Terra: los bancos 'respiran' ante el colapso de las criptomonedas

Los problemas en la industria de las critpomonedas reducen la presión sobre el sector de las finanzas tradicionales y los reguladores

Los fans de las criptomonedas antiautoritarias están descubriendo dónde reside realmente el poder. Corea del Sur ha prohibido a algunos empleados de Terraform Labs [la empresa detrás de la stablecoin TerraUSD y su token hermano, Luna] salir del país. Esta medida inusualmente estricta sugiere que los fiscales están intensificando una investigación sobre el espectacular colapso de la stablecoin.

Casi se pueden oír los suspiros de alivio de los llamados "Tradfi" [finanzas tardicionales] ante los reveses que ha sufrido el sector de las criptomonedas en todo el mundo. La presión de los bancos centrales para desarrollar sus monedas digitales ha desaparecido. Los reguladores se enfrentan a una tarea más fácil para frenar una industria maltratada por los colapsos de precios de los que advirtieron.

La cripto Luna de Terraform llegó a ser una de las 10 criptomonedas más importantes del mundo por valor de mercado. Ganó más de 12.000% en el lapso de un año. Perdió el 99,99% de su valor en sólo 48 horas después de que su stablecoin TerraUSD se estrellara.

Tras la caída de Bitcoin, el mercado de criptomonedas se prepara para nuevas sacudidas

Se les había prometido a los inversores un rendimiento del 20% por depositar sus criptomonedas TerraUSD. En cambio, perdieron más de u$s 45.000 millones.

Las autoridades coreanas están investigando a Do Kwon, cofundador de Terraform Labs. Una de las líneas de investigación es la presunta evasión de impuestos. Otra es la presunta malversación de las participaciones en bitcoins de la empresa. El empresario ha dicho que es inocente de cualquier delito.

Las demandas presentadas por los inversores podrían marcar una pauta más amplia. Suelen alegar que TerraUSD dependía de algoritmos incompletos, vulnerables en épocas de caída del mercado. Sin embargo, la legislación que cubre los activos digitales es escasa en todo el mundo. Esto reduce la protección de los inversores. La mayoría de las empresas de criptomonedas, como Terraform, ni siquiera están clasificadas como instituciones financieras

La quiebra de Terraform y el bloqueo de las retiradas de fondos por parte de Celsius Network, un prestamista de criptomonedas, han sacudido al sector. La industria ya estaba asustada por el desplome del precio de bitcoin a menos de la mitad, en respuesta a la caída de los precios de las acciones.

Bitcoin y Ether se desploman y dejan un "baño de sangre" entre los compradores

Para las finanzas tradicionales, los problemas de las criptomonedas no podrían haberse materializado de una forma más práctica. Han desmentido las afirmaciones de que los precios no estaban correlacionados con los activos convencionales. Han demostrado que los inversores pueden perder fácilmente su dinero. Y han tenido poca repercusión porque el sector sigue siendo relativamente inconexo y pequeño. Por ejemplo, el valor total de los activos de stablecoin, de unos u$s 190.000 millones, es inferior al 1% del valor de mercado de u$s 50.000 millones de la renta variable estadounidense.

Los reguladores no pueden esquivar todas las balas. Los inversores que se alegran de las ganancias no reguladas siguen buscando recompensa por las pérdidas no reguladas. La proliferación de demandas colectivas así lo demuestra.

Después de la actual sacudida, los organismos de control financiero de todo el mundo tendrán que abrir un territorio regulado en las tierras baldías de las criptomonedas. Las resistencias deberían ser escasas.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios