TITULOS DEL TESORO

FMI, bonos CER y riesgo dólar: la deuda en manos de no residentes que vigila el mercado

Inversores no residentes tienen títulos de deuda del Tesoro Nacional por unos u$s 2500 millones. Si se llegaran a implementar medidas para relajar el cepo, temen que la salida de fondos pueda impactar sobre la brecha.

En esta noticia

Según el balance de pagos argentino al cierre 2021, el stock de bonos en moneda doméstica en manos de no residentes es de u$s 4927 millones, medido al dólar oficial. Pero tomando el stock de deuda en pesos en términos de contado con liquidación, cae a niveles cercanos de u$s 2500 millones.

Si implementaran medidas para relajar el cepo (tal cual lo establecido con el FMI), estos inversores pueden aprovechar la apertura en la puerta de salida e intentar desarmar la deuda en pesos dentro de la cual están atrapados. En caso de que eso ocurriese, la presión cambiaria y sobre la brecha cambiaria podría volver a recalentarse.

Si bien se reduce a cerca de la mitad, ese stock no deja de ser un factor de riesgo para el mercado. Es que dicho monto es percibido como una amenaza para la estabilidad de la brecha cambiaria.

Los inversores internacionales huyeron con prisa durante 2018 y 2019 y siguieron escapando de los bonos locales, con la venta de activos y gracias a los canjes que les ofreció el ministro de Economía, Martín Guzmán.

De esta manera, y según el balance de pagos de deuda argentina al cierre de 2021, el stock de deuda en pesos en manos de no residentes medido en contado con liquidación ronda el 0,6% del PBI.

Gloria Patrón Costas, analista de PPI, resalta que el stock de deuda en no residentes se ha visto reducida significativamente en el último tiempo. Según precisó, se contrajo 27,1% a lo largo del 2021 hasta alcanzar u$s 4927 millones (medido al tipo de cambio oficial) en el cuarto trimestre del año pasado.

"Considerando los niveles actuales del tipo de cambio contado con liquidación, este monto representa cerca de u$s 2700 millones a u$s 2750 millones e incluso cae a u$s 2500 millones considerando los precios actuales de los títulos en pesos", dijo Patrón Costas.

Riesgos para la brecha

Si bien luce relativamente bajo dicho stock, no deja de ser un riesgo para la estabilidad cambiaria y de la brecha.

En el caso en que la volatilidad cambiaria regrese, o bien se dispare aún más los riesgos globales, la estabilidad actual del tipo de cambio puede verse nuevamente amenazada.

Es cierto que estos inversores están casi atrapados en activos en pesos por culpa del cepo, sin embargo, una eventual intención de salida de estos fondos podría agregar más presión al tipo de cambio.

El tema central pasa por el timing y el acuerdo con el FMI.

Es decir, si se llegan a implementar medidas para relajar el cepo y en línea con lo planteado en el acuerdo con el FMI, estos inversores pueden aprovechar la apertura en la puerta de salida e intentar salirse de deuda en pesos local.

Allí, nuevamente se recalentaría las presiones cambiarias y la brecha podría volver a subir.

Julio Calcagnino, analista de mercados de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, advierte que los inversores offshore son siempre una posible fuente de volatilidad latente para la brecha cambiaria.

"En el caso en que decidan cerrar sus posiciones en activos locales, el CCL es la fuente natural de dolarización y expatriación de fondos", advirtió.

Por su parte, Gloria Patrón Costas remarcó que "los pesos en manos de tenedores no residentes significan un riesgo en términos cambiarios ante un eventual desarme de posiciones que impulsen la cotización del CCL (cómo sucedió durante buena parte de 2020) y empujen un salto en la brecha (hoy en torno al 82%)".

De igual manera, Francisco Mattig, portfolio manager de Consultatio, advertía en redes sociales sobre los riesgos que representa el monto de deuda en pesos por parte de los no residentes.

"Los inversores no residentes ´atrapados´ en deuda en pesos del Tesoro Nacional son u$s 4927 millones, valor nominal al TC oficial. Esto es algo así como u$s 2500 millones al CCL. En términos de ruedas del CCL sigue siendo un montón. Otro riesgo para la brecha, además de la macro y la política", marcó Mattig en su cuenta de Twitter.

Motivos para quedarse

Los inversores no residentes tienen mayormente deuda CER. El riesgo radicaría en que estos bonos dejen de ser atractivos y que los inversos no encuentren otros activos con los que quieran quedarse en deuda argentina en pesos. En ese escenario es que intentarían saltar el cepo, golpeando finalmente a la brecha.

Pero esto es algo que por ahora no ocurre. Es que la deuda CER sigue siendo atractiva como inversión en moneda dura.

Mateo Reschini, senior research analyst de Inviu, advierte que el stock de deuda de no residentes es una variable a monitorear aunque por ahora no luce como alarmante.

"El stock de inversores extranjeros que queda se vuelve problemático cuando de repente hay un miedo a que decidan desarmar esas posiciones", marcó.

"Mucha de la deuda de no residentes están en bonos CER. Por ahora no vemos elevados riesgos sobre esa deuda ya que por el lado de los rendimientos, estos bonos le viene ganando al dólar. El problema que puede llegar a haber es si hay algún tipo de reordenamiento del perfil de deuda del Tesoro y se decida disminuir la carga en deuda CER. Por ahora no parece del todo conveniente ya que es la gran parte de financiamiento y rollover que recibe el Gobierno. De todos modos, es una variable a monitorear", advirtió Reschini.

A su vez, Patrón Costas agregó que la deuda CER sigue siendo atractiva, por lo que el riesgo de salida de los no residentes por ahora no se activa.

"El interés dentro de la curva en pesos se mantiene vigente con un crawling peg estable y un contado con liquidación tranquilo en la medida que entramos en el período de mayor liquidación del sector agroexportador. Los CER lideraron los retornos totales dentro del universo en pesos y superaron incluso al CCL en el mismo período del año pasado. Hasta ahora, la dinámica se repite con un retorno total de +1,8%/+4,9% para los CER en lo que va de marzo", comentó.

Finalmente, Julio Calcagnino, analista de mercados de TSA Bursátil, agregó que podría existir un combo de incentivos a que mantengan sus tenencias.

"La inflación norteamericana que aprecia el tipo de cambio real local y el hecho de que el índice de tipo de cambio real multilateral (ITCRM) implícito en el CCL está más cerca de máximos históricos que de mínimos. Con la tasa a 6 meses en EE.UU. por debajo del +1,0%, invertir en una Ledes S31G2 podría dar el mismo rendimiento si el CCL se ubica en torno a $ 241", comentó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.