RUMBO AL BALLOTAGE

Brasil: el Plan '1x4' de Juntos por el Cambio para acercarse a Lula con cautela

La idea de una convivencia de cuatro años con Bolsonaro tampoco seduce al grueso de la coalición opositora aunque se muestran prudentes en público. El doble objetivo de tender puentes con el PT pensando en 2023

No solo el Frente de Todos se desilusionó ayer por el resultado de las elecciones en Brasil que pusieron a Luiz Inácio Lula da Silva en un ballotage en lugar de consagrarlo en primera vuelta. También desde Juntos por el Cambio -o una parte mayoritaria, al menos- percibieron una sensación similar, no tanto por la afinidad con el expresidente de Brasil sino ante la incertidumbre de tener que convivir otra vez con un fenómeno Bolsonaro del otro lado de la medianera si vuelven al poder en 2023.

Por supuesto, si el silencio prevaleció en el ala más "lulista" del oficialismo, fue mucho ensordecedor entre los referentes de la oposición que se limitaron a un comunicado tan ecuménico que parece destilado y poco deja entrever lo que piensan. Mucho menos que trabajan, desde el pronóstico original de una elección casi ganada por el Partido de los Trabajadores, en tender puentes al otro lado de Brasil -lo llaman el Plan '1x4'- con un doble propósito: evitar una "lulización" del FdT en 2023 y, por supuesto, garantizarse una convivencia armónica con su gobierno en una eventual regreso de Juntos por el Cambio.

Quién es Simone Tebet, la candidata debutante que quedó tercera y podría ser decisiva en la segunda vuelta

Brasil: el duelo de dos titanes populistas

"La Mesa Nacional de Juntos por el Cambio felicita al pueblo brasileño por una nueva muestra de fortaleza de su democracia. Las relaciones entre nuestros países tienen una importancia estratégica y anhelamos en los próximos años poder fortalecer juntos una potente alianza, empezando por el Mercosur, que mantenga a nuestra región y al Atlántico Sur como zona de paz, comprometida con los valores de la democracia y los derechos humanos", dice la principal fuerza opositora en su pronunciamiento.

El comunicado se trabajó dentro del ala internacionalista de la coalición y su texto "institucionalista" no es casual. Explican que la paridad entre ambos requiere mucha madurez política de gobierno y oposición en Argentina para asegurar un relanzamiento del vínculo con Brasil sin estar atados ideológicamente a uno u otro resultado. También el oficialismo, salvo excepciones, optó por evitar el triunfalismo anticipado.

Las relaciones entre nuestros países tienen una importancia estratégica y anhelamos en los próximos años poder fortalecer juntos una potente alianza, empezando por el Mercosur, que mantenga a nuestra región y al Atlántico Sur como zona de paz

De hecho, el comunicado menciona la columna vertebral sobre la cual -entienden- se puede construir un vínculo que "interese" a Brasil, en una asimetría cada vez mayor con la Argentina si de bilateralidad se trata: el Atlántico Sur, con la proyección natural de la Argentina hacia la Antártida, y el Mercosur. Son tópicos que debieran ser indistintos a los colores de gobierno si de relaciones entre Estados se trata.

Dentro de Juntos por el Cambio reconocen que Lula hizo una gran elección, demostrando su capacidad de tejer una gran coalición que aunó votos dispersos que escogieron opciones separadas en 2018. Pero el resultado de Bolsonaro superó todas las expectativas, no solo conservando sus votos de aquella primera vuelta sino incrementándolos en más de 700 mil, conquistando gobernaciones y consolidando un bloque legislativo fuerte.


EL PLAN '1X4'

Hasta la última semana, todas las expectativas dentro de Juntos por el Cambio estaban puestas en un quinto mandato del PT y en cómo reposicionarse frente a ello. Tal hipótesis podía ser de mayor o menor agrado para cada uno de sus dirigentes pero, entre los internacionalistas de las diversas tribus de la coalición, se había tejido un consenso en cuanto a que un regreso de Lula no podía generar fricciones con uno de los mayores socios comerciales de la Argentina.

Con ello en mente, se empezó a discutir un Plan '1x4' de acercamiento al universo Lula a través de los satélites internacionalistas del PT y sus socios políticos en Brasil cuyo capítulo práctico está pensado para activarse ahora, luego de un eventual triunfo en primera vuelta o en el interregno entre el primer turno y el ballotage. Acorde a sus cálculos, la estrategia se coronaría con una reunión a nivel dirigencial con el lulismo, si se consagra.

Se empezó a discutir un Plan '1x4' de acercamiento de Juntos por el Cambio al universo Lula a través de los satélites internacionalistas del PT y sus socios políticos en Brasil

El objetivo es netamente estratégico: tender vasos comunicantes para sentar ciertos criterios comunes de enfoque regional en un eventual mandato de cuatro años de Juntos por el Cambio. En eso va el "4" del plan, con una impronta económica. En cuanto al "1", la meta está puesta en el año próximo y en un intento de neutralizar una "lulización" de la campaña del Frente de Todos en la Argentina. Una batalla más bien simbólica, de relatos.

El debate no suena para nada descabellado si se recuerda aquella campaña de 2018. Entonces, el gobierno de Mauricio Macri se había inclinado por el socialdemócrata Geraldo Alckmin como preferido -hoy vice de Lula en la fórmula- pero obtuvo apenas el 4% de los votos. 

Entonces, el candidato del PT, Fernando Haddad, no sonaba mal como alternativa frente a la imprevisibilidad de Jair Bolsonaro. Argumentaban que con el ex alcalde de San Pablo habían construido un vínculo a través de la diplomacia de las alcaldías cuando Macri gobernaba la Ciudad de Buenos Aires y se conocían.

Veo muchas más capacidad en Juntos de adaptarse a un posible triunfo de Lula que del FdT de saber encauzar un vínculo con Bolsonaro reelecto

No obstante, con una estrategia similar a la actual pero a la inversa, iniciaron un camino de aproximación disimulado con el bolsonarismo que les permitió alinearse rápidamente en base a intereses comunes a partir del batacazo en Brasil. Consultados hoy al respecto, lo definen como "pragmatismo puro" y aseguran que "Bolsonaro es más Milei que otra cosa en Argentina". Pero nada está dicho todavía de aquel lado de la pared.

"Veo muchas más capacidad en Juntos de adaptarse a un posible triunfo de Lula que del FdT de saber encauzar un vínculo con Bolsonaro reelecto", asegura uno de los referentes del área en la coalición opositora. Y resalta que la sobriedad del comunicado de JxC, por demás "institucionalista" en el planteo de una futura relación, tiene su explicación en preservar el margen de maniobra. También su silencio prudencial, en gran medida. En definitiva, no se trata de gustos sino de Brasil. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.