Informe

El proceso de recuperación económica y laboral en Argentina es "insuficiente"

Un análisis sobre cómo juegan las paritarias en los salarios, cuál es el balance de la ocupación y desocupación en el segundo trimestre de este año y cuáles son los grupos más rezagados.

Los resultados de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) dejaron en evidencia que el proceso de recuperación económica y laboral que atraviesa la Argentina desde mediados del 2020 es "insuficiente".

Así lo describió un informe elaborado por el Centro de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (CETyD) y la Escuela Interdisciplinaria de Altos Estudios Sociales (IDAES) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Pese a que los niveles de empleo crecieron hasta equiparar a los de 2019, el trabajo resaltó que en ese momento la estructura ocupacional ya presentaba altos índices de precarización e informalidad. "Aunque el pronóstico luzca como optimista, los salarios de los trabajadores formales tal vez logren empatar con la inflación a fines de año; pero incluso en ese caso, aún continuarían rezagados un 20% respecto de 2017", advirtió.

Los salarios crecieron 4,9% en julio pero igual pierden frente a la inflación anual

Y en ese eje, continuó: "El salario mínimo volvería a crecer, después de cinco años de contraerse ininterrumpidamente; pero considerando ese aumento, su poder adquisitivo será un 32% inferior al de 2015".

"El reciente incremento del salario mínimo muestra a un gobierno ocupado en la recomposición de los ingresos de los trabajadores -sostuvo-. La implementación del programa Registradas es una medida necesaria y salda una cuenta pendiente de las políticas de la pandemia (...) Y la reducción de contribuciones patronales para la contratación de trabajadores que hayan participado en programas de formación y empleo es una iniciativa que también contribuye a la recuperación del mercado laboral".

NIVELES DE empleo

En lo que se refiere a la recuperación de la actividad económica, la cantidad de ocupados en Argentina equiparó a la del año 2019, es decir, a los niveles previos a la pandemia. La tasa de desocupación, por su parte, en el segundo trimestre de este año fue inferior no sólo a la de 2020 sino también a la de 2019.

Cabe resaltar que la evolución respecto de 2019 no obedece a un crecimiento del empleo respecto de ese entonces, sino a la disminución de la población económicamente activa.

La equiparación de los niveles de empleo en el segundo trimestre de 2021 respecto a 2019 atiende al crecimiento de la cantidad de trabajadores por cuenta propia en primer lugar, y al de los asalariados formales del sector público, en segundo término.

El trabajo informal bajo relación de dependencia es la categoría ocupacional que más se vio afectada por la pandemia, de acuerdo con el estudio. "En el momento más agudo de la crisis, cerca de uno de cada dos asalariados informales había perdido su empleo -indicó-. Y en el segundo trimestre de 2021 aún había 10% menos que en 2019".

La recuperación del empleo fue desigual entre los distintos segmentos poblacionales. Los cuatro grupos que se encuentran más rezagados son las mujeres, los jóvenes, los mayores y los que cuentan con un bajo nivel educativo. En el caso de las mujeres, en el segundo trimestre de 2021 se contabilizaron casi 210.000 ocupadas menos que en 2019, evolución que contrasta con la de los varones, entre quienes se registraron 260.000 ocupados más.

Salarios del sector formal

Con los aumentos definidos en la reunión del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, el poder adquisitivo del salario mínimo se incrementará un 10% entre los meses de febrero de 2021 y 2022. El informe detalló que el valor será superior en un 13% al que hubiera alcanzado de haberse mantenido la progresión que se acordó originalmente (y que hubiera implicado una caída interanual del 3% en febrero de 2022).

Según la evolución acordada, el salario mínimo alcanzará su nivel más elevado este mes (octubre), cuando equiparará al de diciembre de 2019.

De esta forma, se quebraría la tendencia a la baja vigente desde 2016 y, por primera vez en cinco años, el salario mínimo volvería a ganarle a la inflación. Empero, dada la magnitud del deterioro previo, "la recuperación del 2021 es acotada". Incluso con la variación positiva esperada para este año, el poder adquisitivo del salario mínimo habrá sido en 2021 un 32% inferior al de 2015.

Por su parte, la carrera de este año entre precios y salarios aún ubica a los ingresos de los trabajadores en un lugar rezagado. En caso de que no se produjeran nuevas revisiones de las paritarias y que los acuerdos pendientes se definieran en valores similares, el poder adquisitivo de los salarios caería 3,2% durante 2021. 

"En un marco de restricciones -apuntó el trabajo-, ¿qué margen había para que las políticas públicas implementadas durante este año torcieran el rumbo económico y laboral con el que nuestro país llegó al mes de septiembre?". Y una pregunta más acuciante aún: ¿cuál es la estrategia hacia adelante? Ya no para revertir el resultado electoral, aclaró, sino para que durante los próximos dos años de gestión se pueda avanzar en un proceso sostenido de mejora de las condiciones de vida de la sociedad.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios