Guía para liderar

Las 7 cosas que siempre hacen los jefes para desmotivarte

Las actitudes de un jefe pueden generar una fuerte desmotivación en sus empleados. Acá te explicamos qué hacer para evitar estas situaciones.

Los buenos jefes son aquellos capaces de cumplir el rol de un líder, quien en otras palabras tiene la habilidad de marcar un rumbo claro a sus empleados y motivarlos a llegar al mismo. El caso contrario es el de los jefes con actitudes poco claras, las cuales pueden llegar a desmotivar a los trabajadores y empeorar en el proceso tanto la productividad como el ambiente de trabajo.

Pero mientras que existen un sinfín de maneras en las que un jefe puede desmotivar a un empleado, hay siete formas centrales que los expertos en el mundo laboral marcan como las peores acciones para realizar. Y con el objetivo de que puedan ser evitadas, acá armamos una lista con las mismas.

¿Ya me puedo inscribir para tener una tablet gratis? Más Simple ANSeS para jubilados, AUH y AUE 

REGLAS SIN SENTIDO

La primera cosa desmotivadora que suelen hacer los jefes es la imposición de reglas sin sentido. Por ejemplo, establecer códigos de vestimenta disparejos para hombres y mujeres (como el uso de tacos) o tiempos de entrada totalmente inflexibles pueden generar una fuerte falta de motivación a la hora de trabajar.

Y mientras que en muchas ocasiones pueden ser identificadas con facilidad, la realidad es que suelen pasar desapercibidas por los jefes en la mayoría de los casos. Por eso lo mejor para evitar algo por el estilo es escuchar las críticas que tienen los trabajadores respecto a las normativas en la oficina y buscar una forma de solucionar las situaciones molestas -en lugar de enojarse por la sugerencia de eliminar alguna regla innecesaria-.

La actitud de un jefe incluye fuertemente en la motivación de los empleados.

NO RECONOCER LOS LOGROS

Otro de los errores clásicos que suelen realizar los jefes es no reconocer los logros de sus empleados y dar por hecho que un trabajo bien realizado es simplemente la tarea que se debe cumplir. Esto lleva sin lugar a dudas a la desmotivación, principalmente porque se pierde el incentivo para trabajar de la manera correcta.

Además, si se felicita a un empleado cuando trabaja bien -algo que se puede hacer con un simple reconocimiento verbal y no únicamente con un premio económico- entonces se generan incentivos para repetir la calidad de la tarea realizada, mientras que también se puede influir de forma positiva en el autoestima del trabajador.

NO DAR ASCENSOS

Algo que suele suceder en muchas compañías es que los jefes prefieren dar ascensos a sus empleados favoritos en el aspecto social y no en el laboral. Esto significa que si un empleado "le cae bien al jefe" entonces se puede garantizar una promoción a un mejor puesto de trabajo a pesar de no estar capacitado (o no ser el mejor a nivel productividad) para el mismo.

Esto no solo lleva a una falta de motivación por parte de los empleados, sino que puede repercutir negativamente en el desempeño de la empresa ya que a la larga terminará generando una salida de los empleados más capacitados (que si no ven posibilidad de ascenso irán a buscar trabajo a otros lugares). Esto último puede costarle caro a la empresa si se sostiene durante el tiempo.

La lista definitiva de los 10 hombres más ricos del mundo: ¿hay argentinos? 

MEDIR MAL EL RENDIMIENTO

Y siguiendo con el hilo de promover hábitos improductivos en los trabajadores, un jefe que no sabe medir de manera correcta el rendimiento de sus empleados (ya sea por permitir errores a ciertas personas o tener parámetros muy bajos) está destinado a generar desmotivación en los mismos.

Es por eso que las evaluaciones de rendimiento y las críticas a un trabajo mal realizado también son importantes para evitar desmotivaciones, mientras que las mismas seguramente tengan un efecto positivo en la productividad del equipo de trabajo a la larga si son realizadas de la manera correcta.

La desmotivación produce bajas en la productividad.

NO RESPETAR LA VIDA PERSONAL

El quinto punto está vinculado a la vida fuera de la oficina. Y es que si un jefe te contacta constantemente fuera de los horarios de trabajo, no respeta los límites profesionales o decide poner las tareas laborales de sus empleados por sobre cualquier otro compromiso que ellos tengan de forma unilateral, a la larga terminará generando una fuerte desmotivación en su equipo.

Con esto en mente, la solución está en poner límites claros que separen a la vida social del trabajo, dejando que los trabajadores descansen en su tiempo libre y contactándolos solamente por emergencias para que trabajen extra (realizando el pago extra pertinente y aceptando que estos están en su derecho de rechazar el pedido de ayuda).

Escándalo en Perú: un alto funcionario renunció por una fiesta clandestina durante la cuarentena

TENER ACTITUDES PESIMISTAS

Mientras que para muchos puede ser difícil llegar con una sonrisa al trabajo -y mucho más si al mismo se llega en altas horas de la mañana-, la realidad es que una persona feliz y positiva motiva mucho más que una persona negativa y pesimista. Esto es mucho más notorio en los jefes, que si son muy negativos con sus empleados (rechazando propuestas constantemente o simplemente mostrándose enojados de forma predeterminada) pueden generar tanto desmotivación como problemas de autoestima.

Es por eso que una persona en un rol de liderazgo debe ser el primero en cumplir con el lema de positividad que suelen tener la mayoría de las empresas, buscando contagiar a sus empleados con la misma y hacer que mejoren su trabajo en el proceso.

Una actitud negativa también produce desmotivación en el empleado.

FALTA DE ADAPTABILIDAD

Por último tenemos a uno de los factores más comunes en el mundo laboral: la falta de adaptabilidad. Un jefe que solamente deja hacer las cosas a su manera, por más que la misma sea improductiva o esté atrasada en comparación con las nuevas innovaciones tecnológicas, suele generar una desmotivación -especialmente en los empleados más jóvenes que llegan con predisposición de trabajar-.

Es por eso que una actitud abierta hacia nuevas formas de trabajar y realizar las actividades del día a día es clave para un jefe que quiere mantener motivado a su equipo, mientras que uno cerrado que solo busca hacer las cosas a su manera seguramente no podrá mejorar la productividad de sus trabajadores.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios