¿Sigue abierto?

El único restaurante de famosos que quebró dos veces: la icónica inversión de Sylvester Stallone y Bruce Willis en Planet Hollywood

En 1991 tres de las estrellas más famosas de Hollywood abrieron su emprendimiento que buscaba combinar la gastronomía y el mundo del cine. Pero el proyecto no resultó como esperaban.

Hace más de 30 años, una cadena de restaurantes intentó capitalizar la fascinación de la gente por el mundo del cine y la televisión. Que ese amor por las estrellas no se limitara solo a los programas y las revistas, sino que pudieran codearse directamente con esas celebridades mientras comían pollo frito. Con Bruce Willis, Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger como socios, Planet Hollywood se convirtió en uno de los lugares del momento a principios de los 90. Pero el impulso inicial se fue desvaneciendo, estuvo dos veces en bancarrota y hoy su brillo está mucho más apagado.

En los 70 Hard Rock Café había nacido en Londres con la idea de unir la gastronomía, el entretenimiento y la música. Pronto se convirtió en una marca en sí misma y explotó esta veta a través del merchandising. Bryan Kestner trabajaba en la productora Taft-Barish en 1987 cuando se le ocurrió proponerle a su jefe, el productor de cine Keith Barish, un emprendimiento. La premisa: abrir un Hard Rock Café de Hollywood y llevar esta mística a todas partes del mundo.

Robert Earl, cofundador de Planet Hollywood y actual dueño de la marca

A Barish le gustó el concepto y se reunió con varios empresarios del rubro gastronómico. Uno de ellos fue el británico Robert Earl, quien se había vuelto conocido por su cadena de restaurantes con temática medieval y en ese momento era director ejecutivo de Hard Rock International. "Le dije que no iba a hacerlo a menos que tuviéramos a celebridades como socios para hacer marketing", recuerda Earl, en diálogo con Esquire en 2021.

Dream team de estrellas

El primero en sumarse al proyecto fue el mismísimo Terminator. Arnold Schwarzenegger ya había alcanzado la fama interpretando al T-800 y se encontraba filmando la secuela. Luego fue el turno de Bruce Willis y más tarde llegó Sylvester Stallone, quien a diferencia de los otros dos pidió personalmente convertirse en inversor.

Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis fueron parte del grupo inversor inicial de la firma.

Planet Hollywood estaba pensado como un museo de la industria del entretenimiento que también vendiera comida. Para eso acudieron a los estudios de cine que prestaron accesorios de diversas películas, aunque también encontraron algunas gemas en subastas y ventas de garaje. 

Las paredes estaban decoradas con todo tipo de elementos, desde la mítica campera de cuero de The Terminator hasta el hacha que el personaje de Jack Nicholson utiliza para aterrorizar a su familia en El Resplandor.

Noche de estreno

La gran apertura se llevó a cabo en octubre de 1991 en Manhattan. El restaurante estaba ubicado en la calle 57 y demandó más de u$s 8 millones en inversión. Stallone, Willis y Schwarzenegger fueron a todos los programas de televisión durante las semanas previas para promocionarlo y también le regalaron remeras, buzos y batas a varias celebridades para empezar a hacer conocida la marca.

Estaba pensado como un museo de la industria del cine que también sirviera comida.

George Clooney, Donald Trump y Elton John fueron algunos de los tantos invitados para el debut. "Es como los Oscars, pero mejor", aseguró Oprah Winfrey. En 1993 Demi Moore se sumó como accionista y la compañía abrió su segundo local, esta vez en Minneapolis. Luego siguieron aperturas en Moscú, París y Las Vegas.

Llegó la crisis

En abril de 1996 Planet Hollywood salió a la bolsa y levantó más de u$s 725 millones, sin embargo esto sería el inicio de su crisis. "Fue un mal año y un error. Eso le puso una presión innecesaria a la empresa de tener que crecer todos los trimestres", indicó Barish.

A esto se le sumó que otras celebridades empezaron a abrir sus locales temáticos, no solo del mundo del cine sino también del deporte. La competencia creció y al mismo tiempo las luces de las estrellas se fueron apagando.

Al principio era común ver a actores de primera línea cenando o tomando un trago en Planet Hollywood. Poco a poco se convirtió en una atracción turística y los famosos dejaron de aparecer o si lo hacían era cada vez con menos frecuencia. Barish abandonó el emprendimiento en 1999 y unos meses después la firma se declaró en bancarrota. Cerró varios nueve de sus locales en los Estados Unidos y ocho de los que tenía distribuidos alrededor del mundo.

Planet Hollywood hoy

En el 2000 Schwarzenegger vendió sus acciones y un año más tarde Planet Hollywood volvió a presentarse en bancarrota. Earl tuvo la idea de diversificar el negocio y extenderlo a otros rubros, como alojamiento y juegos de azar. Así fue que en 2007 abrió un resort casino en Las Vegas.

Planet Hollywood cambió su logo y ahora apunta al negocio de casinos y hoteles.

Hoy la marca aún se mantiene en pie, aunque Stallone ya no forma parte del equipo inversor y Willis no volvió a mencionarla. Según su sitio web cuenta con restaurantes en Orlando, Los Ángeles, Las Vegas, París, Malta y Qatar

En tanto, el negocio de los casinos y los hoteles continuó creciendo. Abrieron en Cancún, Costa Rica e India. Antes de la pandemia habían anunciado la creación de una marca de lujo ph Premier que tendría un cono-hotel de 547 habitaciones en Florida.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios