INFLACIÓN

Precios y salarios: acuerdos y diferencias entre la CGT y los empresarios

Frente a una convocatoria aún sin fecha ni lugar oficial, en la CGT y la UIA debaten posturas sobre salario mínimo, bonos y suma fija por decreto

En esta noticia

De momento, no hay reunión a la vista -al menos con fecha, hora y lugar acordada-, para un encuentro de empresarios, sindicalistas y Gobierno que permita forjar un gran acuerdo nacional de precios y salarios que aplaque los efectos de la escalada inflacionaria, tal como prometió el Presidente Alberto Fernández.

De hecho, ni siquiera hay posturas unificadas en torno al encuentro del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil que se pospuso de la próxima semana al 22 de agosto. Hay divergencias en torno al porcentaje que deberá crecer pero sobre todo también en cuanto a las alternativas que se barajan dentro del Gobierno para que los salarios recuperen poder adquisitivo: bono o un aumento de suma fija por decreto

La inflación de julio fue de 7,4% y es la más alta de los últimos 20 años

¿Puede haber un nuevo 'Rodrigazo'? Las similitudes y diferencias con las últimas crisis 

Eso es lo que El Cronista pudo recoger de diversas consultas con fuentes empresariales y sindicales que en las últimas horas se mostraron igual de confundidas al conocer la noticia de la presunta convocatoria de la Casa Rosada en medio de un acto en Lomas de Zamora. "No hay nada concreto", respondió hoy un dirigente de la Confederación General del Trabajo (CGT) ante la pregunta.

Tampoco desde la Unión Industrial Argentina confirmaron que haya una cita agendada, en principio, antes del 22 de agosto. Por lo menos, de manera oficial y al día de hoy. Sí reconocieron que el diálogo con Sergio Massa -a contramano de lo que transmiten algunos dirigentes sindicales-, siempre fue fluido y lo sigue siendo. Ahora se canaliza a través de vasos internos en Economía, como José Ignacio de Mendiguren, en la secretaría de Desarrollo.


Qué piensa la uia

En la UIA, no hay un pensamiento único sobre el posicionamiento a tomar respecto a un acuerdo precios-salarios para aplacar la inflación y ni siquiera sobre la negociación del 22 de agosto en torno al salario mínimo, a esta altura. Como en otras oportunidades, hay diferencias sustanciales entre pymes y los jugadores más pesados, e incluso hacia adentro de los diversos sectores económicos que engloba la sigla.

Por caso, los industriales que subsisten en base al mercado local sostienen que los salarios no se pueden quedar atrás con respecto a la inflación porque lo que se sigue sacrificando, en el camino, es poder adquisitivo y eso tiene impacto en el consumo. Remarcan que un aumento por decreto altera las paritarias firmadas y aseguran que están dispuestas a reabrirlas en septiembre, como pretende la CGT, con quienes nunca cortaron los contactos.

Sobre un bono de emergencia, se muestran reticentes bajo el argumento que su impacto es muy desigual acorde a las escalas de los diversos sectores. Y en eso coinciden con el sector mayoritario de la central sindica. Aseveran que no cobra igual un trabajador de las escalas bajas del petróleo que uno de los textiles, por ejemplo. "Es el Gobierno el que debe medir el timing de una medida semejante y cómo afecta a los trabajadores", remarcan desde la entidad.

Respecto a la convocatoria del 22 de agosto a discutir un salario mínimo, este sector defiende que su proyección se ubique por encima de la inflación. Pero admiten que todavía se deben una discusión interna para unificar posiciones dentro de la UIA. La postergación de la cita, a raíz de un viaje de Daniel Funes de Rioja, les sirve para un doble propósito: ganar tiempo para consensuar antes de ir a la mesa y permitir que el dólar se estacione en una banda estable. 

Desde el Vaticano, Pablo Moyano arremetió por los salarios y contra los especuladores

La CGT mantiene la marcha soft y reclama que la suba del salario mínimo llegue al 80%


Qué dice la cgt

Desde la CGT, por su parte, se esfuerzan más en mostrar su alineamiento en torno a la marcha del miércoles 17 que en expresar sus opiniones sobre bonos, suma fija y paritarias donde subsisten posturas encontradas que deberían resolverse en los próximos diez días.

Ayer, uno de los triunviros, Héctor Daer, lanzó la convocatoria formal vía Twitter. "Desde la #CGT decimos #PrimeroLaPatria, y nos vamos a movilizar el 17 de agosto, para llamar a la responsabilidad a todos los actores políticos. Queremos un Plan Anti inflacionario. Queremos defender nuestro salario", enfatizó. Y cerró con un: "Basta de especulación". ¿Un guiño al moyanismo?

Solo unas horas antes, desde el Vaticano, el dirigente camionero y co-titular de la CGT, Pablo Moyano, también había hablado de "especuladores" al momento de ratificar la marcha de la próxima semana, en un discurso más duro que el del hombre de sanidad en los días previos. No obstante, el ala moyanista y la Corriente Federal , representadas en el camionero, sí avalan la idea de un bono o inyección de suma fija por decreto. Daer prefiere paritarias.

Por último, la línea barrionuevista de la CGT, en la figura del tercer triunviro, Carlos Acuña, coqueteó con la idea de levantar la marcha, luego la ratificó y ahora está en dudas. También consideran que cualquier acuerdo salario-precios debe basarse en la reapertura de discusiones salariales en lugar de un refuerzo unilateral por bono o suma fija.

Donde habría cierto acuerdo, en la central sindical, es en torno a las necesidad de mejorar las asignaciones familiares -que hoy solo cobran un tercio de los trabajadores registrados- y de un salario mínimo, vital y móvil que alcance una suba anual del 80% en base a la inflación proyectada. Un horizonte bastante conservador si se considera que el índice de julio empujará las proyecciones casi diez puntos más.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.