Inversiones en pesos

Guía para invertir los pesos y evitar que se derritan contra la inflación

La aceleración inflacionaria obliga al inversor a buscar alternativas para evitar que los pesos se diluyan en la caja de ahorro. La industria de FCI ofrece opciones muy convenientes.

En esta noticia

En un contexto de aceleración inflacionaria, tener los pesos depositados en la cuenta sin trabajar implica afrontar una pérdida de valor del capital. Es por ello que los inversores se ven forzados a buscar opciones para hacer trabajar los pesos, aun en plazos cortos para poder acompañar la suba de precios de la mejor manera posible y no descapitalizarse.

El mercado local, a través de los fondos comunes de inversión, ofrece alternativas interesantes de muy corto plazo para todas aquellos que buscan cuidar sus pesos durante el mes. 

Tanto las familias como las empresas tienen flujos de dinero a lo largo del mes, con ingresos y gastos. Hay momentos en los que deben enfrentar pagos que se efectuarán en los próximos 10 a 20 días dentro del mes. En el caso en que los agentes tengan el efectivo disponible para pagarlo, tener parado el capital implica una pérdida dada la aceleración inflacionaria actual.

Para hacer trabajar los pesos de muy corto plazo, la industria de Fondos Comunes de Inversión (FCI) cuenta con opciones interesantes y cada vez más populares. Estos son los FCI money market (T+0) y los FCI T+1.

De hecho, más de la mitad de los pesos en la industria de fondos comunes de inversión están alojados en los Fondos T+0 y T+1.

Según datos provistos por los analistas de Criteria, de un total de $ 4,3 billones que administra la industria de FCI, $ 1,7 billones están en FCI T+0 (cerca del 40%) y $ 660.240 millones en T+1 (15%).

Entre ambas categorías suman cerca del 55% del total que administran todas las gestoras en el mercado local.

Los analistas de Banco Santander destacaron que los inversores que buscan rentabilizar sus ahorros de corto plazo hoy están optando mayormente por estas dos opciones: los money market y los denominados "T+1".

"Los inversores más conservadores suelen elegir los primeros mientras que los que buscan más rendimiento y aceptan correr mayor riesgo, optan por los segundos. Los "T+1" se diferencian por estar invertidos principalmente en deuda de corto plazo, en vez de depósitos bancarios. El FCI "T+1" del Santander, por ejemplo (Supergestión Mix VI) últimamente viene aumentando su proporción de activos ajustados a inflación. Esto, aparejado con la suba de tasas de los títulos, ha llevado a un mayor rendimiento de este tipo de fondos por sobre los money market", comentaron.

Fondos T+0 frente a los T+1

Los money market tienen posiciones en inversiones a plazo, como plazos fijos, cauciones, cuentas remuneradas. Son fondos con rescate inmediato y no tienen activos valuados a mercado, por lo que el valor de su cuotaparte no se ve afectada por la volatilidad de los activos. En cambio, los T+1 sí tienen activos valuados a mercado y tiene un rescate a 24 horas.

Los FCI T+1 son un poco más riesgosos pero a cambio ofrecen mayores retornos y en ambos casos son los más populares para hacer trabajar los pesos de corto plazo.

Los analistas de Balanz resaltaron que los fondos money market son una categoría de FCI que suelen ser ampliamente demandados por empresas como por individuos para administrar un flujo de fondos de corto plazo.

"Los mismos invierten mayormente en un menú de cuentas remuneradas de bancos, y también en plazos fijos, pases y cauciones, siempre de acuerdo a los límites regulatorios de la normativa vigente. De este modo, su rendimiento está ligado al devengamiento de las tasas cortas del mercado de dinero", explicaron.

Además agregaron que gracias a que se pueden rescatar en forma inmediata, los fondos de money market funcionan como una suerte de reemplazo a lo que antiguamente era un interés devengado sobre saldo en cuenta.

"Por eso en Balanz solemos decir que ´la Caja de Ahorro no ahorra´ y por eso proponemos como alternativa el Fondo Balanz money market", dijeron.

De todos modos, invertir en fondos T+1 tiene sus riesgos ya que, a diferencia de los FCI T+0, los primeros tienen activos que cotizan en el mercado, mientras que los money market no.

En ese sentido, los analistas de Balanz explicaron que si bien la duration de los T+1 es corta, estos fondos invierten en bonos valuados a mercado en una gran proporción, con lo cual no están exentos a que puedan en algún momento registrar valores cuota negativos.

"No deben tomarse ambas categorías de fondos como sustitutos perfectos. Pero sí es verdad que el spread de tasas entre los T+1 y los money market se encuentran en niveles entre 10% y 15%, lo cual es récord dado que más duplican el spread promedio de los últimos dos años. Esto explica el boom que vemos en los flujos hacia los T+1 en lo que va del año", afirmaron.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) también resaltan que los fondos money market son una de las opciones más destacadas a la hora de hacer trabajar los pesos de corto plazo.

En relación al atractivo de estos instrumentos, desde PPI remarcan que son fondos que siguen siendo una opción para los pesos transaccionales (menos de siete días) con bajo riesgo. "Su volatilidad apenas supera el 1%, y su dispersión entre máximos y mínimos dentro de la categoría se redujo a la zona 20 puntos", comentaron.

Como opción alternativa a los money market, desde PPI destacan los FCI T+1 conservadores, en los que representan un riesgo adicional en el margen a los T+0 pero ofrecen mayores retornos.

"Para aquellos perfiles que buscan ganarle a los money market, asumiendo un poco más de riesgo, los fondos de Renta Fija con rescate en 24 horas pueden ser una opción válida. Los T+1 ´conservadores´ son aquellos fondos con una combinación de disponibilidades y letras de liquidez, por al menos más de un 20% de la cartera. Esta porción tiende a anclar la volatilidad de las mismas", dijeron.

Además, desde PPI aclararon que estos fondos incorporan en cartera activos (a mercado) de corto plazo, como Lelites, letras a descuento o ajustables por CER, obligaciones negociables o fideicomisos financieros, entre otras.

Así, logran Tires indicativas del 39% al 40% promedio, con una volatilidad tan solo 30 puntos básicos por encima de los fondos de liquidez inmediata (1,4%).

SUBA DE TASAS DEL BCRA

Desde comienzo de año, el BCRA dispuso tres aumentos en las tasas de interés. Fueron de 200 puntos básicos en enero, 250 puntos básicos en febrero y 200 puntos básicos en marzo.

Esto lo implementó con el objeto de establecer un sendero tendiente hacia una tasa real positiva, y de ese modo, hacer más atractivos los bonos en pesos y también buscar contener al dólar.

De esta manera, los fondos comenzaron a capturar dichas subas en sus rendimientos.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones remarcaron que la nueva suba de tasas por parte del BCRA (elevándola al 42,5%), comienza a impactar positivamente en los retornos de los fondos T+0.

"Esperamos que la tendencia de mejora en los rendimientos de los T+0 continué como resultado de la política esperada del BCRA a futuro, y establecida en el acuerdo con el FMI. Como referencia, los plazos fijos hoy apuntan a tasas ya arriba de 39%, mientras que las cuentas remuneradas mantienen retornos aún en torno al 30% al 31%", dijeron desde PPI.

La suba de tasas del Banco Central fueron más rápidamente capturada en los fondos T+1 que en los T+0.

Federico Pérez, gerente de Inversiones de Mariva Fondos, remarcó que el spread de rendimiento entre un money market y un fondo T+1 es de 8,5% de Tasa Nominal Anual (32% vs 40,5%).

"La reinversión de las colocaciones en tasa a plazo en un money market hace que lleve algo de tiempo capturar el rendimiento de las últimas subas de tasa, mientras que las inversiones ajustadas por Badlar y CER de un fondo T+1 lo hace más rápido", comentaron.

Con una visión similar, desde Balanz remarcaron que en este contexto, los fondos que más rápidamente comenzaron a capturar estas subas fueron los llamados T+1.

"Estos fondos están más volcados a papeles con tasas flotantes y a letras del Tesoro, cuya curva también empezó a mostrar tasas más atractivas. En lo que va del año, los fondos T+1 tuvieron suscripciones netas muy relevantes, por más de $ 135.000 millones, lo cual representa un aumento del 44% sobre el AUM (activos bajo gestión) al 31 de diciembre versus sólo un incremento del 11% de los money market", detallaron.

La dinámica detrás de las suscripciones netas se explica por el hecho de que muchos inversores, tentados por tasas más altas, decidieron tomar algo más de riesgo y alocar sus fondos de corto plazo en T+1 que suelen tener duración corta (6 meses máximo), dependiendo el fondo.

"A modo de referencia, un FCI money market está rindiendo TNA en el área de 30% al 33%,  versus los T+1, con tasas nominales anuales del 43% al 45%", dijeron desde Balanz.

En cuanto a la estrategia que implementan desde Banco Mariva, Federico Pérez puntualizó que hoy buscan un posicionamiento de Badlar 40%, CER 30% y Tasa fija del 30%.

"Somos muy cuidadosos en la selección de los créditos y liquidez de los instrumentos, este proceso nos permite mantener la buena performance de la relación retorno-riesgo en el tiempo", comentó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.