El bitcoin 'baila' al son de Wall Street a medida que los grandes operadores entran en el mercado

La relación entre la moneda digital y los mercados tradicionales se ha estrechado desde 2020, según un estudio de Goldman Sachs. Hay una correlación creciente entre el bitcoin y las acciones tecnológicas de EEUU, el petróleo y los bonos.

Este año, el bitcoin se está haciendo eco de las fuertes fluctuaciones de los mercados tradicionales, lo que pone de manifiesto el estrecho vínculo entre las criptomonedas y los principales activos financieros a medida que más traders profesionales entran en el ámbito de las finanzas digitales.

La mayor criptomoneda del mundo está aumentando su correlación con los activos que ejercen influencia en otros mercados mundiales. La conexión con las acciones tecnológicas de EEUU, el petróleo y los bonos del Tesoro ha aumentado significativamente en los últimos dos años, según muestra un análisis de Goldman Sachs.

El bitcoin se ha movido a menudo casi al unísono con los futuros del Nasdaq 100 -derivados que se consideran un indicador de la confianza en los gigantes tecnológicos estadounidenses- mientras los mercados se han mostrado inestables en las primeras semanas de 2022. Aunque las oscilaciones del precio del bitcoin suelen ser mucho más bruscas que las de muchos activos financieros tradicionales, el vínculo entre ambas clases de activos ha llamado la atención de analistas e inversores.

"Antes de la pandemia, el bitcoin y otros activos digitales mostraban una escasa correlación con las variables tradicionales del mercado financiero; de hecho, las criptomonedas se comportaban como un ecosistema totalmente diferente", sostiene Zach Pandl, codirector de estrategia de divisas de Goldman Sachs.

"Sin embargo, en los últimos dos años, a medida que el bitcoin se ha ido popularizando, su correlación con los principales activos ha aumentado", añade.

Bitcoin ya cayó 46% y los inversores temen un bear market: qué es y por qué es el peor escenario

A principios de esta semana Fundstrat, una firma de análisis que elabora informes sobre los mercados tradicionales y de criptomonedas, informó a sus clientes de que "los criptoactivos siguen mostrando un fuerte vínculo con la renta variable".

El índice Nasdaq 100 de las mayores empresas que cotizan en el Nasdaq Composite de Wall Street se ha desplomado un 11% en lo que va de año, mientras que el bitcoin ha retrocedido un 18%. Mientras tanto, una cesta de valores tecnológicos no rentables, que al igual que el bitcoin se consideran inversiones especulativas, ha caído un 23%.

Un número de hedge funds cada vez mayor apuesta ahora por las criptomonedas, mientras que los bancos de Wall Street ofrecen a sus clientes servicios como el préstamo y la custodia de activos digitales, y las empresas de negociación de alta frecuencia son cada vez más activas en este ámbito. Al mismo tiempo, grandes especialistas en activos digitales como Galaxy Digital y Genesis Trading están desempeñando un papel mucho más importante en un mercado que antes estaba dominado por los traders.

En opinión de operadores y analistas, la entrada de los grandes actores financieros en el mercado es una de las principales razones por las que el bitcoin se comporta ahora más como un activo de riesgo tradicional.

El comportamiento del bitcoin como un activo que los inversores compran cuando tienen una visión optimista de la economía o venden cuando están más inquietos también lo avala un estudio de Nick Metzidakis, responsable de análisis del especialista en activos digitales Tyr Capital.

Sin embargo, los analistas señalan que las oscilaciones del precio del bitcoin suelen estar provocadas por factores inherentes a la propia criptomoneda o al mercado de activos digitales en general.

Marcello Mari, CEO de Singularity Dao, una empresa de comercio de criptodivisas, opina que el ritmo al que se minan nuevas unidades de bitcoin y la cantidad de dólares que los mineros tienen en reserva también influyen en el tipo de cambio.

La influencia de los grandes tenedores de bitcoin, conocidos como "ballenas", sigue siendo importante, porque la propiedad de la moneda digital sigue estando muy concentrada.

Al mismo tiempo, la regulación y los posibles cambios en las normas financieras de las principales economías también han influyen en el precio del bitcoin, señaló Inigo Fraser-Jenkins, codirector de soluciones institucionales de AllianceBernstein. El bitcoin, por ejemplo, se desplomó el pasado mes de mayo, cuando los reguladores anunciaron que tomarían medidas enérgicas contra el uso de las monedas digitales.

"De momento hay muy pocas pruebas empíricas de que el bitcoin pueda actuar en la diversificación para luchar contra la inflación. De hecho, la correlación del bitcoin con la renta variable se disparó en las primeras fases de Covid", declaró Fraser-Jenkins.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.