HIDROCARBUROS

El macrismo: la política que arruinó a YPF

"La necesidad de energía es universal. Estamos comprometidos a satisfacer las necesidades energéticas del mundo". Outlook for Energy 2019, Exxon Mobil

"Frente a la crítica situación actual, la riqueza potencial de nuestros yacimientos petrolíferos abre el horizonte de un futuro bienestar y grandeza nacional. Es, pues, hacia allí donde debemos canalizar nuestros mayores recursos y energías, puesto que es el camino más corto para alcanzar la meta anhelada. Por eso, atento a la importancia vital que para el porvenir del país tiene la explotación de nuestro petróleo, he decidido, señores legisladores, asumir personalmente la responsabilidad de dirigir Yacimientos Petrolíferos Fiscales". Arturo Frondizi, 1 de mayo de 1958

En estas últimas semanas, YPF volvió a ser objeto de discusión en los medios de comunicación a partir del cambio de su presidente, la renegociación de su deuda y el alza del precio de los combustibles. Lamentablemente, el tema se trata con poco rigor, trascendidos sin sustento y noticias engañosas que tienen claramente una intencionalidad política.

Es entendible, YPF como toda empresa petrolera trasciende las cuestiones económicas y, en nuestro país, YPF está asociada a nuestra historia y a nuestra identidad. Para ciertos especialistas formados en una engañosa tradición liberal dentro del radicalismo, y que fueron parte de la conducción de YPF durante el gobierno de Macri, esto es un demérito. Incluso, uno de los directores de esa gestión, que fuera secretario de energía ocho días, entre el 12 y 20 de marzo de 2001, afirmó recientemente que la soberanía es una abstracción que atenta contra la eficiencia.

Piensan así porque no entienden la complejidad de la problemática energética y simplifican ad extremum las categorías de análisis, entre las cuales están las cuestiones históricas y geopolíticas. Si fuera por sus esquemas mentales de eficiencia económica, YPF nunca se hubiera creado y Frondizi debería ser considerado un error histórico. YPF hoy es una empresa mixta que nació con objetivos políticos, lo que no niega, al contrario, reafirma la necesidad de tener buenos resultados económicos para poder cumplir con esos objetivos y también tener en cuenta los intereses de los accionistas.

El mandato de YPF

El sistema petrolero mundial está estructurado a partir de grandes empresas que producen los casi 95 millones de barriles diarios que hoy el mundo todavía en pandemia necesita para su funcionamiento. Sin petróleo se para el mundo y colapsa nuestra civilización. Esta tensión apocalíptica hizo que las compañías petroleras, además de sus intereses económicos, hayan cargado a través de la historia con un mandato político impulsado por sus gobiernos: Abasteced al mundo de petróleo, extráelo de adonde este se encuentre y llevadlo a nuestros países. YPF nace para defender nuestros recursos de ese mandato y lograr nuestro autoabastecimiento.

YPF hoy es una empresa mixta que nació con objetivos políticos, lo que no niega, al contrario, reafirma la necesidad de tener buenos resultados económicos para poder cumplir con esos objetivos y también tener en cuenta los intereses de los accionistas.

Sólo en muy pocos momentos de su historia YPF logró cumplir con este mandato que requería fortalecer a nuestra petrolera con recursos financieros que nunca tuvo.

El primer intento serio para revertir esta situación lo propone Perón quien comprendió la importancia de la inversión privada para el desarrollo de YPF y los recursos petroleros de nuestro país. Intenta entonces un acuerdo con la Standard Oil de California, hoy Chevron. Ese acuerdo fue boicoteado por el radicalismo de entonces, donde Frondizi llevó la voz cantante como opositor. Perón llamó a los que habían mantenido esa actitud como "nacionalistas de opereta que nos hacen peor con sus estupideces que los imperialistas con sus vivezas".

En 1958, Frondizi llega a la presidencia con el apoyo del peronismo proscripto y formula un audaz plan para lograr el autoabastecimiento, firmando contratos con empresas extranjeras muy similares a los que había intentado firmar el peronismo. El plan fue un éxito y en poco tiempo Argentina logró el autoabastecimiento, pero derrocado Frondizi, el gobierno radical de Illia que asume en 1962 anula esos contratos generando grandes costos para el país, la pérdida del autoabastecimiento y la vuelta a la importación de petróleo. En 1985, Alfonsín reconoció públicamente como un error histórico la anulación de los contratos petroleros, pero el daño estaba hecho.

Luego, en 1985 Alfonsín lanza el plan Houston para tratar de dar respuesta tibiamente a la caída de las reservas de petróleo, pero el plan estuvo muy lejos de cumplir con los objetivos. Se necesitaba una reestructuración más profunda del sector que estaba altamente regulado y con una YPF muy ineficiente que llegó a tener 50.000 empleados.

Esta debilidad de YPF y del sector petrolero después del gobierno de Alfonsín permitió que se tomaran medidas extremas para revertir la situación. El gobierno de Menem, apoyado por los gobernadores, reestructura el sector petrolero y en 1993 se privatiza YPF, donde el Estado Nacional mantiene el control de la empresa con el 20% del capital y la "acción de oro". Llegan importantes inversiones y la empresa se profesionaliza, pero como contrapartida se generaron importantes problemas sociales que derivan en cuestiones políticas. La producción de YPF crece rápidamente y el país alcanza el autoabastecimiento en pocos años. Sin embargo, se descuidó la inversión en exploración lo que generó una disminución en las reservas. En 1999, Menem decide, con el objetivo de prolongar el plan de convertibilidad, vender el 100% de YPF a Repsol. Con esta venta, YPF deja de ser YPF y pasa a ser Repsol YPF, una empresa que, siguiendo la lógica de las empresas totalmente privadas deja de tener como objetivo principal el desarrollo hidrocarburífero de nuestro país y establece una estrategia de crecimiento global, usando las ganancias que obtenía en nuestro país para invertir en Angola o Brasil. Una lógica de negocios políticamente inaceptable.

En 2007, el entonces presidente Néstor Kirchner, con el objetivo de cambiar esa lógica, impulsa el ingreso de capitales nacionales a YPF, lo que le permitió tomar posición en el desarrollo de Vaca Muerta. En 2010, YPF perfora el primer pozo no convencional de gas en Argentina y comienza a adquirir áreas en esa formación, de tal forma que hoy YPF tiene el 40% de la superficie de Vaca Muerta.

En 2012, el mundo se enfrentaba a una posible crisis petrolera porque la oferta de crudo convencional estaba llegando a su máximo y la demanda global seguía aumentando impulsada por el crecimiento de China. Cristina Kirchner decidió entonces acelerar el desarrollo de los recursos de Vaca Muerta. Para esto, decide la expropiación del 51% de las acciones de YPF que tenía Repsol y que el estado retome el control del a empresa. Fue una sabia decisión política de seguridad energética. Nace así la YPF mixta con el mandato de hacer de Vaca Muerta una realidad y lograr el autoabastecimiento de manera sustentable. El único sector político que se opuso a esta recuperación fue el macrismo.

Hoy, YPF está sufriendo principalmente las consecuencias de los cuatro años de gestión macrista que la dejaron en una posición muy débil y de alta vulnerabilidad. Durante el gobierno de Macri no se tomó en cuenta el valor estratégico de YPF y funcionó con la lógica de una empresa privada sin compromiso con el país. La gestión en ese período fue errática, disminuyeron las inversiones en Vaca Muerta, aunque se invirtió en comprar centrales térmicas de generación y hasta monopatines eléctricos, y se creó YPF Luz para invertir en energías renovables, un negocio que está fuera del foco de la compañía. Además, se aumentó el ratio de deuda/ebitda de 1,5 a 2,7, un problema que tuvo que renegociar la gestión actual de la empresa. La búsqueda de autoabastecimiento y soberanía energética no atenta contra la eficiencia y la productividad, al contrario, la fortalece y le da sentido.

Una vez más, la historia nos demuestra que los mejores años de YPF fueron peronistas.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • DW

    Diego Weppler

    05/03/21

    Pensé que iba a aprender algo, y me encontré con un columnista muy poco objetivo. Lo de Macri todo mal, lo del Peronismo todo impecable. Demasiado básico, seguramente no sea ni lo uno, ni lo otro. Leer esta nota fue una pérdida de tiempo.

    Ver más

    0
    0
    Responder
  • LFR

    Luis Fernando Rodríguez

    04/03/21

    Análisis simplista y anacrónico. Las energías renovables deben ser el futuro, y la creación de YPF Luz, debería servir para ampliar el negocio de una empresa, que lamentablemente, tiene los días contados, hasta que el petróleo y gas, no sea redituable. Lamentablemente, todos los análisis se hacen desde una visión partidaria, y no desde el punto de vista de una integridad de gestión. ¿Se hicieron cosas mal? Probablemente, y más cuando TODOS los argentinos nos consideramos expertos en todo, y más, en destruir lo bueno que hizo otro.

    Ver más

    0
    0
    Responder
  • AA

    Aldo Asinari

    04/03/21

    Artículo parcialmente correcto, pero con un análisis parcial, simplista, tendencioso, con ideología de por medio. Se olvida del negocio de los Eskenazi que con una ingeniería financiera querían quedarse con la compañía sin poner un solo dólar, con el visto bueno o algo más del gobierno de CFK, la compañía se descapitalizó en aquellos años. Con la estatización parcial y la gestión de Galuccio tampoco les fue mejor, plan de negocios a 100 USD el barril, la realidad fue otra. Desde la venta de la acción de oro a los españoles en el gobierno peronista de Menem, YPF viene prácticamente en picada, si sigue así será una empresa estatal más con todo lo que conocemos que pasa en nuestro país en esas empresas. Y pagaremos todos!.

    Ver más

    1
    0
    Responder
  • GR

    Gustavo Romero

    04/03/21

    el ultimo parrafo lo dice todo no es objetivo,

    Ver más

    5
    0
    Responder
  • JG

    Jose Gonzalez-Eiras

    04/03/21

    El parrafo final ya lo dice todo!!! Para este personaje los "mejores" años fueron peronista, porque es la logica del saqueo y destrucion. La REALIDAD es una sola e YPF es un agujero que nos cuesta a todos los contribuyentes mantener una "empresa" (sic) deficitaria, cantidad de personal innecesario, improductivo y sobre todo con corrupcion. ¿O acaso CFK y su banda de secuaces no hicieron su negocio?. Un articulo escrito desde la ignorancia absoluta, con mentiras y juicios de valor sin sentido ni sustento. ¿Profesor? !Pobres alumnos¡

    Ver más

    5
    2
    Responder