5 HITOS

Tokio 2020: los mejores momentos y deportistas de los Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no se miden en medallas. Es una cita olímpica con nuevos récords deportivos. Pero también se rompieron barreras que sirvieron de plataforma para otros mensajes. Ranking de los mejores momentos que cambiaron la historia de os JJOO

No existe evento deportivo internacional de la magnitud y con la misma capacidad de unir a todas las naciones del mundo como los Juegos Olímpicos. En Tokio 2020, la edición que tuvo que posponerse para 2021 por la pandemia de coronavirus, Japón fue la cita para 11.711 atletas de 204 países.

En los Juegos Olímpicos más costosos de la historia, las medallas se hicieron con celulares reciclados

En un contexto tan particular, Tokio 2020 se impuso como una pausa de unión y un reflejo de esperanza por un futuro donde el Covid-19, vacunación exitosa mediante, sea recordado como un punto de inflexión que cambie las reglas del juego para la humanidad.

Durante dos semanas, el mundo tuvo la ilusión y la visión de cómo será la vida después de la pandemia: cada medalla se traduce en incontables alegrías transmitidas por el lenguaje universal del deporte.

"Tokio 2020 ha demostrado que la pandemia podrá ser superada. Y aportará datos para ayudar a los países de todo el mundo a combatir el coronavirus", dijo Brian McCloskey, presidente del Panel de Expertos Independientes de los Juegos Olímpicos.

  Al cierre de la nota, se registraron sólo 404 contagios entre los participantes de los JJOO desde el 1 de julio  

"Han demostrado que medidas como el distanciamiento social, el uso de mascarillas, la desinfección de las manos, la realización de testeos y el rastreo de casos funcionan cuando se implementan como un paquete", dijo McCloskey en rueda de prensa.

En aviones de carga o dando la vuelta al mundo, los atletas hacen "malabares" para llegar a los JJ.OO. de Tokio

Los mejores momentos ARGENTINOS EN Tokio 2020

Así lo ilustran Las Leonas en Argentina, por ejemplo, quienes emocionaron al país en su paso por Tokio al conseguir, con la pasión y el esfuerzo de siempre, una medalla de plata en el hockey femenino, al igual que Los Pumas, el equipo de rugby 7 que le regaló al país su primera medalla en esta edición de los JJ.OO.

La despedida de Paula 'Peque' Pareto, la yudoca argentina que logró el oro en Brasil 2016 y se convirtió en la pasión de todo el país, emocionó a todos. Al igual que el paso de la joven nadadora de 21 años, Delfina Pignatiello, por la capital nipona.

Sin dudas, todo un país entero vibra por sus deportistas, sonríe y llora con ellos, se emociona con sus triunfos y logros. Porque el deporte tiene esa energía que se expande y contagia en un mundo herido. Es así como Tokio 202o quedará en la historia como un hito en la trayectoria de los Juegos Olímpicos.

"Messi quería quedarse, pero no puedo hipotecar al Barcelona por medio siglo": qué dijo Laporta sobre "el despido del siglo" 

LO MEJOR DE TOKIO 2020

1-Se priorizó la salud mental

El tema en boca de todos fue definitivamente la salud mental. La gimnasta más laureada de todos los tiempos, la estadounidense Simone Biles, encendió el debate al abandonar una variedad de pruebas por el estrés de la alta competencia.

"Desde que entro al tapiz, estoy sola con mi cabeza, tratando con demonios en mi cabeza", declaró la deportista de 24 años al hacer públicos los problemas que la obligaron a centrarse en su bienestar psicológico, demostrando que ganar muchas medallas no lo es todo para los atletas olímpicos.  

La valentía de la renuncia de Simone Biles

Con cuatro medallas de oro ganadas en Brasil 2016 además de un bronce, Biles cargaba con "el peso del mundo sobre sus hombros", tal como ella misma lo indicó. Así, la gimnasta priorizó tratar su salud mental -con experiencias de abuso sexual en el pasado- antes que presionarse en Tokio dando un ejemplo para millones de deportistas alrededor del mundo sobre la importancia de estar bien con uno mismo para poder tener un buen rendimiento.

"No tengo tanta confianza en mí como antes, no sé si es una cuestión de edad. Estoy un poco más nerviosa cuando estoy haciendo mi deporte. Tengo la impresión de que ya no puedo disfrutar como antes", fueron las palabras exactas de Biles luego de abandonar la prueba grupal y la final individual.

Entre la delegación argentina, la joven nadadora de 21 años, Delfina Pignatiello, también es un ejemplo de la importancia de poner primero la salud mental: luego de que su rendimiento no fuera el mejor y quedara fuera de ambas pruebas a las que se presentó, cerró todas sus cuentas en redes sociales para preservarse del ataque de los haters.

Mindfulness: qué es la ecología mental y verbal y cómo limpiar la mente de los pensamientos negativos 

"Estoy en una situación que me sobrepasa. Me siento muy lastimada y necesito priorizar mi bienestar", indicó la deportista figura en el país. Agregó que "la gente es muy cruel. Quiero cuidar mi salud mental por sobre todas las cosas".

Ambas deportistas recibieron un fuerte apoyo de toda la comunidad deportivo. Y pusieron sobre la mesa que la felicidad no se traduce en medallas.

2- Cada vez más cerca de la paridad de género

Desde hace más de un siglo que las deportistas luchan por el número histórico que alcanzó Tokio 2020: el 49% de las personas que viajaron para competir son mujeres. Desde los primeros Juegos Olímpicos con mujeres, en París 1900, donde sólo participaron únicamente 22 féminas, las atletas han ido forjando un camino en un terreno que parecía exclusivo de los varones. 

El equipo estadounidense, con 329 mujeres y 284 hombres, reflejan cómo a la hora de competir no hay distinción de género y que la excelencia es de todos.

Para la revista TIME, Argentina es el país que más políticas de género aplicó por la pandemia

Ese número tan preciado no es casualidad: años -décadas- de transformación cultural muy lenta en un mundo hostil donde ser mujer tantas veces significa tener más trabas en el acceso a ciertos deportes, finalmente les permitieron posicionarse donde se lo merecen.

Además, otro punto importante es que se sumaron categorías mixtas en 9 deportes: judo, triatlón (relevo mixto), atletismo (relevo 4×400 mixto), tiro con arco, tenis de mesa (dobles mixtos), tiro (equipo mixto de rifle de aire 10 metros, equipo mixto de 10 metros pistola de aire y equipo mixto de trap) y natación (4×100 mixto relevo estilos).

3- La rebelión de las atletas

Claramente, Tokio 2020 fueron los Juegos Olímpicos de las mujeres: no solo casi se alcanzó la paridad entre la representación de los géneros, sino que fueron muchas las jóvenes que no se quedaron ni calladas ni quietas ante la sexualización de sus cuerpos a través del deporte por protocolos prescriptos en pleno siglo XXI.

En esta línea, dos ejemplos resaltan: el equipo de gimnasia femenino de Alemania, con sus leotardos de cuerpo entero, y la selección de handball de playa femenino de Noruega, cambiando sus bikinis cortos por un short más largo, aunque la normativa lo prohibía.

En el primer caso, las alemanas optaron por vestir trajes que cubrieran tanto sus brazos como sus piernas -a diferencia de los tradicionales maillots que dejan al descubierto las extremidades de las deportistas- para sus rutinas de gimnasia artística con el fin de ir "contra la sexualización en la gimnasia".

Economistas mujeres: ¿cuánto falta para igualar la línea de partida?

Así, Elisabeth Seitz, Sarah Voss, Pauline Schaefer-Betz y Kim Bui hicieron historia al demostrar que la prioridad es la comodidad de las gimnastas y no la exposición de sus cuerpos. "De pequeña no veía los trajes de gimnasia ajustados como un problema, pero, cuando empezó la pubertad y llegó mi período, empecé a sentirme cada vez más incómoda", comentó Voss.

Por otro lado, la selección noruega de voley de playa se rebeló contra la medida establecida por la Federación Internacional de Balonmano (FIB) que indica que las mujeres que jueguen en esa modalidad deben vestir un bikini "ceñido y cortado en ángulo ascendente, no superando nunca los 10 centímetros de longitud" y exigen que se muestre el abdomen en la parte superior del uniforme.

Mujeres de la industria argentina: ¿cómo lograron ser las mejores en lo que hacen?

Así, las jugadoras utilizaron un short, lo que les valió una multa de 150 euros a cada una que la cantante Pink decidió cubrir luego de asegurar que "la federación debería ser multada por sexismo".

No es la primera vez que el equipo emite esta queja: llevan 15 años exigiendo a la FIB que esta regla sea cambiada. En contraste, los hombres pueden utilizar pantalones cortos de hasta 10 centímetros por arriba de las rodillas que no sean "demasiado holgados", además de una camiseta. El equipo de Francia siguió los pasos del noruego y envió una carta de reclamo a la FIB para luchar contra la sexualización del cuerpo femenino en el deporte.

4 - La edad, el último tabú

El ejemplo más sobresaliente de este punto fue el skate, donde los campeones de este deporte -incluido por primera vez en unos Juegos Olímpicos- fueron menores de 18 años, con el podio más joven en skate street femenino sumando tan solo 42 años entre las tres campeonas: la japonesa Momji Nishiya, de 13 años, la brasileña Rayssa Leal, de 13 años y la también nipona Funa Nakayama, de 16.

Sky Brown es la medallista más joven de Gran Bretaña. Tiene 13 años y ganó el bronce en el debut olímpico del skate

En el otro extremo, luego de más de 30 años en la actividad y su aparición en 8 Juegos Olímpicos consecutivos, la uzbeka Oksana Chusovitina se retiró de la gimnasia con 46 años.

La medallista, con una presea de oro en los juegos de Barcelona 1992 y otra de plata en Beijing 2008, compitió bajo tres banderas distintas a lo largo de su carrera: por la URSS hasta 1992, por Uzbekistán entre 1993 y 2005, por Alemania desde 2006 hasta 2012 y de nuevo por Uzbekistán desde 2013 hasta este año.

Copa Mundial de Fútbol Femenino 2023: cuándo, dónde y por qué se juega en Nueva Zelanda y Australia

5- El triunfo de la diversidad

Con 182 atletas que se identifican como integrantes de la comunidad LGBTQ+, el triple que en Río 2016, Tokio 2020 rompió el récord de diversidad sexual: por lo menos 30 países se presentaron con un atleta abiertamente gay, lesbiana, bisexual, transgénero o de género no binario en 34 deportes.

"Espero que el aumento de la visibilidad pueda dar a los jóvenes un sentimiento de pertenencia y alentar a las comunidades a ser inclusivas y acogedoras", indicó en este sentido la jugadora canadiense de rugby, Elissa Alarie.

Habilitan el DNI para personas no binarias: qué significa y a quiénes beneficia

En este marco, la participación de la neozelandesa trans Laurel Hubbard en halterofilia es la primera en la historia de los Juegos Olímpicos.  Y aunque no pasó la calificación en la categoría femenina de 87 kilos, rompió un nuevo techo tanto en el deporte como los JJ.OO.

"Las normas sin duda cambiarán y evolucionarán a medida que se sepa más sobre deportistas transexuales y lo que eso significa para la participación en el deporte", consideró la atleta de 43 años, que decidió retirarse luego de Tokio 2020.

Cargas patronales: cuál es la diferencia en el descuento por contratar varones o mujeres, travestis, transexuales y transgénero



Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios