Criptomonedas

Buscan meter preso al cerebro detrás de la caída de Luna, la peor crisis de cripto

Un tribunal de Seúl, Corea del Sur, emitió una orden de detención contra el cerebro detrás de la caída de Luna y Terra.

Según trascendió internacionalmente, un tribunal de Corea del Sur emitió una orden de arresto contra Do Kwon, el fundador y CEO del ecosistema de criptomonedas Terraform Labs, la empresa detrás de los tokens Terra y Luna, cuya caída provocó un desplome mundial del mercado de criptomonedas y pérdidas multimillonarias para los inversores.

Do Kwon y otras cinco personas fueron acusadas por violaciones de la ley de mercados de capitales de esa nación, según el mensaje de la oficina del fiscal. Cuando cayó la stablecoin algorítmica de Terraform Labs, el precio de Bitcoin se desplomó de u$s 40.000  a principios de mayo a u$s 27.000 apenas dos semanas después. El impacto fue tal que influyó en la quiebra de servicios cripto de alto perfil como Celsius, Three Arrows Capital (3AC) y Voyager Digital.

Luego de la caída del ecosistema, Do Kwon salió de su natal Corea del Sur para no volver

 En julio de este año, los fiscales surcoreanos allanaron la casa del cofundador de la empresa, Daniel Shin, en el marco de una investigación sobre las acusaciones de actividad ilegal detrás del colapso de Terra. También se presentó una demanda colectiva  contra Kwon y Terraform Labs en junio en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en el norte de California.  

Qué pasó con LUna/Terra y cuánto vale hoy

Como explicó anteriormente El Cronista, la caída del par Luna/Terra se dio por una combinación de malos manejos financieros (especialmente con las llamadas granjas de rendimientos) y de la concepción algorítmica de la criptomoneda. 

La idea del par Luna/Terra era que para mantener el valor de la stable anclado a u$s 1 se correría un contrato inteligente detrás de la plataforma que rastrearía la demanda de Terra (UST, la stable) y ajustaría la oferta de tal forma que el precio tienda asintóticamente a u$s 1. Si la oferta aumenta y cae el valor, el algoritmo incentiva a los usuarios a quemar UST para acuñar tokens Luna y viceversa, lo que empuja alternativamente los valores y no deja escapar a la stable de su cercanía al dólar estadounidense.

Pero como los inversores en el token solo estaban interesados en ganar los rendimientos que daban los tokens a través de un protocolo DeFi llamado Anchor, que prometía retornos de 20 por ciento anual en dólares a quienes depositaran sus UST en la plataforma. Días antes de la caída, estos depósitos comenzaron a menguar, por el dump de UST. Anchor albergaba el 75 por ciento de todo el suministro circulante de UST, es decir, u$s 14.000 millones sobre un suministro circulante total de u$s 18.000 millones. En pocas palabras, nunca hubo interés real por UST más allá de la ganancia que se podía cosechar por tener los tokens en este protocolo.

Luego de la caída del ecosistema, varios usuarios intentaron "revivir" Terra Classic (LUNC), una suerte de revitalización de la criptomoneda. El token estuvo subiendo de precio en los últimos días gracias a que anunció una nueva función que permite tener altas ganancias (similar a lo que prometía el fallido Anchor).

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios