Devaluación oficial

El BCRA complicado: la meta que no podrá cumplirle al FMI, según el mercado

El BCRA debe devaluar más rápido para evitar un atraso y cumplir con el FMI. Sin embargo, la mayor inflación le pone un piso más alto a la devaluación. El mercado cree que el Central no va a poder cumplir

Uno de los puntos centrales detrás del acuerdo con el FMI fue que el Gobierno debe evitar atrasar el tipo de cambio. Para ello, y más allá de algunos factores externos que están jugando a favorel Banco Central (BCRA) deberá acelerar el ritmo de devaluación. 

Es que el hecho de que la inflación se haya disparado al 4,7% mensual en febrero le suma presión al BCRA, que debe devaluar más rápido para evitar que efectivamente se concrete ese atraso cambiario.

La inflación del último bimestre fue de 8,8% y se ubicó por noveno mes consecutivo por encima del 50% interanual.

Lo cierto es que el BCRA ya viene acelerando más rápido el ritmo de crawling peg. Pasó de una devaluación del 10% (TNA) a niveles por encima del 55% actualmente.

Sin embrago, y dada la mayor inflación, este ritmo sigue siendo insuficiente para evitar que haya un atraso cambiario.

Por esta razón, el mercado sigue favoreciendo el posicionamiento en bonos CER. Ello ocurre porque la deuda CER no solo capta la inflación sino también el pass through de la devaluación a los precios de la economía real.

Adrián Yarde Buller, economista jefe de Facimex Valores, considera difícil que el BCRA pueda acompañar con el ritmo devaluatorio la suba de los precios en la economía real. "Parece poco probable que la tasa de devaluación acompañe la aceleración inflacionaria que muestran los indicadores de alta frecuencia", comentó.

Por su parte, Martín Salvo, CIO de BIND Inversiones, advirtió que los datos de inflación le ponen un límite a la estrategia del crawling peg ´acelerado´ que está en un ritmo aproximado al 3% mensual.

"Sumado a la estacionalidad que presenta la acumulación de reservas netas en los últimos años, principalmente explicada por la cosecha de gruesa y las menores necesidades de energía durante el primer cuatrimestre, entendemos que la inflación le va a ganar al tipo de cambio", estimó Salvo.

Amenazas a la vista

El BCRA aprovechó el veranito cambiario para poder bajar la brecha. La misma se ubica en niveles de 82% y es el valor más bajo desde mediados de 2021.

Sin embargo, el mercado cree que hay riesgos en el horizonte. Para no tener que devaluar más rápido, el Central necesita bajar la inflación.

Aún no están incorporados del todo en los datos de inflación el rally de las materias primas producto de la guerra entre Rusia y Ucrania, la emisión monetaria del último trimestre y la disparada del dólar en los últimos meses del año pasado.

A ello también habrá que sumarle en el futuro la actualización de tarifas, lo cual pone aún más contra las cuerdas al Central para su política cambiaria.

Lucas Longo, estratega de Research de Mariva, considera que los precios de las últimas semanas mostraron al mercado reconociendo que el tipo de cambio va a estar más lento de lo esperado. "La noticia positiva del desembolso del FMI mayor al esperado alivió la presión de corto plazo en el tipo de cambio", dijo.

Sin embargo, Longo ve riesgos de mediano plazo en el ámbito cambiario a la vez que considera que este nivel de precios luce como buen punto de entrada.

"La inflación sorprendió negativamente en febrero, y ya se especula con que el tipo de cambio necesita responder a esto con una devaluación más acelerada. Además, el conflicto bélico en Europa y su consecuente efecto en los precios de energía van a presionar la cuenta corriente en el invierno, y esto también va a traer presión al dólar", advirtió.

Los riesgos están planteados principalmente para finales de año. La curva dólar linked muestra presiones cambiarias para fin de año, mas cercanos al inicio de la carrera electoral.

Esteban Gette, estratega de Cohen, entiende que en la segunda mitad del año podremos ver una renovada presión cambiaria.

"Creo que de corto plazo el mercado pricea el momentum a favor de la deuda CER. Eso dejó relegado a los dólar linked, en parte porque el acuerdo con el Fondo le devuelve poder de fuego al BCRA para mantener estos ritmos de devaluación más aún con la temporada de cosecha del agro. Sin embargo un aumento en el ritmo de devaluación para la segunda mitad del año sigue presente y eso se puede ver en el bono dolar linked T2V2", comentó.

Finalmente, Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero, considera que veremos una mayor inflación que a una devaluación y por ello ve valor en los bonos CER, los cuales esperan que tengan una performance superior a los bonos dólar linked.

"Los bonos linkeados a inflación local también capturarán una parte de la inflación en dólares. Por eso, es probable que al final de este año, los Boncer le saquen cerca de un 10% adicional a los bonos dólar linked. Al día de hoy, los precios descuentan una inflación del 57% y una devaluación del 54%. Sin embargo, creemos que la diferencia va a terminar siendo mayor", proyectó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios