EE.UU.

La Fed decide sobre las tasas de interés y la atención se centra en su proyección de inflación

Se espera que la tasa se mantenga en el rango de 0 y 0,25%. Una proyección de mayor inflación podría generar mayores tensiones en el mercado de bonos, y por lo tanto mayor volatilidad en el mercado en general.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunciará mañana su decisión respecto de sus tasas de interés. Si bien se espera que la entidad que preside Jerome Powell las mantenga en el rango de 0 al 0,25%la atención estará centrada en las proyecciones que harán los miembros del Comité de Política Monetaria (FOMC) en relación a la dinámica macroeconómica de EE.UU., sobre todo en relación a la inflación esperada por los miembros de la Fed. Dichas proyecciones podrían generar mayor volatilidad tanto en el mercado de deuda como en el mercado de acciones a nivel global.

A medida que Wall Street comienza a ver cada vez con más claridad el final el final de la crisis económica y sanitaria generada por la pandemia gracias al proceso de vacunación y a los planes de estímulo fiscal y monetario, la atención comienza a centrarse en las perspectivas macroeconómicas de los miembros de la Reserva Federal de EE.UU. y la proyección de inflación y tasas que esperan hacia adelante.

Martin Polo, estratega jefe de Cohen, no espera grandes cambios en la política de tasas de interés de la Reserva Federal hasta tanto no se observen lecturas de inflación por encima de lo esperado. "Creo que la Fed no va a mover la tasa ni creo que haga ninguna lectura drástica o contundente en cuanto a la aceleración inflacionaria reciente en EE.UU. Esperamos que la Fed continúe con su discurso habitual destacando que falta bastante empleo por generar a la vez que va a aprovechar que la inflación core está más abajo y que la economía va a necesitar de más estímulos. Tras el paquete de estímulo de u$s 1,9 billones es esperable que se recaliente la inflación, pero solo si la misma se ubica por encima de lo esperado, recién allí sí podríamos ver cambios. Mientras ello no ocurra no esperamos grandes cambios en la política monetaria", estimó.

Proyección de inflación de la Fed

El tema central alrededor de la visión de la Fed es su proyección de inflación y el impacto que tenga sobre los rendimientos de EE.UU. Las mayores expectativas inflacionarias estuvieron generando un desplazamiento al alza de las tasas de interés del bono del Tesoro norteamericano. Si se consolida la visión de que la Fed podría comenzar a subir las tasas en el futuro, las chances de ver una mayor volatilidad en el mercado aumentarían.

Lo que esperan saber los inversores es cuál será la dinámica de la política monetaria de la Fed y saber si la entidad comenzará (o no) a reducir sus compras de bonos e incluso subir los tipos de interés. Los expertos venían situando a la suba de tasas en 2023, pero algunos ya se atreven a adelantar dicha suba al próximo año.

Desde el estallido de la pandémica, la Fed llevó las tasas de interés a niveles del 0 y las mantuvo hasta la actualidad, comprometiéndose a dejarlas en dichos niveles hasta que la economía alcance el pleno empleo, y la inflación haya llegado al 2%. Además, la Reserva Federal anunció compras de u$s 120.000 millones en bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas y ha dicho que seguirá haciéndolo hasta que vea "un progreso sustancial adicional" hacia sus metas de pleno empleo e inflación.

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos, agregó que los avances en las campañas de vacunación han generado una expectativa de recuperación del nivel de actividad mayor a lo previsto anteriormente, junto con el hecho de que en Estados Unidos se aprobó el plan de estímulo fiscal por u$s 1,9 billones.

"Se tratan de dos factores que hacen prever un aumento del nivel de actividad. Una de las consecuencias de estos procesos ha sido un aumento del precio del petróleo (+30% en lo que va del año). El precio del petróleo impacta en los precios mayoristas de manera directa. En definitiva, en un contexto de expectativa de mayor actividad se suma el aumento del petróleo, es esperable que estemos ante un reajuste de precios. Si la tendencia se mantiene, puede empezar a generar necesidad de ajustes en las políticas de la Fed, pero por ahora van a priorizar que se concrete la recuperación del nivel de actividad para dejar atrás los efectos de la crisis", estimó Benítez.

Por último, José María Aristi, portfolio manager de ICBC Investment Argentina, proyecta un contexto de mayor inflación en el futuro. "Con una economía recuperando terreno al ritmo que lo viene haciendo EE.UU., en gran medida gracias a estímulos fiscales, pero también considerando la mejora en la situación sanitaria (menores contagios y buen avance del proceso de vacunación), en un mundo de híper liquidez con tasas virtualmente en 0, va a tender necesariamente a acelerar la inflación", dijo.

"Si bien el nivel de desempleo se redujo drásticamente (de 18% en lo peor de la pandemia al 6% actual), esto fue logrado en parte con una importante retracción de la oferta laboral. En términos netos, Estados Unidos todavía debe recuperar 9 millones de puestos de trabajo para lograr el nivel pre pandemia", afirmó el portfolio manager de ICBC Investment Argentina.

Proyección de inflación del mercado

Mirando la métrica a 5 años entre la inflación y la tasa de interés de los bonos del Tesoro estadounidense, la expectativa de inflación alcanza 2,51%, su mayor nivel en más de 10 años. En 2011 la expectativa de inflación se ubicaba en 2,45% mientras Estados Unidos salía de la crisis de 2008.

El aumento de las expectativas inflacionarias ha generado un desplazamiento al alza de las tasas de interés en el mercado, haciendo que la tasa del bono del Tesoro norteamericano a 10 años pase de niveles de 0,9% a 1,6% recientemente.

Gastón Sempere, estratega de First Mariva, señala que las mayores expectativas inflacionarias se encuentran generando un desplazamiento al alza de los rendimientos en los bonos del Tesoro norteamericano.

"La suba en los rendimientos nominales de los bonos del Tesoro de EE.UU. se deben a un aumento de expectativas de crecimiento e inflación. Se espera que la recuperación económica por la distribución de vacunas en Estados Unidos y el plan de estímulo fiscal de Biden impulsen una sólida generación de empleo que, al llegar al nivel de pleno empleo, comience a generar mejoras en los salarios y presiones inflacionarias, que a su vez se traducirían en mayores rendimientos de los bonos del Tesoro", dijo el especialista.

Una suba de tasas implica una caída de los bonos norteamericanos y tiende a generar volatilidad en el resto del mercado global de bonos así como también en el de las acciones, que se contagian de la volatilidad. Además, una suba de tasas también hace que el valor actual de las compañías sea menor y por lo tanto caigan el precio de las acciones. De esta manera, si la Fed comienza a cambiar su discurso en el margen, convalidando una mayor inflación, la volatilidad en el mercado de bonos y acciones podría acelerarse.  

Rodrigo Benítez señaló que por más de que en el corto plazo no suban la tasa de interés, la curva de rendimientos de los títulos del Tesoro de Estados Unidos confirma que la expectativa de mercado incluye una suba de las tasas de interés dentro de los próximos 24 a 30 meses. Hasta diciembre esa expectativa se ubicaba más allá de los 36 meses. Este contexto podría generar mayor volatilidad en el mercado entre las acciones de distintos sectores.

"Este cambio en las expectativas, con la suba de tasas de largo plazo juega un rol relevante en la valuación de activos. El impacto hasta ahora se ha ido compensando con el efecto positivo del incremento esperado en el nivel de actividad. El proceso de recuperación post pandemia puede implicar un reajuste de sectores, donde aquellos que quedaron rezagados por las restricciones de movilidad empiezan a recuperar valor relativo a las que se adaptaron mejor al nuevo contexto", dijo el economista jefe de Quinquela

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios