SUBEJECUCIÓN DEL PRESUPUESTO

Ajuste fiscal: qué pide Cristina Kirchner para aumentar el gasto público

Cuál fue el recorte que critica la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al ministro de Economía Martín Guzmán. Cómo quedó el gasto hasta agosto, sector por sector.

Una carta nació del temor; la otra, de la ira. El texto de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner publicado el 26 de octubre del año pasado propuso un acuerdo multisectorial para salir de la economía bimonetaria, cuando el dólar se arrimó a los $ 200 en sus mercados formales e informales paralelos; el del pasado jueves, marcó el rumbo para una política fiscal expansiva en lo que resta del año.

Días antes de la primera misiva, el ministro de Economía, Martín Guzmán, acababa de tomar en soledad las riendas de la gestión, tras una interna con el presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, motivada por la corrida cambiaria y el cepo. Su diagnóstico: había que acelerar la convergencia al equilibrio fiscal y monetario y mostrarle al mundo que los dólares estaban disponibles, aún cuando se los retaceaba.

Once meses después y tras el peor resultado electoral de la historia para el peronismo, la ex presidenta factura que hubo "una política de ajuste fiscal equivocada que estaba impactando negativamente en la actividad económica y, por lo tanto, en el conjunto de la sociedad y que, indudablemente, esto iba a tener consecuencias electorales".

Sentado sobre la caja

En este lapso, distintos administradores de organismos públicos describieron a Guzmán como el hombre que se sentó encima de la caja y pisó el gasto.

La Oficina de Presupuesto de Congreso (OPC) calculó en un informe que en el acumulado entre enero y agosto, las prestaciones sociales -que explican el 56% de los gastos corrientes- cayeron un 16,8% en términos reales (descontado el efecto de la inflación).

Allí estaría la principal causa de la derrota, según se desprende de la reciente carta de la jefa del Senado.

Según la consultora Labour, Capital & Growth (LCG), hasta julio el gasto social había bajado un 19% en términos reales.

El economista Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía durante los últimos dos años de la presidencia de Cristina Kirchner, consideró desde PxQ que "es imposible caracterizar la situación del gasto público de 2021 como un ajuste".

"El gasto neto de inflación se incrementa 12% este año cuando se excluye el gasto extraordinario por el Covid-19 de la base de comparación contra el año pasado. Sin embargo, en ese marco, el gasto en seguridad social se contrae tanto en la comparación contra 2020 (4%), como así también contra 2019 (1%)", amplió.

Comparación del gasto público. Fuente: PxQ (Emmanuel Álvarez Agis)

La vicepresidenta notó que sobre un déficit fiscal primario presupuestado en 4,5% del Producto Bruto Interno (PBI), el rojo acumulado en los primeros ocho meses del año es de 2,1%.

"Faltan ejecutar 2,4% del PBI, más del doble de lo ejecutado y restando sólo cuatro meses para terminar el año; con pandemia y delicadísima situación social", postuló.

También criticó que en la previsión presupuestaria no se anotó la segunda ola de Covid-19 y dejó afuera de su análisis los ingresos extraordinarios por las retenciones a las exportaciones de materias primas (soja, trigo, maíz y girasol) y el "aporte solidario de las grandes fortunas", que podrían haberse destinado a contener los efectos de la pandemia.

Así, la arena pública queda presa del juego de los contrafácticos: ¿Qué hubiera pasado si no se pisaba el gasto desde octubre de 2020 para detener el alza del dólar?

Álvarez Agis señala que la cantidad de reservas netas en el BCRA a enero de este año era de u$s 8356 millones, la menor para un año electoral desde 2009, por lo que el margen cambiario era sumamente estrecho para ejecutar una política contracíclica o expansiva.

Los números finos de la ejecución del Presupuesto muestran que casi todo el resto de los rubros, excepto el social, tienen un gasto real mayor que en 2020.

Para la vicepresidenta, no alcanza. El financiamiento de ese déficit y las tensiones con el dólar y los precios son la gran duda de cara al resto del año y a 2022.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios