PRO calienteExclusivo Members

Por qué Macri no habla en público de Chubut y la interna desde que volvió de Cumelén

El expresidente iba a dar entrevistas a varios medios a su retorno de la Patagonia pero suspendió todas las invitaciones. Tampoco expresó su posición en relación a la pelea Chubut-Nación ni al duro documento de Bullrich.

Mauricio Macri no se inmutó cuando vio las firmas en el documento  elaborado por Patricia Bullrich que la ministra de Seguridad hizo circular desde el domingo por la tarde, cuando permanecía en Washington DC. A juicio de los amigos del expresidente, "Patricia actuó más por necesidad de reafirmar su lugar en el Gobierno" de Javier Milei , donde estaría jaqueada por importantes funcionarios (¿Nicolás Posse?).

El exmandatario vio que ningún gobernador del PRO acompañaba, apenas un intendente (Diego Valenzuela, de Tres de Febrero), solo el "puñado" de diputados nacionales que tiene en la Cámara y un largo listado de funcionarios que le deben el cargo que tienen en este momento. Tampoco ningún distrito del PRO, apenas la vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado, quien junto a la mayoría del PRO de esa provincia esperan normalizar el partido, hoy intervenido.

Los planes de Macri para presidir el partido que fundó hace más de 20 años no están en juego por ese documento. Por el contrario, el movimiento de la ministra de Seguridad, hoy titular del PRO hasta el recambio de autoridades, fue duramente criticado en forma interna. 

"Es el séptimo partido que integra en su vida", fue el comentario más suave que El Cronista pudo escuchar en torno a Bullrich, que hace tiempo la ven de salida e integrando sin condiciones La Libertad Avanza.

Cerca del expresidente, incluso, se quejan por la difusión que tuvo ese documento en los medios. "Muchos firmantes, diría que la mayoría, apoyan a Mauricio, pero Patricia presionó tanto (en forma personal) que varios no pudieron decirle que no. No sé por qué le dan aire", dijeron.


Críticas en el PRO a Patricia Bullrich

Un dirigente de una provincia mesopotánica agregó algo más: "conociéndola a Patricia, creo que se quedó esperando que si no Macri, por lo menos alguien de su entorno saliera a contestarle, pero nadie lo hizo. Así que se quedó boyando en la nada, sin resolver nada más que su propio problema interno en el Gobierno de Milei".

Bullrich buscó tomar distancia de Torres. En cambio, hoy trascendió que el expresidente intentó mediar para que el gobernador de Chubut afloje la presión sobre el Gobierno nacional. Logró que Ignacio Torres le pidiera a Cristian Ritondo, que suspenda el encuentro por zoom con el bloque de Diputados del PRO y los otros dos gobernadores, Rogelio Frigerio y Jorge Macri

Al chubutense le pidieron de que se concentre con su electorado, el de la provincia, donde espera terminar con una historia de "domesticación" de Chubut a la Nación, tal como les explicó.

Antes, Macri había hablado con el ministro de Economía, Luis 'Toto' Caputo, pidiéndole una gestión de buena fe a favor de Torres. No trascendió la respuesta. Pero está claro que no logró nada, ya que el único mensaje que el Gobernador tuvo de la Rosada es una simpática campaña en las redes sociales acerca de que el ministro del Interior, Guillermo Francos, le había enviado un email con pedido de enviar información para analizar si Chubut calificaba para la deuda que estaba solicitando garantizar.

Mauricio Macri con su "pollo" Torres, un joven dirigente formado en el PRO.

También, claro, una demanda penal de un ciudadano. Pero, en definitiva, eso era lo menos importante. En el PRO le dijeron a Torres que el mensaje de Francos era conciliador, aunque tenía que presentarlo en modo irónico, un tono apropiado en el mundo Milei.

Torres habló por la noche ante la Legislatura de Chubut y bajó la presión, dijo que esperaba el diálogo, pero reiteró que le daba como plazo a la Nación hasta el miércoles, y que las soluciones que eventualmente le presentaran tenían que ser "concretas". No parece que haya dado ningún paso atrás.

En ese escenario, nadie en el entorno de Macri considera que el expresidente tenga que exponerse en público. Como dijo ayer este diario, sus tiempos son otros, sus tonos también.  Mínimamente necesita conocer qué es lo que está jugando Milei, lo que hoy por hoy no tiene claro.  ¿Busca dividir el PRO? ¿Quiere deslegitimarlo? ¿Lo elogia en público para ignorarlo en sus recomendaciones?

Mientras tanto, puede callar. No lo mueve ninguna urgencia. Nacido y criado en una familia con poder, sabe que no es necesario gritar para ser escuchado. Además, está visto que no tiene ganas de hablar. ¿Aguantará mucho tiempo en ese modo zen?

Temas relacionados
Más noticias de Mauricio Macri

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.