

Esto está volviendo a ocurrir ya que el diferencial entre las tasas de los bonos del Tesoro americano a 2 y 10 años se ubica en su menor nivel desde el inicio de la pandemia, y en el caso en que la misma se torne negativa, implicará que la curva se invirtió y se gatilla el riesgo recesivo.

Tras el anuncio de tasas de la Fed, la parte corta de la curva subió con fuerza a máximos de 2019 mientras que el tramo largo tuvo avances más moderados. Esto provoca un aplanamiento mayor y riesgos de inversión de la misma, lo cual suele ser un anticipo a riesgos recesivos.

El aplanamiento de la curva ya de por sí es una señal de advertencia, y la misma se concretará si la curva se termina por invertir. Es decir, si las tasas cortas alcanzan niveles más elevados que las largas.

Pedro Siaba Serrate, de Portfolio Personal Inversiones (PPI), explicó que hay varias señales dentro del mercado que preocupan y elevan los riesgos de una recesión en el mediano plazo. En particular, hace foco sobre el aplanamiento de la curva americana.

El especialista advierte que el aplanamiento de la curva americana suele ser un predictor de futuras recesiones en EE.UU.

"Cuando uno analiza el spread de tasas 2 años y la de 10 años, de la curva de rendimientos de bonos del Tesoro, observa un aplanamiento considerable que arrancó poco menos de un año atrás, pero que se profundizó en el último mes. Puntualmente, este spread, que ahora ronda los 20 a 25 puntos básicos, reflejó un promedio mensual de 150 a 155 puntos básicos (bps) en marzo del año anterior y cerró el 2021 en 77 bps", remarcó.

Los analistas de Cohen agregaron que el inesperado conflicto geopolítico genera fuertes cambios en los activos financieros globales, marcados por la inflación y la desaceleración económica.

"Hoy vemos más concreto el riesgo de estanflación. Esperamos que la inflación continúe elevada, no solo durante el primer semestre del año, sino también en el segundo", dijeron.

Endurecimiento en mercados emergentes

La guerra entre Rusia y Ucrania genera un contagio hacia los mercados desarrollados pero sobre todo a los emergentes.

De hecho, las condiciones financieras en los mercados emergentes alcanzaron los en 102,47 puntos,  su nivel más ajustado desde diciembre de 2008. Acumulan así  un movimiento de 230 puntos desde que se inició la invasión de Rusia a territorio ucraniano.

Por su parte, haciendo foco únicamente en las condiciones rusas, estas son las más estrictas en su historia.

Actualmente el índice de condiciones financieras de Rusia de Goldman Sachs se ubica 128,83 puntos, lo cual implica una fuerte suba desde los 98 puntos a principios de febrero, antes del inicio de la pandemia.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios