PANORAMA POLÍTICO

Las negociaciones con empresarios en el quincho de Massa y la ley que demoró un año

En reuniones privadas en su casa de Rincón de Mielberg, el ministro de Economía terminó de acordar los Precios Justos. El Presidente se autoexcluyó con una larga gira mientras CFK prepara su reaparición

La agenda de Sergio Massa previa al lanzamiento de los Precios Justos registra reuniones con unos 40 empresarios, entre dueños y CEOs. A la mayoría los recibió en el quincho de su casa. En general lo hizo de a uno. 

A Alfredo Coto, Francisco De Narváez y Sergio Kauffman los recibió solo. A otros los esperó junto a Matías Tombolini y Anastasia Daicich, secretario y subsecretaria de Comercio. Les mostró los números de importaciones de cada compañía, las de este año y las de los anteriores, y los saltos de cobertura de mercadería entre julio y agosto, bimestre de crisis por la tempestiva salida de Martín Guzmán

También les señaló el market share de cada uno. Y a todos los ablandó con la misma frase: "Sin paz social no hay estabilidad macroeconómica". Les repitió: "La gente quiere paz social. Ustedes, estabilidad macro. Yo quiero las dos".

En un país de alta inflación, inestabilidad política y económica y grieta permanente, el consenso es un arte de difícil concreción. Esta semana hubo grieta profunda a ambos lados de la grieta, pero aunque las buenas noticias no sean noticia hubo inesperadas señales de acuerdo en un país que necesita tanta paz como Europa o Venezuela.

Sergio Massa lanzó Precios Justos con una advertencia a las empresas no adheridas: "Van a perder mercado" - El Cronista

Larroque habló del 2023 y cruzó a Alberto: "Le diría al Presidente que se amigue con el liderazgo de Cristina" - El Cronista


ANUNCIOS SIN EL PRESIDENTE

El anuncio de un acuerdo voluntario de precios por 120 días lo hizo el ministro de Economía con su equipo, empresarios y sindicalistas. Lo mismo la presentación del aumento para jubilados que compartió con Fernanda Raverta en las mismas oficinas de Anses que ocupó el tigrense entre el 2002 y el 2007. 

No estuvo para dar la buena noticia el Presidente Alberto Fernández que sigue apostando a un perfil internacional, ocupándose de la guerra en Rusia y Ucrania y mediando entre Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela. Incluso mandó desde París una advertencia a la Vicepresidenta: en off avisó que no quiere dar una suma fija mientras Andrés Larroque lanzaba dardos radiales en su contra. 

"Piensa más en él que en el pueblo argentino", dijo el 'Cuervo' en la semana previa al acto del Día de la Militancia con el que Cristina Kirchner promete renovar la esperanza de los argentinos. Cuando ella hable, seguirá estando a cargo de la Presidencia porque Alberto Fernández agregó una escala de diez horas en España y recién terminará su gira -que incluye el G20 en Bali, ahí sí con Massa- el viernes 18 de noviembre. 

Serán en total 8 días y 9 noches afuera del país. También estará fuera cuando se dé a conocer un nuevo índice de inflación.

A la grieta la alimentó incluso la portavoz presidencial, Gabriela Cerrutti, que tuvo que pedir disculpas por sus agraviantes dichos sobre las piedras que familiares de víctimas del COVID colocaron en Plaza de Mayo. Despertó viejas rencillas y el recuerdo incómodo del vacunatorio VIP y el festejo de cumpleaños que en Olivos hizo la primera dama Fabiola Yáñez

Esas mismas piedras cuya motivación atribuyó a "la derecha" las había rescatado el propio Gobierno que, para su resguardo, diseñó un memorial en uno de los patios internos de Casa Rosada. Ese sí había sido un gran gesto de pluralidad que se sostiene: ahí mismo en Casa de Gobierno se ven piedras sobre las que se leen frases muy duras contra el Presidente.


HALCONES SIN PALOMAS

En ese clima hostil, en el que conviven peleas internas en ambas fuerzas mayoritarias -para acallarlas el PRO hizo un desayuno el martes y hubo nueva cumbre de Juntos por el Cambio ese mismo día por la tarde- los halcones ganan espacio. Suben en las encuestas Javier Milei y Patricia Bullrich y crecen las expectativas respecto a un duelo entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri en 2023.

Tanto suma la confrontación que la figura del halcón es parte de la campaña. En Córdoba Rodrigo de Loredo (UCR) se lanzó como candidato a gobernador haciendo volar un ejemplar de esa depredadora considerada el ave más rapaz, hábil y veloz y además de la más despiadada del reino animal. En Buenos Aires Bullrich lideró un encuentro de equipo junto a Joaquín de la Torre, otro precandidato a gobernador. "Somos los halcones bonaerenses" dice a cámara el ex intendente de San Miguel que acaba de sumar consultora.

Tal vez por tanto esfuerzo puesto en la diferenciación, aparezcan como bocanada de aire fresco unos pocos ejemplos de diálogo político que nada tienen que ver con el acuerdo nacional que lanzó sin éxito Cristina Kirchner. Ocurrió, una vez más, en una cámara de Diputados que necesita de acuerdos para poder sesionar.

Un año se tardó pero finalmente hubo media sanción por unanimidad (228 votos) para la Ley Lucio, un protocolo de alerta temprana, campañas de concientización y reserva de identidad para los denunciantes en casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes.


UN AÑO PARA UNA LEY DE CONSENSO

En el recinto estuvieron los abuelos de Lucio, el niño por cuyo asesinato arrancó el juicio contra su madre y la novia de su madre, un día después del debate. Ramón Dupuy, el abuelo, impulsó la ley que presentó el diputado del PRO Martín Maquieyra

"Por primera vez en un año lo ví sonreir y llorar de una emoción buena y no de dolor", le dijo a este diario el legislador que va por su segundo mandato y que trabajó en las modificaciones del texto junto con la santacruceña del Frente de Todos Paola Vessvessian y recibió ayuda de la exdiputada Victoria Tolosa Paz cuando la iniciativa corrió riesgo de cajoneo. Tan agrietada está la política que los sorprendió el voto a favor del libertario José Luis Espert.

Apenas el secretario parlamentario Eduardo Cergnul mostró el resultado hubo aplausos de pie de diputados de todas las bancadas, abrazo de Cecilia Moreau y de Maquieyra con los abuelos de Lucio y hasta lágrimas en los rostros de varios legisladores.

Cecilia Moreau saluda a Silvia Gómez y Ramón Dupuy, los abuelos de Lucio el niño asesinado en La Pampa

En esa misma sesión hubo otros proyectos votados por unanimidad o con poquísimos votos en contra hasta que el PRO pidió retirar una iniciativa de esa bancada sobre la violencia de género en grandes clubes que, parece, molestaba intereses de la AFA. Cristian Ritondo pidió la votación de un cuarto intermedio.

Ganó la opción de continuar la sesión, pero aún así Juntos por el Cambio retiró a la mayoría de sus legisladores. Con la aprobación de ese protocolo y la presencia de algunos radicales la especial concluyó a las 0.20 del jueves. También en el Senado habrá radicales como Martín Lousteau, de Evolución, que apoyarán esta semana el Presupuesto 2023 después de los cambios que en Diputados aceptó el Frente de Todos.

Como Cristina Kirchner estará ejerciendo la Presidencia no se la verá en el recinto. Su ausencia quizás distienda -o no- una sesión en la que no faltarán los pases de factura por la insistencia del bloque de Unidad Ciudadana para que Martín Doñate siga en el Consejo de la Magistratura después de un nuevo fallo de la Corte Suprema. 

Aunque una gran parte de la Justicia no funciona o es imparcial según reconocen hasta fervientes antikirchneristas -por ejemplo los consejeros no hicieron aún nombramientos clave y hay cientos de vacantes- no hay ni la más mínima chance de que en un tema tan trascendente se sienten a conversar. Aunque a este Gobierno le falta un año de mandato esa agenda, entre muchos otros temas, quedará para el próximo Presidente.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.