ESTRATEGIA DIPLOMATICA

Los planes de Alberto Fernández para estrechar lazos con Venezuela

El Presidente encomendó al designado embajador Oscar Laborde un esquema político y económico que busca acercar posiciones al régimen de Maduro

En medio del escándalo internacional que desató el avión venezolano-iarní varado en Ezeiza, el presidente Alberto Fernández rediseñó una nueva hoja de ruta para potenciar las relaciones bilaterales con Venezuela y acercar posiciones al régimen de Nicolás Maduro.

El tema genera mucha sensibilidad en el Gobierno y se maneja con mucha cautela ya que la orden del Presidente es eludir sustancialmente el conflicto desatado con el avión de Emtrasur Cargo que ya despertó fuerte preocupación en Estados Unidos y un duro comunicado de Israel.

En este contexto, el Gobierno instruyó a Oscar Laborde, quien será el nuevo embajador argentino en Caracas, una vez que el Senado avale en el recinto su pliego. La Comisión de Acuerdos de la Cámara alta, con el visto bueno de Cristina Kirchner, acaba de avalar la designación de Laborde, un frepasista del conurbano bonaerense que hasta ahora se desepempeñó como miembro del Parlasur.

El duro comunicado de la Embajada de Israel por el avión iraní-venezolano

Bolsonaro vs. Lula: quién 'gana las elecciones' en redes sociales si se vota hoy

Según consignaron a El Cronista fuentes calificadas del Gobierno, tanto Alberto Fernández como el canciller Santiago Cafiero dieron instrucciones precisas a Laborde para llevar a Venezuela y reestablecer las relaciones bilaterales en un "nexo de buena sintonía", como graficaron.

La llegada de Laborde a Venezuela cobra importancia en estos momentos delicados de América latina ya que tanto en Washington como en la Unión Europea señalan al régimen de Maduro por sus cercanías con Irán y Rusia.

También el escándalo del avión varado en Ezeiza le imprimen una cuota de tensión al tema. Pero para el gobierno de la Argentina la designación de un embajador en Caracas resulta gravitante ya que desde hace 9 años que allí sólo reporta Eduardo Porretti, el encargado de Negocios de la embajada argentina que el mismo gobierno de Alberto Fernández no le confía por sus vínculos con Estados Unidos.

El plan del Gobierno para desplegar en Venezuela contempla los siguientes ejes de acción acordados por el Presidente, el canciller Cafiero y el designado embajador Laborde:

1-Comercio en baja.

 La decisión del Gobierno es reflotar los niveles de comercio con Venezuela que está a niveles muy bajos. Actualmente hay una balanza global entre ambos países de unos 178 millones de dólares aunque históricamente la Argentina y Venezuela tenían más de 1.000 millones de dólares de comercio bilateral. La mayor parte (85%) de este flujo consiste en exportaciones de Argentina a Caracas. La idea del Gobierno es potenciar el comercio en el área de alimentos y maquinaria agrícola sustancialmente.

2-Deuda con privados. 

En la embajada de Argentina en Caracas llegan a diario los reportes de empresas privadas que reclaman al gobierno de Maduro deudas impagas. Hay una histórica deuda con el grupo Pescarmona, con Sancor y otras empresas argentinas que el Estado venezolano aun no logró pagar. También el régimen de Maduro tiene deudas con el Invap, el Inta y otras dependencias estatales de la Argentina que el nuevo embajador Laborde buscará recuperar.

3-Agroindustria.

 La decisión de la Argentina también es potenciar el desarrollo agroindustrial en Venezuela con la venta de maquinaria agrícola, semillas y la capacitación técnica para aumentar los 3 millones de hectáreas cultivables que hoy casi están inutilizadas en Venezuela. Se estima que sólo 150.000 hectáreas se usan en la actualidad para el cultivo y hay una expectativa de comercio en maquinaria agrícola argentina de proyecciones de más de 1.500 millones de dólares.

4-Vuelos de Aerolíneas.

 En este punto la Argentina quiere recuperar la ruta aérea de Aerolíneas Argentinas a Caracas que se desactivó en los últimos años por razones políticas, sobre todo durante el mandato de Mauricio Macri. Actualmente, Venezuela sólo depende de los vuelos de Conviasa y el Gobierno cree que se podría potenciar el turismo si se abren nuevas rutas de Aerolíneas Argentinas.

5-La mira en Mercosur. 

Desde hace más de cinco años que Venezuela fue suspendida del Mercosur por no cumplir con la adecuación a las normas del bloque regional. La intención de Alberto Fernández que viene dialogando con Brasil y Paraguay es reincorporar a Maduro en el bloque bajo la condición estricta de adecuar de inmediato sus leyes a las normativas Mercosur. Este será seguramente un tema de debate en la próxima cumbre de presidentes del Mercosur que se realizará el 21 de julio en Paraguay.


6-el eje iran y rusia. 

La idea del gobierno es "recuperar Venezuela apara América latina". Se trata casi de un slogan que empezó a mencionarse en la Casa Rosada y que apunta a volver a sumar a Caracas en la agenda de América latina. Es que en la intimidad el presidente Alberto Fernández reconoce que Venezuela entabló alianzas con Rusia o Irán en los últimos años porque América latina le dio la espalda. Este tema fue parte del debate que también se desplegó en la cumbre de las Américas en Los Angeles donde la Argentina cuestionó a la administración de Joe Biden por expulsar de esa reunión de jefes de Estado a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

8-Derechos Humanos.

 En el gobierno admiten que un acercamiento a Venezuela no será sencillo sin mediar el tema de las denuncias de violaciones a los derechos humanos en Venezuela. En su paso por la Comisión de Acuerdos del Senado el designado embajador Laborde interpretó que este tema será "relevante" para la Argentina aunque no quiso calificar como una "dictadura" al actual gobierno de Maduro cuando lo emplazó la senadora del PRO, Carolina Losada. De todas maneras, en el Gobierno aseguran que está vigente el aval de Argentina a los informes de la Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michel Bachelet, que denunció graves violaciones a los derechos humanos, ejecuciones sumarias y persecución a líderes de la oposición en Venezuela.

9-La oposición. 

La decisión de Alberto Fernández encomendada a Laborde es entablar diálogo urgente con la oposición venezolana. Pero no cualquier opositor. La Argentina hoy no reconoce al presidente interino designado por el frente opositor, Juan Guaidó que cuenta con el aval de Estados Unidos. En cambio, el Gobierno se dispone a darle apoyo y establecer contacto con Henrique Capriles, el otro líder opositor al que consideran más "racional". No sólo esto, en la Cancillería ya vienen manteniendo diálogos secretos con Capriles a quien consideran también que tiene peso territorial. Este líder opositor mantiene el poder político en un tercio de las alcaldías de Venezuela mientras que Guaidó carece de este peso territorial. Este es un tema que Laborde y el canciller Cafiero vienen dialogando con líderes de la izquierda latinoamericana como José Mujica y Evo Morales.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios