PANORAMA BONAERENSE

El regreso de Cristina y la batalla de Santilli en el Conurbano

Cada 15 días, metódico, Diego Santilli cobija a todos los "territoriales" o "sin techo", dirigentes que no conducen ningún municipio pero se encaminan a ser los candidatos de Juntos en la mayoría de las localidades, para escuchar y exponer cómo va la campaña.

Si bien trata de que nadie se sume a la "locura" que reina en el nivel nacional, y pretende encapsular todo en la discusión de los territorios, a veces la queja excede los límites que el candidato a gobernador de Juntos le pretende imprimir a esos encuentros.

En el primer piso de la emblemática parrilla "La Calesita", uno de los tres ex intendentes que estuvieron presentes se sorprendió que las reuniones que empezaron hace un par de meses se siguieran haciendo. Y, comparando con tiempos pasados, recordó que mientras él administraba un municipio del Oeste del Conurbano, jamás pudo tener la "suerte" de recibir a María Eugenia Vidal y que la mayoría de los funcionarios siempre hacían "visitas de médico".

"Médico de obras sociales chicas. Cinco minutos y chau", decía otro que también padeció lo mismo. Sugestivamente, Ramiro Tagliaferro no salió en defensa de la madre de sus hijos. Si bien están divorciados desde el momento que ambos habían sido electos, parece que al momento de hacer política también mantienen una distancia abismal.

Acerca de diferencias, en la Provincia de Buenos Aires se quejaron, y mucho, porque creen que en el acto radical de Costa Salguero, donde se recordó la victoria de Raúl Alfonsín en 1983, "invisibilizaron" a la Provincia de Buenos Aires. Furiosos, creen que Gerardo Morales los "llevó a las patadas y minimiza las posibilidades que tenemos en el principal territorio del país".

Llamativamente, esto lo consideran, inclusive, en las cercanías de algunos dirigentes que pudieron hablar en el evento y otros que, simplemente, fueron para ver a sus amigos. Tanto Adelante Radicales como Evolución, que conducen Maxi Abad y Martín Lousteau, otra estrella del evento, sostienen que la recepción y la organización no tuvieron muy en cuenta a los bonaerenses, que siguen buscando, afanosamente, un candidato a gobernador para competir contra los dos o tres que propone el Pro, con Santilli a la cabeza.

Arde el PRO: las cinco peleas feroces que explican las internas en el macrismo

 Cristina vuelve a escena: quién está a cargo de su seguridad y qué reclamos hará

Para peor, parece que las relaciones entre Abad y Facundo Manes, el gran ausente de la conmemoración, representado por su hermano Gastón, no están atravesando un buen momento. Con cierto fundamento, el presidente del interbloque de diputados provinciales de Juntos le reprochó a los hermanos Manes que hayan ido a su ciudad, Mar del Plata, y lo obligaran a participar de un acto con Gustavo Posse, a quien el neurocientífico lo quiere potenciar como candidato a gobernador.

Si bien charlaron, parece que el presidente del radicalismo provincial y su candidato a presidente quedaron en un nuevo encuentro para ponerse de acuerdo en la estrategia a seguir.

SE SIENTE, SE SIENTE, CRISTINA PRESIDENTA

Este viernes, en Pilar, en el acto que encabezará Cristina Fernández de Kirchner con la excusa que le puso el secretario general de la UOM, Abel Furlán para que hable en el acto de su corriente sindical, comenzará abiertamente el operativo clamor para que ella sea candidata a presidenta de la Nación y no acepte otra cosa que esa postulación.

Si bien las hipótesis van desde candidata a senadora nacional, lo que sería muy probable, hasta repetir el binomio como vice de Sergio Massa, la "independencia tardía" que está mostrando Alberto Fernández y su decisión de competir por su reelección sin derogar las PASO, obliga a ella y a sus seguidores a poner a la propia vice en campaña presidencial.

"Hay que ver si se anima a competirle a la jefa", se ufanan los seguidores de Cristina y de su hijo, Máximo Kirchner, quien en la pasada reunión con intendentes y ministros en la residencia del gobernador Axel Kicillof, el lunes pasado, se mantuvo en un extraño silencio, hablando sólo ocasionalmente.

Sin tener en claro si les conviene o no la derogación de la ley de Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), porque "podemos destruir al enemigo pero también a nosotros mismos", como deslizó uno de los participantes de "otro asado riquísimo, sin que nadie sepa muy bien a qué va", tanto este como otros temas siguen sin resolverse en la cima del poder oficialista.

Paulatinamente, la mayoría de los ministros nacionales, con Anibal Fernández a la cabeza, insisten no solo con la reelección del Presidente sino, también, con la necesidad de mantener las PASO. Como toda respuesta, Wado De Pedro, que es parte del gobierno como ministro del Interior, dice que tratarán de convencer a Alberto Fernández porque los gobernadores y los intendentes lo piden.

"¿Qué intendentes?... No sé por qué siempre nos ponen en la guillotina si la verdad a nosotros no nos va ni nos viene el tema. Además, en algunos lugares, muchos de nuestros compañeros están deseosos de competir contra La Cámpora, a la que se la acusa siempre de usar la lapicera para favorecer a sus amigos", le confesó a El Cronista un integrante del oficialismo que convive muy bien en la Provincia de Buenos Aires.

Días atrás trascendió que Fernando "El Chino" Navarro había propuesto como moneda de cambio del voto de los diputados del Movimiento Evita y así eliminar las primarias que Axel Kicilof cambiara de compañera de fórmula y eligiera a Mariel Fernández, la intendenta de Moreno, en reemplazo de la matancera Verónica Maggario para "empezar a hablar".

Rápido de reflejos, el diputado nacional Leonardo Grosso, del Evita, quien pretende a su vez ser el próximo intendente de General San Martín, le recordó que él no votará por la derogación de las PASO y que quiere competir en el marco del Frente de Todos.

Acerca de Fernández, la intendenta, de milagro no padeció lo mismo que su antecesor, Walter Festa, cuando la explosión de un colegio provocó la muerte de dos personas en la escuela 49, en plena campaña electoral de 2019.

Ahora el infortunio fue en la 74, cuando los chicos, maestros y auxiliares estaban en el patio a punto de izar la bandera. Otra vez, la cocina de una escuela explotó a pesar que hacía rato se venía denunciando por un escape de gas "y el olor que se sentía". La escuela, a diferencia de lo que pasaba en años anteriores, cuando conducía Cambiemos, no se cerró ni hubo paro.

Llamativamente, hay una escuela que está cerrada desde hace casi una semana. La 85, ubicada en el Barrio Los Hornos del siempre conflictivo Cuartel V no abre sus puertas por diversos motivos, entre otros, porque se robaron las llaves y nadie consigue un cerrajero para abrir el establecimiento.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.