Financiamiento

La deuda de Alberto Fernández: cuánto creció, en pesos y en dólares

El retraso del tipo de cambio oficial frente a la evolución de los precios y las colocaciones atadas al CER elevaron la deuda. Siguen los cruces entre Gobierno y oposición por el ritmo de endeudamiento frente a la gestión de Mauricio Macri.

La deuda bruta de la "Administración Central" de la Argentina creció el equivalente a 50.000 millones de dólares desde que asumió Alberto Fernández como Presidente, el 10 de diciembre de 2019.

El monto sería similar a un préstamo nuevo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con la salvedad de que casi todo se tomó en pesos y que hubo un cambio en el perfil de acreedores.

La discusión por el ritmo de endeudamiento de este Gobierno copó la agenda pública desde hace varios meses, cuando ex funcionarios de Cambiemos marcaron que Fernández endeudó al país más rápido que su antecesor, Mauricio Macri.

En el Frente de Todos desprecian esa interpretación y responden que "si lo mismo hubiera sido deber en dólares que en pesos, ¿por qué hubo tanto problema para resolver el endeudamiento en dólares en 2002, tras la caída de la Convertibilidad?".

Metodología

Los números concretos presentados por la Secretaría de Finanzas marcan que en noviembre de 2019 la deuda bruta alcanzaba los u$s 313.299 millones, frente a los u$s 363.362 millones registrados el último día de 2021, siempre al tipo de cambio oficial.

Vale aclarar que los instrumentos de deuda son activos financieros y que el dólar en los mercados (Contado con Liqui, CCL) se consigue por encima de los $ 200, con una brecha cambiaria superior al 100%. La medición al dólar oficial corresponde a una cuestión metodológica.

La deuda bruta incluye el endeudamiento del Tesoro con el Banco Central (BCRA), cuando por ejemplo le pide Adelantos Transitorios o le coloca Letras Intransferibles a cambio del uso de reservas internacionales.

Las obligaciones en situación "normal" equivale a u$s 253.010 millones en moneda extranjera y u$s 107.808 millones en moneda local.

Esta última fue la que más crecimiento tuvo: el equivalente a u$s 44.400 millones en 25 meses, gracias en un 87% a títulos ajustables por inflación.

En cambio, el endeudamiento en moneda extranjera trepó marginalmente por la reestructuración efectuada con los acreedores privados.

El economista Nicolás Gadano, ex gerente general del BCRA entre 2018 y 2019, explicó: "La deuda crece fuerte por el déficit fiscal. En estos años tuvimos pandemia y el financiamiento fue con emisión monetaria o deuda. En el medio, bajaron peligrosamente las reservas".

Para Leandro Ziccarelli, del Centro de Economía Política (CEPA), "el único condicionante es la indexación, pero en un modelo regulatorio y con asistencia monetaria, la deuda en pesos no presenta mayores desafíos".

"Hay que construir un buen mix de financiamiento. Si se recorta el déficit de a 0,6 puntos por año, se va a necesitar que alguien lo financie; y si la idea oficial es que el BCRA ponga cada vez menos, vendrán años de crecimiento del endeudamiento público en moneda local", agregó.

Federico Furiase, economista jefe de de Anker Latinoamérica, sostuvo que "la clave para la sostenibilidad es que la tasa real a la que se colocan los instrumentos atados a inflación sea menor que el crecimiento de la economía".

"Se necesita aumentar la tasa real para anclar expectativas inflacionarias y para bajar la presión cambiaria; y a la vez puede haber un problema de crecimiento económico al tener que hacer correcciones, como mover el tipo de cambio más rápido o subir tarifas", analizó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.