Diferencias

La crisis del Gobierno no aplaca las internas de Juntos por el Cambio

Si bien la salida de Martín Guzmán ayudó a aglutinar al principal espacio opositor, las tensiones en la toma de decisiones siguen en pie.

La crisis que atraviesa el Gobierno descomprime en parte las diferencias que existen en Juntos por el Cambio. Pero siguen vigentes y en las últimas sesiones que celebraron ambas Cámaras quedaron en evidencia.  

Los cruces que protagonizaron el senador radical Luis Naidenoff y su par el oficialista Guillermo Snopek primero, y la tensión que vive el gabinete de Alberto Fernández después, ayudaron a que pasaran desapercibidas. A esto se le suman los pases de factura a la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio

La crisis del Frente de Todos se coló en la sesión de Diputados 

Con Juntos por el Cambio dividido, se aprobó la moratoria previsional 

"Está todo muy atomizado", sintetizó una fuente parlamentaria al referirse a la dinámica de la bancada opositora en la Cámara baja. 

Es que, en los últimos días, las internas de la coalición que ya da por hecho que el año que viene desembarcará en Casa Rosada tuvieron un nuevo capítulo medio del tembladeral que atravesaba el Gobierno por la salida intempestiva del ahora exministro de Economía Martín Guzmán

Los 116 diputados no se ponían de acuerdo en si darían o no quórum en la sesión que contenía un temario ampliamente consensuado entre el oficialismo y "las oposiciones".

Mientras que algunos bregaban por pegar el faltazo y vaciar la sesión con la idea de que la agenda era de "Disney"; estaban quienes insistían en no transmitir la imagen de "golpistas" en medio de la tensión del Frente de Todos.

El día previo a la sesión se había acordado bajar al recinto y pedir unos minutos para que cada jefe de bloque exprese una "reflexión" a propósito de la crisis gubernamental. Pero por la noche de ese mismo martes, en una reunión vía zoom de la que participaron los popes de JxC, se impusieron los "halcones": la decisión fue no bajar al recinto.

Ese encuentro virtual contó con representantes de los tres bloques mayoritarios de la coalición: PRO, UCR y Coalición Cívica. Por caso, Evolución Radical y Encuentro Federal, que presiden Rodrigo de Loredo y Margarita Stolbizer no fueron invitados a la reunión; se enteraron cuando la decisión ya estaba tomada. Aún así, hicieron saber que mantenían firme su postura de dar quórum. "Hay que ser sumamente prudentes ante un Gobierno que está siendo totalmente irresponsable", destacó una fuente al argumentar la postura.

Al día siguiente, Juntos por el Cambio volvió a su postura inicial. Las palomas se impusieron ante los halcones. Fue cuando quedó en evidencia que si la bancada que reúne a 116 diputados no bajaba al recinto, la sesión que votaría iniciativas como el fomento de inversiones a la industria automotriz no prosperaría

Primó la "institucionalidad", como dicen algunos. O, como dijo el jefe de la bancada radical Mario Negri al pronunciar su "reflexión": "No venimos a empujar a nadie".

En resumen, hay malestar puertas adentro. Entre los planteos que hacen los legisladores por lo bajo destacan que no hay coordinación entre los bloques; que las tres bancadas más numerosas (UCR, PRO y CC) no contemplan a los bloques más pequeños a la hora de decidir. 

Casta o outsiders: Juntos por el Cambio debate si acaso engrosa la coalición con peronistas

Shock, reforma y ajuste: la receta del PRO para asumir el Gobierno en 2023

También están los que señalan la "falta política adentro y fuera del interbloque". También los que advierten que "están en sus mundos electorales y nadie piensa la Cámara", junto con la constante pelea entre halcones y palomas para ver hasta qué punto diferenciarse de oficialismo.

Divididos 

En el Senado también quedaron en evidencia las diferencias que conviven en la bancada que integran 33 senadores. 

Fue la semana pasada, cuando un grupúsculo se desmarcó de la mayoría y votó en contra de una moratoria previsional. El resto optó por la abstención a la hora de votar una medida que, de ser ley, tendría un impacto fiscal unos $ 200.000 millones en los próximos dos años. 

El interbloque que lidera Alfredo Cornejo reafirmó que no votarán ningún proyecto que implique un mayor gasto público.

En las últimas horas, luego del voto dividido que se vio en la sesión de moratoria previsional, el interbloque que lidera Alfredo Cornejo reafirmó que, de cara a las próximas sesiones, no se votará ningún proyecto que implique un mayor gasto público

El mensaje, en un tema tan sensible, debe reflejar unanimidad. Sobre todo si se tiene en cuenta que Juntos por el Cambio busca desmarcarse del oficialismo diciendo que trabaja en un programa de cara al 2023. 

Además, en un encuentro que mantuvieron a puertas cerradas en las últimas horas se bajó la línea de ser coherentes con el discurso político de la coalición.

¿Y la Mesa Nacional? Un planteo que harán llegar los legisladores de Juntos por el Cambio a los popes de JxC es que defina criterios estructurales ordenadores para evitar colisiones entre lo que se declara, lo que se vota en Diputados y en el Senado.

En Diputados ya están trabajando en esa línea y, a contramano de lo que se vio días atrás en el Senado con la moratoria previsional, "la idea es votar todos juntos", afirmó un integrante de la bancada. "Vamos a ir con dictamen de minoría y una propuesta propia", anticipó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios