El empresariado apunta al kirchnerismo y reclama no paralizar el Consejo de la Magistratura

Amcham, IDEA y otras entidades pidieron al Senado y la Cámara de Diputados que designen a los representantes que se deben integrar desde el lunes al órgano que propone y remueve jueces. El oficialismo se muestra reacio y acusa a la Corte Suprema de actuar de modo ilegal.

Las disputas que atraviesa el Consejo de la Magistratura, órgano clave para el buen funcionamiento del Poder Judicial, salpican también al sector privado, hasta ahora expectante sobre la evolución de una puja feroz entre el oficialismo, la oposición y la Corte Suprema respecto de la composición y conducción de este cuerpo colegiado encargado de nombrar y remover jueces, a la par que administra el millonario presupuesto con el que funcionan los tribunales. 

Con el Consejo en serio riesgo de quedar paralizado por la decisión del máximo tribunal de Justicia de tirar abajo la ley que estableció la composición establecida en 2006 y hasta ahora vigente, un Congreso partido y sin capacidad de dictar una nueva norma en el plazo dispuesto por los supremos, y un oficialismo renuente a nombrar a los integrantes que deben incorporarse de aquí en adelante, un sector del empresariado sentó postura y reclamó a la clase política acciones para resguardar la seguridad jurídica, a la que consideran "clave para generar confianza y atraer las inversiones".

La Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham), el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, cuyos socios son en muchos casos los letrados de las principales compañías del país, e IDEA solicitaron al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y la vicepresidenta Cristina Kirchner, en calidad de titular del Senado, que nombren a los miembros adicionales que deben sumarse al Consejo de la Magistratura desde el lunes para impedir que se entre en un impasse

Sin dar nombres, Cristina Kirchner embistió contra la Justicia

El ministro de Justicia cuestionó a la Corte Suprema por atribuirse "facultades legislativas"

Cuando el kirchnerismo define como "un golpe institucional" aquell fallo de diciembre pasado que puso fecha a la vigencia de la actual composición, y los alfiles parlamentarios del Gobierno reclaman a la Corte mayor tiempo para debatir una ley, los empresarios sostuvieron que "cumplir el fallo de la Corte no puede estar en discusión y constituye un elemento clave para un país republicano y equitativo". 

Avalando el accionar de la Corte, en un comunicado aseguraron que "consolidar equilibrios en espacios como el Consejo de la Magistratura implica fortalecer instituciones, algo necesario para pensar y construir desde el presente, el futuro de todos los argentinos".  

Corren peligro los sueldos judiciales: el Gobierno fracasó en nombrar jueces y fue contra la Corte Suprema

Este jueves, el Consejo de la Magistratura sesionó por última vez con su actual composición y dictó resoluciones internas orientadas a impedir la parálisis del organismo, sobre todo en lo que hace a funciones administrativas, como el pago de sueldos a empleados judiciales. En dicha reunión, los consejeros se cruzaron reproches entre sí y reconocieron la incertidumbre que rodea al funcionamiento del cuerpo: la Corte, manifestó el hasta ahora titular del consejo, el juez Alberto Lugones, no dio señales de querer asumir la presidencia del cuerpo. Y además, hay interpretaciones divergentes sobre si acaso podría hacerlo, no estando designados los dos representantes adicionales del Congreso, por los que los empresarios ahora reclaman.

Ya en febrero, con el fallo de la Corte corriendo y poca actividad en el Congreso, Amcham, IDEA y el Colegio de Abogados impulsaron un anteproyecto de ley que proponía empoderar a la Corte Suprema, devolviéndole la presidencia del organismo. Tal iniciativa no fue considerada por el poder político. Pero la Corte, de todas formas, vuelve a presidir el organismo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.