RUMBO AL 2023

Los cuatro enemigos elegidos por Alberto Fernández para cerrar filas internas

El Presidente, la vice y Sergio Massa acordaron un frágil pacto de no agresión. Los actos de Tucumán y el Calafate mostraron un principio de paz romana. Cuáles son los cuatro enemigos elegidos para cerrar filas en el FdT.

En esta noticia

Después de una semana de silencios, reuniones secretas con Cristina Kirchner y Sergio Massa, el recambio ministerial en Economía y una fuerte disparada del dólar, Alberto Fernández volvió a la escena pública con un mensaje de "unidad" que dejó a traslucir los próximos pasos del Gobierno: la definición del alcance y parámetros que tendrá la frágil tregua política sellada entre los principales socios del Frente de Todos.

Desde los festejos patrios en Tucumán el Presidente instó a "bajar las armas", apuntó contra "los sectores poderosos que buscan una devaluación" de la moneda y cargó duramente contra su ex ministro de Economía, Martín Guzmán.

No hubo y no habrá de parte de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, al menos así está definido en el acuerdo no escrito en Olivos, nuevas señales de enfrentamiento público. 

Esto quedó demostrado en los últimos días. Cristina Kirchner desde su acto en El Calafate evitó todo tipo de cuestionamientos al Gobierno. Y ayer, en Tucumán, Alberto Fernández dijo sobre la vicepresidenta: "Tenemos un común denominador que nos une, puedo tener diferencias con Cristina pero en lo sustancial no las tengo". 

Así, la frágil tregua en el Frente de Todos estaría sellada momentáneamente. Aunque ahora vendrán los tiempos de las definiciones finas que, según relataron a El Cronista los allegados al Presidente, se darán en diferentes planos.

"La unidad siempre es el fruto de la disposición de los involucrados por consolidarla", lanzó ayer en Tucumán un Alberto Fernández más relajado que en  semanas anteriores, cuando la puja con Cristina Kirchner había llegado a su pico de tensión.

Alberto Fernández rompió el silencio sobre la pelea con Cristina y asumió que "puede tener diferencias"

Sergio Massa habló sobre el 2023 y no descartó una interna: "Si tiene que haber PASO que haya una PASO"

Inmediatamente apuntó a la oposición y a algunos sectores del empresariado: "¡Bajen las armas! Acá hay un pueblo que quiere comer, tener salud, tener educación, ser feliz. Se que algunos refriegan sus manos en momentos en que la adversidad se nos cruza", dijo. No hubo menciones, pero en el mensaje había un señalamiento a Juntos por el Cambio y ciertos empresarios. 

LOS ENEMIGOS A LA VISTA

Este nuevo esquema discursivo forma parte de los alcances de la tregua interna en el Frente de Todos, que tendrá al menos cuatro enemigos visibles en lo inmediato, según coincidieron en señalar fuentes calificadas de la Casa Rosada. Los dardos del Frente de Todos apuntarán ahora hacia afuera: contra Guzmán por su salida intempestiva del poder; contra Mauricio Macri y el modelo que representa; contra los empresarios que supuestamente quieren una devaluación inmediata y  contra aquellos comunicadores que impulsas los "rumores que algunos lanzan a correr en medios de comunicación o las falsas noticias que hacen circular en redes sociales como instrumentos desestabilizadores".

Un ministro del Gobierno que ayer estuvo en Tucumán con Alberto Fernández comentó a El Cronista que a partir de la tregua sellada entre Cristina Kirchner, el Presidente y Massa "internamente todo está mejor y más ordenado para avanzar con la gestión".

Desde el pragmatismo de la política este pacto de no agresión contempla algunos mecanismos de acción que ya están en marcha.

Por lo pronto, hay un respaldo pleno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner a la ministra de Economía, Silvina Batakis, que optó por mantener un puente con la vicepresidenta ratificando a toda la plana kirchnerista de la Secretaría de Energía, empezando por Darío Martínez y Eduardo Basualdo.

La tregua contemplaría también un freno por parte de la vicepresidenta en su arremetida contra los "funcionarios que no funcionan". Tras la salida de Matías Kulfas y Guzmán a pedido de Cristina Kirchner la sangría ministerial estaría frenada al menos por ahora. 

Así, evalúan por ahora, no se discutirá el desempeño del ministro de Trabajo, Claudio Moroni; el canciller Santiago Cafiero o la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. Esto no significa que la vicepresidenta haya dejado de cuestionar el desempeño de esos funcionarios.

Desde el kirchnerismo duro se encargaron de señalar esto a modo de advertencia. "Cristina va a seguir instrumentando todas las herramientas que tenga en sus manos, porque el poder desgasta al que no lo ejerce", dijo Eduardo Sigal, una de las espadas del Instituto Patria. 

Los más moderados del Frente de Todos no opinan lo mismo. Creen que la vicepresidenta no seguirá presionando a Alberto Fernández con más renuncias de ministros por una simple ecuación: no se puede debilitar aún más la figura del Presidente. ¿Por qué? Eso impactaría inevitablemente en todo el oficialismo.

PROYECTOS EN MARCHA

Hay acuerdos en esta "paz armada" que sellaron Fernández, Cristina Kirchner y Massa. Por ejemplo, en seguir avanzando con el proyecto de ampliación a 25 miembros la Corte Suprema, en aprobar las leyes de promoción de la industria automotriz y la agroindustria, en profundizar el plan de aumento de exportaciones para traer más divisas. Además se prevé avanzar con la segmentación de tarifas, aplicar más torniquetes a las importaciones y reforzar la obra pública.

A su vez, ayer en Tucumán el Presidente reforzó una idea que, hace una semana, en pleno enfrentamiento con Cristina Kirchner, hubiera sido imposible de presentar. "Debemos transitar el camino hacia el equilibrio fiscal", dijo Alberto Fernández envalentonado por los aplausos de su gabinete. Nadie se anima a aclarar aún si ello contemplará un ajuste en las cuentas del Estado.

Los alcances de la tregua se extienden también al plano de la política exterior. Alberto Fernández acaba de encomendar al nuevo embajador argentino en Venezuela, Oscar Laborde, que refuerce los lazos con el régimen de Nicolás Maduro. Esta es una señal inequívoca que pedía Cristina Kirchner: aumentar los lazos comerciales con Caracas, reconstruir la confianza perdida e incluso evaluar la reincorporación de Venezuela al Mercosur.

También se prevé hacer un equilibrio mayor con Estados Unidos en el próximo encuentro de Alberto Fernández con Joe Biden. Esa cita será en la Casa Blanca el 25 de julio. Más allá de ratificar la "buena sintonía con Estados Unidos", como definió la portavoz Gabriela Cerruti, la intención es emitir reclamos a Washington. Esto es la apertura de trabas al biodiesel argentino, el acero y el aluminio, vetados durante la administración de Donald Trump.

La tregua frágil y momentánea no contempla, al menos por ahora, la posibilidad de que el Presidente avance con la idea de Cristina Kirchner de instrumentar el Salario Básico Universal. 

Este es un tema delicado para las escasas arcas del Estado y el Gobierno por ahora no piensa en ello. Tanto Batakis como Cerruti aclararon que no está este tema en la hoja de ruta del Presidente. 

¿Podría transformarse este tema en un nuevo enfrentamiento entre el Presidente y la vice después de la paz romana sellada en Olivos?

Nadie lo sabe o nadie se anima a responderlo. Detrás de este reclamo está el duro cuestionamiento de la vicepresidenta a los movimientos sociales alineados con Alberto Fernández, como el Evita de Fernando Chino Navarro y Emilio Pérsico.

Ayer, el titular de la Comisión Episcopal de la Iglesia, monseñor Oscar Ojea en su reflexión para el Evangelio del Domingo y el 9 de julio sentenció: "estamos en una crisis muy grande, muy profunda, no solamente económica; estamos en una verdadera crisis política. Necesitamos coraje para que los vínculos se recompongan de alguna manera", dijo. 

El desafío está abierto y la tregua en la cúspide de poder parecería estar en marcha. Es probable que la guerra final se defina en unas PASO de cara al 2023. Nadie sabe el alcance real o la verdadera solidez de ese pacto de no agresión que involucra a toda la Argentina. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.