Tensión por Malvinas

El Gobierno citó a la embajadora de Gran Bretaña para presentarle una queja formal

El ministerio al mando de Diana Mondino convocó a la representante británica por una serie de decisiones y movidas de Londres con peso geopolítico

En una nueva escalada de tensión entre la Argentina y Gran Bretaña por el reclamo de soberanía argentina en las islas Malvinas la Cancillería citó a la embajadora del Reino Unido, Kirsty Hayes, para quejarse por la presencia del canciller David Cameron en el archipiélago y la construcción de un puerto logístico de alto impacto para la navegación en el Atlántico Sur.

La embajadora fue citada a la Cancillería y mantuvo este lunes a la mañana una reunión de alto nivel con el vicecanciller Leopoldo Sahores, y la secretaria del Área Malvinas, Paola Di Chiaro, dijeron a El Cronista fuentes calificadas del ministerio a cargo de Diana Mondino.

En la reunión, el vicecanciller, acompañado por la secretaria de Malvinas transmitió "las preocupaciones generadas por la reciente visita del secretario Cameron a las Islas Malvinas y las iniciativas y anuncios realizados en las últimas semanas".

Se refería así al proyecto destinado a transformar las islas Malvinas en un puerto estratégico y la construcción de una terminal portuaria que atraerá cruceros, pesqueros, barcos de investigación científica y, eventualmente, petroleros. La iniciativa será realizada mediante un acuerdo con el astillero británico Harland & Wolff y apunta a convertirse en una puerta de entrada a la Antártida para los países europeos.

La inversión inicial del proyecto será de alrededor de u$s 150 millones  y se encuadrará en las normas británicas medioambientales.

Argentina protestó por ese contrato de las Islas Malvinas con la empresa Harland & Wolff para la construcción de una nueva terminal portuaria que será fuerte competencia a la de Ushuaia y una puerta a la Antártida muy atractiva.

A la vez la canciller Diana Mondino se había quejado ante Cameron, en la cumbre del G20 por "incluir a la Argentina en su visita en la región", en una tácita reivindicación de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas.

Respuesta británica

En la reunión en el Palacio San Martín básicamente se habló de los temas que ya se habían abordado en los últimos días en comunicaciones públicas de la visita de Cameron a las islas y la decisión del Reino Unido de cambiar la proporción de áreas de pesca regulada y pesca no permitida al interior del Area Marítima Protegida de las Islas Georgias del Sur). Cada parte dio su distinta visión sobre los hechos.

Fuentes de la diplomacia británica confirmaron a El Cronista la reunión de la embajadora Hayes en la Cancillería. 

Sobre la visita de Cameron a las islas, un vocero del Foreign Office dijo: "El Ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Cameron, visitó las Islas Falkland (Malvinas) donde reunió con dirigentes del Gobierno de las Islas y conoció las diversas comunidades que forman parte de este territorio británico de ultramar. Tal como sucedió en la reunión que luego mantuvo con la canciller Mondino, el ministro Cameron reiteró el continuo apoyo del Reino Unido al derecho de autodeterminación de los habitantes de las Falklands (Malvinas)."

A la vez, sobre el área marítima protegida de las Islas Georgias del Sur, un vocero del Foreign Office destacó que la explicación que se dio ante Argentina es que "el Reino Unido está plenamente comprometido con la Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Antárticos (CCRVMA) y aplica plenamente las medidas de la CCRVMA en las aguas que rodean a las islas Georgia del Sur y Sandwich del Sur". 

A la vez, la diplomacia de Londres hizo saber que" el Reino Unido también impone normativas internas adicionales en sus aguas jurisdiccionales para garantizar que las islas Georgia del Sur y Sandwich del Sur se gestionan de acuerdo con las normas medioambientales y de pesca sostenible más estrictas. La actuación del Reino Unido en estas aguas se ajusta plenamente a los derechos que nos confiere la convención CCRVMA."

"Recientemente se ha llevado a cabo la segunda revisión quinquenal del Área Marina Protegida de las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur. Ha sido dirigida por un experto independiente y ha incluido talleres y consultas con científicos y representantes de las industrias pesquera y turística y grupos ecologistas. La revisión concluyó que la actual AMP está logrando sus objetivos, al tiempo que identificó una serie de áreas para una mayor protección. La decisión se basa en las recomendaciones derivadas del informe de esta revisión y otros informes científicos recientes pertinentes, al tiempo que tiene en cuenta los derechos y obligaciones del Reino Unido en virtud de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos."

Temas relacionados
Más noticias de Gran Bretaña

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.