ESTRATEGIA DIPLOMATICA

La batalla silenciosa por la política exterior: Massa avanza y Alberto Fernández retrocede

El superministro de Economía desplegó un plan que contempla áreas clave de la política exterior. Los espacios de poder en juego. Viajes en marcha y control de embajadas

La llegada de Sergio Massa al Gobierno como superministro de Economía no se detuvo allí. En la informalidad del poder, el flamante ministro empezó a extender también sus redes al plano de la política exterior donde colisionará abiertamente con los intereses del canciller Santiago Cafiero y del mismo Alberto Fernández.

Bajo la necesidad de avanzar cuanto antes en el denominado plan "Fabrica de Dólares" que inauguró Massa para sumar divisas al BCRA, el superministro empezó a desplegar a toda su tropa en lugares clave. 

El esquema massista atenta contra los intereses del espacio que ocupa Cecilia Todesca en la Secretaría de Relaciones Económicas Comerciales de la Cancillería, pero también empezó a tender puentes subterráneos con algunas embajadas argentinas clave y ya dio muestras de desactivar a Mercedes Marcó del Pont en la Secretaría de Asuntos Estratégicos que ocupaba Gustavo Beliz.

Se trata de toda una estrategia de política exterior aggiornada a las medidas económicas y al programa de reactivación que puso en marcha el superministro al arribar a la Casa Rosada.

La designación de  Matías Tombolini como nuevo secretario de Comercio, unificando parte de las funciones de Comercio Interior y Exterior que antes operaban repartidas entre Desarrollo Productivo y Economía es la muestra más acabada del avance de Massa en la política exterior. 

Según comentaron en la Casa Rosada a El Cronista, está claro que el superministro de Economía "le vació el funcionariado" a Cafiero con esta jugada y aclararon que Tombolini no es lo mismo que el ex ministro de Producción Matías Kulfas, que era amigo del canciller y no se atrevía a avanzar sobre su espacio del Palacio San Martín.

Argentina y Venezuela negocian un plan canje 'secreto': ya está en manos de Sergio Massa

La CGT confirmó la marcha del 17 y se opondrá a la implementación de aumentos por suma fija

En esta movida de ajedrez que hizo Massa, los subsecretarios de Todesca se fueron con Jorge Neme a Economía ya que, según sostienen, la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales los desestimaba. Así, se le fueron Pablo Sívori y Carola Ramón, entre otros

En medio de este pasaje de funcionarios, Tambolini unificó comercio interior y  exterior en su secretaria y trabajará con Neme en el tema exportaciones como lo hizo en su momento el ex vice jefe de Gabinete con la Cancillería a cargo de Felipe Solá.

FABRICA DE DOLARES

En la práctica, más allá de buscar una fórmula para bajar precios y controlar la inflación desde la Secretaría de Comercio Interior, Tombolini quiere manejar las misiones comerciales de empresarios, darle un fuerte impulso al área de Relaciones Internacionales en Comercio Exterior y avanzar con el plan de "Fabrica de dólares" con las embajadas.

El mayor despliegue del avance massista en la Cancillería se verá a fines de agosto cuando el superministro viaje a Estados Unidos, Francia y Qatar para desplegar allí reuniones con el FMI, el Tesoro norteamericano, el Club de París, el Banco Mundial y el BID. También acordó encuentros en Qatar con el fondo soberano de inversión. 

Viajarán, entre otros, la presidenta del Banco Nación, Silvina BatakisGuillermo Michel, de la Aduana, y en Washington los esperará Jorge Argüello.

Desde el entorno de Cafiero rechazaron cualquier tipo de idea de injerencia de Massa en la Cancillería. Le restan importancia al avance de Tombolini y los viajes de Massa.

"No se toca nada de la secretaría de Todesca. La unificación de Comercio Interior y Exterior se refiere a la administración del comercio exterior que, hasta ahora, estaba bajo la órbita de la Secretaría de Industria del Ministerio de Desarrollo Productivo", dijeron los allegados de Cafiero a El Cronista.

Además, aclararon que las competencias de la Subsecretaría de Política y Gestión Comercial del anterior Ministerio de Producción pasan a Economía. "Las mismas se refieren, básicamente, a la administración del SIMI (Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones), estructura arancelaria, política de reintegros y reembolsos a las exportaciones y Comisión de Comercio Exterior. No se afectan competencias de Cancillería", dijeron para frenar todo tipo de especulaciones.

No opinan lo mismo los allegados a Massa que ven en Tombolini y en el propio Massa amplias facultades y la necesidad de dar con áreas clave de la política exterior para avanzar con el plan económico.

EMBAJADAS Y ORGANISMOS

La embestida de Massa en la política exterior es más amplia aún. El jueves pasado dio muestras claras de que la figura de Marcó del Pont en la Secretaría de Asuntos Estratégicos será casi decorativa. Esa dependencia que ocupó Beliz para vincular al gobierno con organismos financieros internacionales tiene una fuerte impronta del perfil diplomático de Massa.

De hecho, el superministro dialogó telefónicamente el jueves pasado con el titular del BID, Mauricio Claver-Carone, quien hasta hace 10 días era enemigo de la Argentina y le trababa el giro de fondos a Alberto Fernández.

La reunión virtual de trabajo entre el presidente del BID y Massa fue "altamente positiva", según dijeron sus allegados. Estuvo enfocada en tres temas centrales:

1. Agilizar desembolsos de los préstamos existentes: se estima que hay por lo menos 800 millones de dólares más que espera la Argentina de fondos pautados con el BID con anterioridad.

2. Financiación futura: en la charla de Massa y Claver-Carone también se habló de la evaluación de nuevas oportunidades de financiación de obras y proyectos productivos con énfasis en generación de empleo.

3. Apoyo del BID: hubo claras muestras del titular de este organismo internacional que va a respaldar el plan de estabilización económica de la Argentina que se propuso Massa.

Así, entre los temas dialogados hubo un "objetivo consensuado" que es avanzar en fortalecimiento de los pilares económicos y financieros de un programa de desarrollo inclusivo y crecimiento sostenible, según dijeron en la Casa Rosada.

Ambos se comprometieron a reunirse en persona hacia fines de agosto cuando Massa visite Washington. Quedó claro que Marcó del Pont ya no maneja una buena porción de los organismos internacionales como supuestamente prevé su Secretaría.

Con las embajadas argentinas clave en el exterior pasa algo similar. El movedizo superministro empezó a dialogar con embajadores argentinos en destinos cruciales para atraer dólares.

Por ejemplo, esta semana mantuvo un extenso diálogo con el embajador en China, Sabino Vaca Narvaja. Se trata de un destino al que Massa le dará relevancia a pesar de sus aceitados contactos en Estados Unidos, rival actual de Beijing. 

Según destallaron a El Cronista fuentes diplomáticas, en esa charla de Massa y Vaca Narvaja se habló de la idea de activar los planes para movilizar los proyectos de inversión que prometió Xi Jinping para la Argentina, la idea de redoblar apuestas por las exportaciones de alimentos y el refuerzo de envío de granos, litio, vinos y lácteos. 

Vaca Narvaja responde a los lineamientos políticos de Cristina Kirchner y ahora a las urgencias que le plantea Massa. Así, el canciller Cafiero queda afuera de la jugada con este actor internacional clave como es China.

En el caso de Venezuela el superministro impone pragmatismo antes que ideología. Sus funcionarios ya se comunicaron con el embajador Oscar Laborde que entabló negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro para impulsar un plan canje de alimentos argentinos por gasoil venezolano.

Otro destino central para el operativo 'Fábrica de Dólares' es Medio Oriente. Además de la gira por Qatar, el superministro ya se contactó con el embajador en Arabia y ex titular de YPF, Guillermo Nielsen. Otra figura clave en el ajedrez del superministro de Economía.

LIDERAZGO REGIONAL

En todo este avance de Massa en la política exterior sin designaciones formales, el presidente Alberto Fernández deja hacer y se limitará al rol de líder regional.

Este domingo el Presidente asiste en Colombia a la asunción del líder de izquierda Gustavo Petro. El viaje no es una visita protocolar más. Alberto Fernández tiene en mente constituir un frente común en la región con los presidentes de este eje como Luis Arce en Bolivia y Gabriel Boric en Chile.

Además, la jugada de Alberto Fernández que busca posicionarse como líder regional en América latina, se completaría del todo si Lula Da Silva gana las elecciones en Brasil.

En la Casa Rosada ya empiezan a ver que el sueño de la reelección de Alberto Fernández está acabado. Pero se entusiasman en el entorno presidencial con la idea de un líder regional como ex presidente en el futuro

Los viajes del Presidente a Europa para mostrar en España, Alemania y Francia a la Argentina como potencial abastecedor de alimentos y energía en un mundo convulsionado por la guerra en Ucrania forma parte también de este juego. 

Lo mismo ocurre con la visita a la Cumbre de las Américas y el mano a mano que espera tener Alberto Fernández con Joe Biden en la Casa Blanca a fines de agosto. Todo forma parte de la idea de un liderazgo regional donde a Massa le relega los resortes de la política exterior para mejorar la alicaída economía argentina. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios