PLAN FÁBRICA DE DÓLARES

El acuerdo secreto de Sergio Massa con China: swaps, minerales y un viaje inminente

Las conversaciones del superministro de Economía no se contradicen con la relación con EE.UU., aseguran desde el Gobierno. Captación de dólares y equilibrio en la balanza comercial.

En su estrategia de pragmatismo puro destinada a cumplir con el plan "Fábrica de dólares" para la Argentina, el superministro Sergio Massa acaba de avanzar en un acuerdo secreto con China que contempla un ambicioso despliegue de inversiones de las más variadas, el aumento del comercio bilateral, la ampliación de los swaps para engrosar las reservas del Banco Central y el inminente viaje de un equipo de técnicos del Gobierno a Beijing.

La decisión Massa de cerrar filas con China está avalada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner bajo la idea de inyectar la mayor cantidad de fondos y mejorar la alicaída economía de la Argentina.

Los presidentes Alberto Fernández y Xi Jinping en febrero de este año en Beijing

El grueso de la negociación internacional pasó por el reducido equipo de mayor confianza que Sergio Massa tiene para llevar adelante su programa de política exterior. Ese "dream team" internacionalista lo componen, entre otros, Gustavo Martínez Pandiani, Lisandro Cleri y José Ignacio de Mendiguren. Marco Lavagna opera en las sombras y desde Beijing apoya logísticamente el embajador Sabino Vaca Narvaja que les prepara un viaje a China a estos tres para octubre.

Sergio Massa ajustará el gasto en $ 200.000 millones hasta fin de año: en qué áreas recorta

Loss cuatro sectores claves con los que Alberto Fernández rompió lanzas

Además, el acercamiento del superministro a Beijing no es contradictorio con el viaje que emprenderá Massa a Estados Unidos, dicen en el gobierno. Se trata de la "realpolitik" extrema que practica el hombre fuerte de la Casa Rosada.

El esquema de realpolitik con pragmatismo en la diplomacia de Massa lo graficó a la perfección el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, en una reciente entrevista con El Cronista. "No tiene ningún sentido romper nuestra relación con Estados Unidos para privilegiar a China, ni romper nuestra relación con China para privilegiar a Estados Unidos. Hay que lograr que las dos potencias compitan para ver quién invierte más en nuestro país en materia de infraestructura", dijo.

Bajo esta brújula y en paralelo al armado del viaje a Washington, hace 10 días Massa recibió en el Palacio de Hacienda al embajador de la República Popular de China, Zhou Xiaoli, para repasar la agenda económica/financiera. 

Después de ese encuentro hubo un breve comunicado oficial y un tuit donde el Gobierno explicó que allí se destacó la importancia de avanzar con instrumentos bilaterales vigentes como el Acuerdo Marco de Cooperación Económica e Inversión, el Acuerdo Complementario de Cooperación en Infraestructura, el Plan de Acción Conjunta 2019-23, así como también "las oportunidades de cooperación que se abren en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta". Nada más que eso. No se detalló mucho más de ese encuentro.

Sin embargo, El Cronista pudo reconstruir de diversas fuentes calificadas de la Casa Rosada y la Cancillería que el acuerdo de Massa con la china de Xi Jinping es mucho más profundo y abarcativo.

SWAPS Y DEFICIT

Entre los temas que cerró Massa con China está contemplada la ampliación de más de 7.000 millones de dólares en swaps del Banco Central de China en acuerdo con el BCRA. Este programa entre los bancos centrales de ambos países le permitirá a la Argentina contabilizar entre sus reservas unos 130.000 millones de yuanes (algo así como US$ 20.600 millones) que, en principio, engrosan las reservas brutas. Pero esto se extenderá a unos US$ 28.000 millones aproximadamente.

Miguel Pesce del BCRA pone objeciones a la ampliación de swaps de China

En la Casa Rosada admiten que el único que impuso hasta ahora ciertos reparos por este plan es el titular del Banco Central, Miguel Pesce, quien alerta sobre el alto costo de tasas que exige el uso de swaps de la administración de Xi Jinping.

La balanza comercial de la Argentina con China es altamente deficitaria para nuestro país en más de US$ 5.000 millones desde el 2010 hasta hoy. El dilema que se le presenta a la Argentina es que muchas veces esa balanza comercial no cierra porque el país no puede afrontar con la exportación de carne o granos de dimensiones elevadas que demanda de China.

Pero Massa entendió que esa balanza comercial con China dejará de ser deficitaria si avanza en los acuerdos por la exportación de minerales de Argentina. Es la receta que le dio buen resultado a Chile que exporta el 40% del cobre a Beijing. A Brasil le pasa lo mismo con el hierro y a Perú con el oro que envía a China.

El gobierno de Xi Jinping está interesado en gran medida en el litio de Argentina. Vaca Narvaja, el presidente de YPF Tecnología, Roberto Salvarezza, y el CEO de Tianqi Lithium -una de las tres empresas más importantes a nivel mundial dedicadas al litio-, Xia Juncheng, acaban de firmar un acuerdo en la ciudad china de Chengdú para invertir conjuntamente en la exploración, explotación, producción, comercialización e industrialización de este valioso mineral. Este esquema se replicaría en el futuro inmediato para equilibrar la balanza comercial entre ambos países.

El embajador Sabino Vaca Narvaja es el apoyo logístico de Massa en China

LOS 17 PROYECTOS

En el acuerdo secreto que selló Massa con el embajador Zhou están contemplados buena parte de los 17 proyectos que sellaron Alberto Fernández y Xi Jinping en el viaje del presidente argentino a Beijing en febrero pasado.

Entre los temas más urgentes para China y que generarían el ingreso directo de divisas para la Argentina figuran los acuerdos por la construcción de las represas de Santa Cruz Kirchner y Cepernic que cerró Silvina Batakis antes de dejar el Ministerio de Economía. 

Pero también hay obras para el sistema de gasoductos; los puentes de Chaco, Corrientes y Santa Fe; la rehabilitación sistema de Ferrocarriles línea San Martín, Roca y el Belgrano Cargas; la venta de material rodante; las plantas de tratamiento de agua potable y acueductos; un acuerdo con AYSA y Polo Energético Zarate-Centrales eléctricas.

En el Gobierno sostienen que el proyecto por la construcción de una nueva central nuclear en Atucha con tecnología completamente de China deberá esperar un tiempo. Este plan estaba contemplado en el listado de 17 proyectos pero se trata de una obra de envergadura que requiere de una inversión de más de US$ 9.000 millones y hoy la Argentina no puede afrontar ese crédito por más que sea a largo plazo.

Pero los 16 proyectos restantes están en condiciones de avanzar en lo inmediato y Beijing está dispuesto a desembolsar yuanes que le ayudarán a Massa para mostrar obras, inversiones, empleo y una mejora de la economía.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.