Inversiones en pesos

Mayor expectativa de inflación desató un rally de cobertura con bonos CER

Los bonos CER rinden negativo debido a la demanda de cobertura de los inversores contra la inflación. La expectativa de que se mantengan en niveles elevado abarcan todo 2022.

En esta noticia

La deuda que ajusta por CER sigue operando con tasas reales negativas en su tramo corto. El mercado cree, ante las chances de seguir viendo elevada inflación, que los rendimientos seguirán hundiéndose en negativo hacia los tramos más largos.

En ese contexto, los analistas ven valor en la deuda CER para lograr cobertura inflacionaria para perfiles conservadores. La industria de FCI percibe con los flujos la demanda de cobertura.

Suba del precio del pan: el Gobierno prepara bolsa subsidiada; panaderos con paro de producción

Empresas van a la Justicia en busca del dólar oficial

Alta expectativa

Los bonos CER del tramo corto operan con tasas reales de hasta -4%. Los bonos CER a 2022 operan con tasas de -4%, mientras que en la deuda a 2023 rinde -2% y 0% en la deuda a 2024.

Para los bonos a 2026, las tasas de la deuda CER se ubica en torno al 2% y en el tramo más largo, los rendimientos operan entre el 4% y 6%.

La expectativa del mercado es que la inflación va a seguir siendo alta, y por lo tanto, la necesidad de cubrirse de tal riesgo se va a mantener.

  Los analistas de Cohen agregaron que los inversores siguieron demandando bonos CER, dando una clara señal de desconfianza sobre el manejo de la inflación 2022.  

  "La necesidad de cobertura ya ha dejado con rendimientos negativos a los bonos que vencen en 2023, dejando atractivos a aquellos que vencen en 2024, cuya tasa real aún es positiva", dijeron desde Cohen.  

Según el acuerdo con el FMI, la inflación en 2022 sería de entre 38% y 48%. Estos niveles son inferiores a lo que espera el mercado a través del REM, que la sitúa en torno al 55%

Más allá de la inflación de este año, el acuerdo con el FMI contempla que en 2023 la misma se ubicaría entre 34% y 42% mientras que para 2025 - último año de vigencia de las políticas macroeconómicas consensuadas con el FMI- incluiría una suba de precios que tendría un alza de entre 29% y 37%.

De esta manera, y dado a que la inflación se espera que siga alta en los próximos meses, es factible que los rendimientos reales se mantenga en niveles bajos debido a la elevada demanda de deuda CER.

José María Aristi, portfolio manager de ICBC Investment Argentina espera que las tasas reales sigan siendo negativas.

"De acuerdo con la emisión monetaria generada durante el año 2021, produciendo una abundante liquidez de pesos y conforme al ritmo de absorción del masa monetaria, entendemos que las tasas reales para la deuda CER seguirán siendo negativas, adicionalmente, el riesgo de que la inflación sea superior a la esperada mantendría muy firme la demanda de este tipo de activos", comentó.

Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero espera que los bonos más cortos sigan operando con tasas reales negativas.

"La indicación de inflación del 48% para 2022 que se menciona en el acuerdo con el FMI luce demasiado optimista cuando el mercado espera el 55%. Por eso, es probable que la parte corta de la curva se mantenga muy demandada y en terreno negativo. De hecho, el Boncer 2024 (TX24), en el tramo medio, ya está cada vez más cerca de cero", estimó.

Extendiendo plazos

El hecho de que el tramo corto opere con tasa reales debajo de 0%, esto podría empujar a los inversores a buscar tasas reales positivas en tramos más largos, aun asumiendo mayor volatilidad.

Es decir, si las tasas cortas se hunden en negativo, el mercado podría verse obligado a buscar plazos más largos, en donde la curva se ubique por encima del 0%.

El riesgo en ese sentido es que, a mayor duration, la volatilidad en dichos bonos tiende a ser mayor.

Los analistas de Cohen estimaron que el mercado buscará extender duration en sus carteras a medida que los rendimientos en la curva CER se vuelve negativo en términos reales.

"El mercado opera en base a la coyuntura económica y a las expectativas así como también el contexto actual de las tasas. Si partimos de esta idea, la necesidad de buscar tasas reales positivas extenderá la maturity de los portafolios, dejando vulnerables a las carteras ante cualquier imprevisto en el corto plazo, ya que a mayor maturity, mayor sensibilidad", advirtieron.

Para Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, la preferencia por activos de cobertura contra la inflación se mantiene intacta, sobretodo para aquellos perfiles conservadores y en un marco en que los desafíos macro persisten. 

Así mismo, el economista de Grupo SBS entiende que dado el contexto actual, luce conveniente posicionarse en bonos cortos dentro de la curva.

"Mantenemos la preferencia por CER en el espacio de pesos. Sin embargo, aunque dado nuestro view de que el Tesoro ofrecerá mayores tasas buscando captar financiamiento neto en las licitaciones ante el límite a la asistencia monetaria del FMI en el acuerdo, preferimos mantener durations cortas, no más allá del TX23", dijo.

Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero espera que la inflación se mueva más a la par al dólar este año, lo cual le da combustible a la demanda de cobertura inflacionaria.

"Este año, con el acuerdo con el FMI cerrado, queda descartada la continuidad del atraso cambiario y las tasas negativas. Lo esperable es que el 2022 termine siendo muchísimo más parejo para los distintos tipos de activos de cobertura. De todas maneras, el aumento del dólar y las tarifas, que hasta ahora venían pisadas, serán combustible para la inflación. Además, con el conflicto en Ucrania, se suman los aumentos de los commodities, que impactarán en los precios de los alimentos y la energía locales", afirmó.

Cobertura en la industria de FCI

La demanda de bonos CER se pudo observar con claridad en los flujos dentro de la industria de fondos comunes de inversión.

Es decir, los inversores buscan cubrirse del aumento de los precios a través de la suscripción de fondos comunes de inversión que invierten en deuda CER.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) agregaron que los fondos CER ya representan el 8% de la industria (o más de $308.000 millones).

Según sus estimaciones, los FCI CER mostraron un crecimiento promedio del 20% mensual en el 2021, y sumaron en enero de este año otro 22%, lo cual lo deja muy por encima de la industria, que el año pasado sumó un 5% mensual.

"Si analizamos los flujos, la tendencia ha favorecido a este segmento en el último tiempo. Tal es así, que en enero la preferencia por el ajuste CER superó al resto de las categorías (incluso a los MM). Estos lograron captar más de $42.000 millones, que sumado con lo que va de febrero, alcanzan los $56.000 millones", afirmaron.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.