Finanzas personales

Cómo empezar a invertir en la Bolsa y no perder en el intento

El mercado ofrece una amplia gama de opciones con buenos rendimientos. Pero hay que tener en cuenta una serie de elementos antes de ingresar y así cumplir con el objetivo de agrandar el capital inicial.

Ante el avance de la inflación y la pérdida del poder adquisitivo de la moneda local, los argentinos buscan cada vez más formas para hacer rendir su dinero. Una de las alternativas es empezar a invertir en los instrumentos que ofrece la Bolsa, que en algunos casos brindan buenos rendimientos.

No obstante, hay que tener en cuenta una serie de elementos antes de ingresar al mundo de las inversiones financieras y así cumplir con el objetivo de agrandar el capital inicial. De este modo, es posible tener una experiencia satisfactoria o, por lo menos, aceptable, en un rubro en el que siempre hay riesgos.

Cabe recordar que las operaciones que ofrecen la posibilidad de obtener mayores rendimientos son al mismo tiempo las de mayor riesgo, mientras que aquellas que brindan ganancias más modestas suelen presentar uno más acotado. Por tanto, estás ultimas son más recomendadas para los principiantes.

"Como todo aquello que se prueba, hay que hacerlo en forma moderada y debe realizarse de a poco. No hay que meterse a una pileta sin haber probado antes la temperatura del agua. Hay que empezar con algo conservador, evitando las opciones arriesgadas", recomienda Daniel Vicien, de Balanz.

El especialista resalta que siempre se debe apostar por lo que se conoce. Por ejemplo, si se quiere invertir en un bono, se debe averiguar quién es el emisor, la calificación crediticia y las condiciones. En el caso de las acciones, hay que saber a qué se dedica la empresa y en qué situación se encuentra en ese momento.

"Siempre hay que tener en cuenta el plazo al que se quiere invertir y la tolerancia al riesgo por parte del inversor. Esto último significa qué riesgo o volatilidad está dispuesto a asumir. Este mercado dice minuto a minuto si se gana o se pierde. En cambio, con las propiedades no se enteran del precio hasta que se venden", señala.

Tipos de inversión


El mercado ofrece distintos tipo de instrumentos y, dentro de cada uno, hay múltiples opciones con diferentes características y para distintos perfiles de inversores. Por tanto, la gama de opciones que se ofrece es amplia, aunque puede dividirse en dos grandes grupos: 

  • Renta fija, que consiste en prestarle el dinero a una empresa, institución o al Estado a cambio de una tasa de interés determinada. Dentro de este grupo se encuentran los títulos de deuda pública (bonos) o privada (obligaciones negociables). También están los plazos fijos

  • Renta variable, que consiste en comprar una parte de capital de una compañía a través de la adquisición de sus acciones. Con esta operación se apuesta a que las cotizaciones bursátiles de dichas acciones se incrementen en un determinado período y ganar con la tenencia de estos papeles. 

¿En qué invertir?


Más allá de los bonos y acciones de empresas que cotizan en la Bolsa local, un instrumento que últimamente ha mostrado una gran demanda son los Certificados de Depósito Argentinos (Cedear). Se trata de activos que operan en el mercado local y que representan acciones de empresas que cotizan en Wall Street.

A través de ellos, ingresando en pesos, se puede apostar por compañías que vienen registrando subas importantes en sus cotizaciones y que muestran potencial de crecimiento, tales como Google, Apple, Facebook o Microsoft, entre otras de las más de 250 que están a disposición mediante este instrumento.

Estos activos, cuyo rendimiento se da en base a la cotización de la compañía afuera y al tipo de cambio, en los primeros meses del año mostraron ganancias de hasta 50% en pesos. No obstante, hay que tener en cuenta que, así como se puede ganar, también se puede perder. Ante este riesgo, hay que analizar previamente en cuál empresa invertir.

En ese sentido, los expertos le recomiendan a los principiantes empezar con los Fondos Comunes de Inversión (FCI)Estos instrumentos está conformados por carteras diversificadas, en base a montos aportados por un grupo de personas con objetivos similares de rentabilidad a corto, mediano o largo plazo.

Estos fondos son administrados por especialistas en finanzas y pueden estar integrados por distintos instrumentos, como acciones de empresas que cotizan en el mercado local, Cedear, bonos, Obligaciones Negociables (ON), plazos fijos, divisas, metales preciosos, contratos de futuros e instrumentos emitidos por entidades financieras.

Los FCI son recomendados para principiantes y personas que no cuentan con mucho tiempo, ya que la administración está a cargo de especialistas en inversiones. Además, son muy demandados por inversores minoristas por su gran accesibilidad, dado que se puede ingresar desde $ 1000 en adelante.

En el mercado se ofrecen varios tipos de FCI y su rentabilidad varía según el desempeño de cada uno. Entre ellos, se encuentran los fondos denominados como "T+0" y "T+1", que ahora muestran ganancias de 30% a 37% anual, simular a un plazo fijo, pero con la ventaja de poder retirarse de forma inmediata o en 24 horas.

CÓMO INVERTIR


Muchos instrumentos bursátiles no requieren de grandes capitales para empezar sino que se puede ingresar con pequeños montos, los cuales varían según el tipo de inversión. Desde lo técnico, es un proceso muy sencillo que se realiza de la siguiente manera:

  • El inversor debe tener una cuenta comitente en un broker o sociedad de Bolsa.

  • Desde su cuenta bancaria, debe transferir a la cuenta comitente el monto que quiera invertir.

  • Desde la plataforma del broker, ya sea página web o la aplicación móvil, debe buscar el instrumento al que quiere ingresar, identificar cada una de las opciones con sus respectivas características y seleccionar el de preferencia.

  • Cuando el inversor decida retirarse del activo al que ingresó o venza el plazo del mismo, podrá transferir de nuevo el monto a su cuenta bancaria.


A tener en cuenta


Como se mencionó anteriormente, las inversiones que prometen una mayor ganancia, al mismo tiempo, poseen un riesgo mayor. En tanto, las operaciones cuyo rendimiento es más moderado suelen tener un menor nivel de riesgo. Es muy importante tener en cuenta esto al momento de decidir en qué invertir y de qué forma.

Algunos analistas recomiendan empezar con un asesor financiero, ya sea uno que trabaje de manera independiente o que sea parte de una compañía. Esto puede permitirle al inversor principiante estar un poco más seguro, en base a los conocimientos del especialista, y dedicarle menos tiempo al día a día del mercado.

No obstante, el inversor puede hacerlo también por sus propios medios, sin asesoría, utilizando las plataformas digitales de los brokers, las cuales son sencillas para operar. Sin embargo si se decide por esta opción, deberá seguir constantemente las novedades del mercado y el contexto económico y político, ya que esto puede impactar sobre sus activos.

En cuanto a las comisiones, los brokers no suelen cobrar por las aperturas de cuentas, pero sí lo hacen por cada una de las operaciones que los inversores realizan. Estas comisiones varían según cada agente, pero en este momento oscilan entre el 0,5% y 1% en base al monto de la operación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios