Política monetaria de la Fed

Riesgos globales y retroalimentación: por qué saltó el "índice del miedo" en los mercados

La Fed más hawkish alimenta la volatilidad en el mercado. La Reserva Federal debe ser más contractiva a causa de una aceleración inflacionaria. Por ello, la guerra entre Rusia y Ucrania y la renovada cuarentena en China exacerban la expectativa inflacionaria y una mayor volatilidad en el mercado.

Vuelve a dispararse la volatilidad en Wall Street. El índice VIX, el cual suele ser conocido como el índice del miedo, sube con fuerza en las últimas jornadas a medida que las acciones caen.

Las señales más contractivas por parte de la Reserva Federal (Fed) en cuanto a su política monetaria, combinado con la guerra entre Rusia y Ucrania y las renovadas cuarentenas en China, generan temores en los inversores.

¿El fin de una era? Por qué la histórica estrategia 60-40 ahora pierde efectividad y tiene su peor año desde 2008

Las tasas reales en Estados Unidos se hunden y el mercado vuelve a mirar a los bonos globales

Crece la volatilidad

El índice de volatilidad VIX vuelve a disparase. Se ubica en 29 puntos y es su mayor valor desde mediados de marzo. 

El rebote de las acciones desde finales de febrero hasta comienzo de abril provocó una baja en la volatilidad. Sin embargo, los temores del mercado generaron una renovada ola de cautela entre los inversores.

Existen al menos tres frentes abiertos para las acciones en Wall Street que provocan una mayor volatilidad y están todos relacionados con los riesgos de mayor inflación.

La suba de tasas de la Fed, a causa de la aceleración inflacionaria, es la primera de estas causas. La inflación, a su vez, se retroalimenta con la guerra entre Rusia y Ucrania y la disparada de las materias primas, junto con la cuarentena en China y los riesgos sobre la interrupción en las cadenas de suministro. 

Impacto 1: Una Fed más hawkish 

La mayor inflación en Estados Unidos, la cual alcanzó el 8,5% interanual en marzo, provocó un cambio discursivo aún más agresivo por parte de los miembros de la Fed, que asumieron que la entidad se encuentra detrás de la curva, dando a entender que estaba detrás de los acontecimientos inflacionarios.

En la última reunión del Comité de Política Monetaria (FOMC), la Fed subió la tasa 25 puntos básicos. No convalidó un incremento más agresivo ya que justo coincidió con el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania y los miembros de la Fed prefirieron mantenerse cautos y solo subirla en un cuarto de punto.

Sin embargo, hoy, y dada la disparada inflacionaria, los miembros de la Fed asumen que no haberla subido en 50 puntos fue un error.

De esta manera, para corregir dicho error, los miembros de la Fed planean subir la tasa más agresivamente hacia adelante.

En ese sentido, tanto el presidente de la Fed, Jerome Powell, como los demás miembros del FOMC advierten públicamente que están listos para ser más agresivos en la política monetaria.

Así, las probabilidades de ver una suba de 50 puntos básicos se volvió a disparar al 97% para la reunión de mayo.

El mercado se adelanta a dicha suba y tanto por la expectativa de una suba de tasas como por el hecho de tener una inflación más alta, las tasas de los bonos americanos se disparan.

La tasa de 2 años tomó una mayor verticalidad, al pasar de 0,2% en 2021 hasta los 2,58% actualmente.

Una de las formas de ver lo detrás de la curva que se encuentra la Fed es la distancia histórica que hay entre la tasa de 2 años y la tasa de referencia de la Fed.

Ante un contexto de inflación al alza cada vez más preocupante, la semana pasada Jerome Powell, presidente de la Fed, dio indicios de que la entidad tomará medidas más agresivas para controlar la suba de precios que afecta a EE.UU.

Los analistas de Cohen señalaron que, a pesar de que la entidad ya descontaba una suba de 50 puntos básicos para mayo y julio, las declaraciones de la Fed llevaron a retroceder a los mercados, ante un contexto de ver a a la Fed adoptar una postura cada vez más contractiva (hawkish).

"Se descarta los pronósticos de una suba de 1,9% para fines de 2022 ya que, de seguir en este camino, las tasas terminarían en niveles más altos, en un intento por controlar la suba de precios que afecta al país. En este momento, las expectativas ubican las tasas entre 2,75% y 3% para finales del año actual, lo que podría incrementarse en caso de medidas cada vez más hawkish", dijeron.

Por su parte, los analistas de Portfolio Personal Inversiones agregaron que la semana pasada la puesta en consideración de una posible suba de tasas de 75 puntos básicos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, luego de los comentarios realizados por el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, fue un catalizador de rojos que sin duda impactaron en los activos de todo el mundo.

A su vez, advierten que habrá que seguir de cerca los comentarios de Jerome Powell, esperando definiciones en cuanto a mayo, junio y julio.

"Sin duda, los datos que vayan surgiendo respecto del estado de la economía del norte serán fundamentales, por lo que hay que seguirlos de cerca", comentaron.

Impacto 2: guerra y rally de commodities

La guerra entre Rusia y Ucrania impone un escenario de mayor volatilidad en el mercado de bonos y acciones. Las sanciones a Rusia amenazan con generar un impacto económico negativo y en las perspectivas económicas a mediano plazo.

Además, la misma guerra provocó una disparada en las materias primas y alienta aún más las expectativas inflacionarias en el mediano plazo.

Por lo tanto, mientras dichas expectativas de inflación no se vean reducidas, se retroalimenta el escenario de una Reserva Federal más contractiva en el mediano plazo.

El índice de materias primas de Bloomberg ya venía subiendo en los dos últimos años, aunque el mismo se disparó aún más desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania. Sube 108% desde el piso de 2020 y 28% en lo que va del año.

Impacto 3: cuarentenas en China 

Finalmente, otro de los factores que amenazan a las acciones en el corto plazo son las estrictas políticas implementadas por China para combatir el Covid-19.

El temor se encuentra también en que dichas medidas alteren aún más las cadenas de suministro globales y amenace también a la recuperación económica. Esto también genera una retroalimentación con la inflación y la suba de tasas.

Las continuas interrupciones en la fabricación y el movimiento de bienes desde el comienzo de la pandemia han contribuido a que la inflación de EE.UU. alcance su nivel más alto en cuatro décadas.

Por lo tanto, es probable que los nuevos bloqueos en China y la guerra de Rusia contra Ucrania aumenten los precios todavía más.

Por otro lado, las limitaciones de circulación en China también podría socavar la demanda de petróleo.

El crudo Brent, la referencia internacional del petróleo, cayó recientemente un 4,8% a 101,52 dólares el barril. A pesar de la baja, los precios del petróleo se mantienen cerca de niveles históricamente altos debido a las preocupaciones sobre las interrupciones en los mercados energéticos debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios