Vuelta a clases

Más de 785.000 alumnos retomarán hoy las clases presenciales

Con apoyo de nación los alumnos retornan a las aulas tras un año de virtualidad. El Gobierno Nacional primero se resistió a la presencialidad, pero Rodríguez Larreta logró imponerse. Sólo un gremio convocó al paro.

La Ciudad de Buenos Aires comenzará hoy el ciclo lectivo 2021 bajo la modalidad presencial tras un año de virtualidad forzada por la pandemia de Covid-19. El distrito, pionero en impulsar el retorno de los alumnos a las aulas, consiguió que el Gobierno Nacional se encolumnase detrás de la presencialidad tras un primer momento de resistencia y pese a los reclamos de los gremios docentes, quienes sostienen que no están dadas las condiciones de infraestructura para garantizar seguridad sanitaria.

Sobre una matrícula total de 785.152 estudiantes mañana regresarán a las aulas 370.493 alumnos de niveles maternal, inicial, 1°, 2° y 3° grado y los de 1° y 2° año de la secundaria. El jueves se le sumarán 144.596 del ciclo primario y el 1 de marzo 90.073 de la secundaria. El Gobierno porteño define por estas horas en qué escuela abrirán el ciclo Horacio Rodríguez Larreta y la Ministra de Educación local Soledad Acuña.

A través de un protocolo la administración larretista formuló una serie de premisas para garantizar la seguridad. Entre ellas se destaca que cada curso o grado conformará una burbuja, los docentes deberán llevar barbijo y máscara y se les pedirá que intensifiquen las medidas si dan clases en distintos establecimientos. En manos de los directivos de cada escuela quedó la organización de turnos de cursada y el organigrama de dictado de clases que mezclará presencialidad con virtualidad.

Rodríguez Larreta se había fijado un objetivo en octubre de 2020: comenzar las clases el 17 de febrero con los chicos en las aulas. El Gobierno Nacional mostró en un inicio una fuerte oposición a la iniciativa que de a poco modificó hasta que el mismo Alberto Fernández días atrás, en el marco de la reunión del Consejo Federal de Educación que se realizó en la residencia de Olivos, le puso el sello final.

Los gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires primero se opusieron a la presencialidad y, a la par que Nación se mostraba en sintonía con el Gobierno porteño, pasaron a reclamar el retorno a las escuelas con mayores medidas de seguridad.

Hoy solo la Asociación Docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys) - que nuclea a unos 3000 docentes - convocó a un par de 72 horas. En tanto UTE-Ctera, con 17.000 afiliados, resolvió en asamblea llevar a cabo mañana una "jornada de organización, lucha y difusión junto a la comunidad educativa en cada escuela en defensa de la Salud y la Educación", pero no pararán.

Para garantizar la seguridad del personal docente y no docente y a falta de vacunas el Gobierno porteño propuso testearlos con frecuencia. Desde el 8 de febrero, cuando se lanzó el operativo para los trabajadores de la salud, se sometieron al test 10.189 trabajadores de los cuales 61 resultaron positivos para Covid-19 y 1643 se enteraron que tenían anticuerpos.

El Gobierno porteño contaba con una masiva acogida de los docentes al operativo de testeo. Dispuso tres centros exclusivos y lanzó la convocatoria para otorgar turnos. Preveían que en una semana podían testear a los 110.00 que conforman el universo total, pero a una semana de haber lanzado el operativo la cifra de examinados apenas supera el 10% y hay alarma. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios