CONVULSIÓN EN JUNTOS POR EL CAMBIO

La trastienda del affaire Manes: picardía jujeña, documental en Netflix y temor a la traición

La condición de outsider de Facundo Manes encierra un riesgo: que la estructura de la UCR le suelte la mano. Documental en Netflix y relación de friend-enemy con Gerardo Morales.

El neurocientista, diputado nacional y autor best-seller está decidido a liderar la resurrección radical. O al menos lo estaba. Facundo Manes quiere pelear por la presidencia en 2023. Y desde hace meses recorre el país para lograrlo. En los últimos meses estuvo en Santiago del Estero, San Luis, La Pampa, La Rioja, Catamarca, Jujuy, Salta, Formosa y Chaco.

Manes en San Juan, en una de sus charlas que elude el tono político convencional

En sus giras, Manes cuenta con una modalidad precisa: elude visitar exclusivamente el local partidario de la UCR de cada pueblo y ciudad. En realidad el médico cumple con la obligación de ir al comité de rigor, pero a su vez intenta saltar el cerco dirigencial. Y pide que en las caminatas se evite la identificación exclusiva con los colores, las consignas y los cantos radicales.

Brasil: el Plan '1x4' de Juntos por el Cambio para acercarse a Lula con cautela

A Gerardo Morales, en cambio, le cuesta más construir una identidad desde afuera de la UCR. El presidente de la UCR y gobernador jujeño comparte ambición con Manes: acceder a la Casa Rosada. Mantienen una alianza táctica, pero a la vez son competidores. Se respetan y se desconfían. "Me caes bien porque sos loco como yo", le confesó Morales alguna vez.

Ambos radicales arrastran otra coincidencia. Tanto el gobernador jujeño como el diputado bonaerense pretenden aprovechar las internas del PRO. Los dos rechazan el dominio amarillo dentro JxC. Se resisten al ingreso de Javier Milei a la alianza y pretenden jubilar anticipadamente a Mauricio Macri del frente.

El kirchnerismo, ante el peor de sus pecados: la crisis de relato

El neurocientista emparenta al expresidente con Cristina Kirchner: ambos encarnan experiencias fallidas que deben ser superadas. En privado, Facundo Manes asegura que nunca aceptaría un cargo en una hipotética nueva presidencia de Macri.

Morales le dedica críticas parecidas o incluso más explosivas a Macri. Y a veces también a Horacio Rodríguez Larreta, con el que mantiene un vínculo zigzagueante. Pero los dardos de Manes a Macri, con eje en el supuesto espionaje ilegal realizado por la AFI amarilla, no representaron una novedad ni una sorpresa para la sensibilidad de Morales.

En Mendoza, durante su recorrida federal

El presidente de la UCR, sin embargo, aprovechó el revuelo para amonestar a Manes. ¿Cómo lo hizo? La mesa que conduce al radicalismo sacó un comunicado formal. El espacio liderado por Gerardo Morales pidió evitar las manifestaciones que "lesionan" a la coalición, "no importa de donde provenga". En resumen, una advertencia hacia el competidor interno del jujeño.

Manes le había achacado al jefe del PRO hacer "populismo institucional". El cuestionamiento habilitó una ola de indignación mauricista. Desde Patricia Bullrich, hasta María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta se sumaron al repudio de rigor. Y Morales acompañó con picardía la reacción del PRO.

El resto de los correligionarios hicieron equilibrio. El senador Martín Lousteau se ubicó a mitad de camino entre castigar y defender a Manes. "Él no dijo que Macri y Cristina son lo mismo. El radicalismo sacó un comunicado institucional diciendo que hay que tener cuidado con las expresiones y que hay que aprender. Cuidar el anhelo de JxC y trabajar en un montón de áreas que se están trabajando. Eso vale para las expresiones de Facundo como para las que han tenido otros dirigentes de la Coalición Cívica, del PRO o de nuestro propio radicalismo en otro momento", balanceó Lousteau. La conducción radical bonaerense, en cambio, lo respaldó.

Tras mirarse con recelo durante el último año, Manes y Lousteau sellaron una suerte de acuerdo táctico. El pacto se escenificó la semana pasada. Ambos protagonizaron un conversatorio bajo el título "Las universidades como motor para el desarrollo del país", en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Ante mil personas cruzaron elogios y coincidieron en el diagnóstico político.

Lousteau con Manes, en Económicas de la UBA la semana pasada

"Argentina no va a salir adelante con las mismas prácticas de siempre. Lo primero que necesitamos es que más gente, de nuevas generaciones, que no está contaminada con las viejas prácticas se involucren", aseguró Manes. "Tenemos que inspirarnos en ese Alfonsín y en su coraje", se ilusionó Lousteau.

Argentina, 1985: la película con Ricardo Darín ya está en algunos cines, ¿cuándo se estrena en Amazon Prime?

Una serie de cámaras registró las declaraciones y movimientos de Manes al detalle. ¿Por qué? Según pudo averiguar El Cronista, el diputado y neurocientista prepara un documental para Netflix sobre su figura, sus ideas, su salto a la política y sus recorridas por el país.

Sin salirse de Juntos por el Cambio, Manes sabe que su fuerte está por fuera del submundo de la rosca opositora. "Crezco por fuera", repiten cerca del diputado.

Esa condición de outsider, sin embargo, encierra un riesgo. Se trata de un peligro que Manes identificó con claridad desde que optó por entrar a la arena electoral: que la estructura de la UCR le suelte la mano y que no acompañe su cruzada para desafiar al PRO. Los asesores del médico desconfiaban especialmente del diputado que preside el bloque radical: el cordobés Mario Negri.

Parte de ese temor se convirtió en realidad el martes, cuando la UCR difundió el comunicado para desmarcarse de Manes. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.