El 'patio trasero'

Inversión y créditos: EE.UU. impulsa al BID y Banco Mundial para contrapesar a China

Biden lleva al G20 la reforma de los bancos multilaterales tras el reclamo interno de que se descuidó América latina. La Casa Blanca asegura que no es contra China pero preocupa la expansión de inversiones y financiamiento del gigante asiático.

En esta noticia

 El despliegue de China como inversor y financista en América latina preocupa en Washington DC, donde demócratas y republicanos coinciden en señalar que "se descuidó" el patio trasero. En medio de la reforma del Banco Mundial, Estados Unidos sumó también al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para aumentar el fondeo para la región y la relación con el sector privado, como conforma de contrarrestar el avance del gigante asiático.

Todo esto en medio de la ampliación del bloque de los BRICS -con la invitación a Argentina que cuestiona la oposición- y la intención de China de que el bloque pueda ser un contrapunto para las "instituciones de Bretton Woods". 

No es casualidad que la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva y el presidente del BM, Ajay Banga, hayan emitido un comunicado conjunto el jueves, en la previa de la reunión del G20, donde aseguran que ambos organismos "con su extensa experiencia y membresía global, tienen un rol fundamental en el apoyo a los países en estos tiempos desafiantes y de transformación". 

Ajay Banga del BM con Ilan Goldfajn del BID en la firma de la alianza para la región

En ese marco, el BM y el BID, firmaron una alianza de cuatro años para impulsar mejores resultados en América Latina y el Caribe con foco en cambio climático y mitigar los desastres naturales y reducir la brecha digital pero también incluye poner a la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial a trabajar para que "haya más inversiones del sector privado en la región".

Esta semana, en tanto, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, aseguró que la reforma del Banco Mundial, que es uno de los temas que Joe Biden lleva al G20 en India, "no tiene que ver con China".

"Creemos que debería haber opciones crediticias no coercitivas y de alto nivel disponibles para los países de bajos y medios ingresos. Es un hecho. También es un hecho que la reforma del Banco Mundial no tiene que ver con China, en gran parte porque China es accionista del Banco Mundial", dijo en una conferencia de prensa. "La relevancia y la capacidad del Banco Mundial para ayudar a los países de ingresos bajos y medianos no va en contra de China", insistió Sullivan, uno de los interlocutores habituales para la Argentina y la región.

Las condiciones de China

La Comisión Económica para América latina y el Caribe, CEPAL, detalló la expansión desde Beijing y las condiciones de los créditos, aunque los préstamos de organismos como el FMI -como bien sabe Argentina- también las tienen. 

"Dependiendo de su importancia, los acreedores oficiales bilaterales pueden imponer sus condiciones. Tal es el caso de China, que ha insistido en que las negociaciones de reestructuración sean bilaterales con cada acreedor, lo que puede crear problemas de coherencia. Además, el país se ha negado a ofrecer reducciones en el pago de la deuda", indicó el organismo que cita al gigante asiático como prestamista de la Argentina, el Ecuador, Suriname y Venezuela. 

La billetera china no es exclusiva de la región. Según la BBC, ex presidente del BM, David Malpass, detalló que los países más pobres del mundo acumulan deuda por u$s 62.000 millones y dos terceras partes corresponden a préstamos de China.

"La reforma de los bancos multilaterales es una oportunidad para aumentar el impacto en el desarrollo", aseguró por su parte el brasileño Ilan Goldfajn, presidente del BID sobre la alianza con el Banco Mundial.

El despliegue del BID

En la bajada a tierra para la región, el BID presentó un nuevo programa, "BID para las Américas", para "fortalecer y hacer crecer los lazos económicos entre Estados Unidos y América Latina y el Caribe", según detalló el organismo. El banco se centrará en tres pilares: compras públicas, comercio e inversión, y financiamiento.

Jake Sullivan, uno de los interlocutores en la Casa Blanca

"Estados Unidos es un socio fundamental en nuestros esfuerzos para aumentar el impacto y la escala del desarrollo en América Latina y el Caribe", dijo Goldfajn, ex director para el Hemisferio Occidental del FMI y más explícito que el representante de la Casa Blanca. 

"BID para las Américas ofrecerá a las empresas estadounidenses una plataforma con tecnología y herramientas financieras para expandirse en América Latina y el Caribe. La experiencia del BID, sus redes de contactos y su compromiso con la transparencia, la igualdad, la gobernabilidad y la sostenibilidad lo convierten en el socio preferente para el compromiso de las empresas internacionales con la región", enfatizó.

Para la representante de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Suzanne Clark, el programa "traerá la promesa de una mayor inversión e ingenio estadounidense. Estamos esperando poner en marcha esta iniciativa para involucrar a nuestros socios y fomentar la inversión y el comercio del sector privado en todo el hemisferio", indicó.

Contratos estatales

En la contratación pública, el programa apunta a aumentar la participación de empresas estadounidenses en más de u$s 4000 millones de contratos públicos financiados por el BID en la región cada año en el total regional. 

El avance del financiamiento chino en el país y la región preocupa en Estados Unidos

Se focaliza en sectores como la salud, el agua, la energía, el transporte, la agricultura y la infraestructura digital. En ese marco, prevén organizar road shows en Estados Unidos para dar a conocer las oportunidades latinoamericanas y buscará conectar a desarrolladores de infraestructura, tecnología y consultoría con proveedores locales.

Comercio e inversión

En el pilar de comercio e inversión, el BID aprovechará su experiencia y su red para facilitar las conexiones empresariales y las asociaciones entre empresas estadounidenses y regionales. 

Hoy Estados Unidos exporta más de u$s 720.000 millones en bienes y servicios a la región. En el organismo destacan que eso representa "un 20% más de lo que exporta a la Unión Europea y tres veces más de lo que exporta a China". Además, en 2022, EE.UU. abarcó el 38% de la Inversión Extranjera Directa (IED) total en la región y más de una cuarta parte de las empresas multinacionales y filiales que hacen negocios en la región.

Cuando se miran las cifras de Argentina -o Sudamérica- el peso de la participación estadounidense o de los mercados europeos compite cada vez más con China que además con el swap se convirtió en una suerte de prestamista de última instancia para el país. Los yuanes permitieron -junto con créditos de CAF y Qatar- mantener al día los pagos del programa con el FMI mientras se negociaban modificaciones al acuerdo con el staff. 

El plan del BID es organizar encuentros empresariales y actividades de creación de redes para poner en contacto a empresas estadounidenses y de la región. En 2024, lanzará InvestAmericas, "una herramienta tecnológica para poner en contacto a inversores (ángeles, capital de riesgo y capital privado) con oportunidades de inversión (empresas de nueva creación y empresas, con especial foco en las pymes)", detalló el organismo.

Habrá préstamos al sector público diseñados para aumentar el comercio y la inversión. En Uruguay y Chile, los préstamos del BID en el sector de servicios digitales globales han permitido a los gobiernos locales ayudar a casi 30 empresas estadounidenses que buscan invertir en esos países.

El organismo también hace lobby por las reformas que demandan las empresas. El "Diálogo Empresarial de las Américas (ABD, por sus siglas en inglés)" es un "mecanismo de promoción de políticas" que lidera el sector privado donde el BID fomenta el intercambio entre gobiernos y empresas para abordar "las limitaciones del entorno de inversión".

Financiamiento

Por otra parte, el Banco promete movilizar recursos de sus ventanillas pública y privada para "apoyar proyectos en los que participen empresas estadounidenses". Allí entra en escena BID Invest, el brazo para el sector privado que financia u$s 9.000 millones en proyectos del sector privado, y BID Lab, enfocado en brindar servicios a innovaciones empresariales en etapas tempranas.

BID Invest está en proceso de preparar una propuesta para un aumento de capital con el propósito de escalar el impacto en la región, con un nuevo modelo de negocio que creará oportunidades para empresas con sede en EE.UU. y otros inversores que quieren participar en proyectos en todos los países de la región a la vez que se promueven mercados de bonos verdes, azules y sociales, entre otros.

Temas relacionados
Más noticias de China

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.