Escocia

La extraña venta de un castillo de 120 años: es el preferido del príncipe Carlos y lo rematan por u$s 1

El castillo de Kinloch, ubicado en la Isla de Rum, requiere una inversión de casi £ 20 millones en reparaciones.

Uno de los castillos más llamativos de Escocia, que se dice que es uno de los favoritos del príncipe Carlos, está buscando nuevos propietarios.

Se trata del castillo de Kinloch, ubicado en la Isla de Rum, frente a la costa oeste de Escocia, y es actualmente propiedad de NatureScot, uno de los organismos públicos responsables del patrimonio natural de la nación.

El paradisíaco pregio. Fotos: Amigos del Kinloch Castle.

Según informó el medio británico Daily Record, el castillo que ahora se encuentra casi en ruinas, se vende por el módico precio de £ 1, pero requiere una inversión de casi £ 20 millones en reparaciones.

La mansión con torretas, que data de finales del siglo XIX, fue construida por el excéntrico multimillonario de Lancaster Sir George Bullough entre 1897 y 1900 por lo que equivaldría a alrededor de £ 15 millones en dinero de hoy.

Detalles del salón del castillo. Fotos: Amigos del Kinloch Castle.

El castillo de 120 años, que fue una de las primeras residencias privadas en Escocia en tener electricidad y un sistema telefónico interno, solía ser un lugar favorito para que Sir George organizara fiestas, acecho de ciervos, caza y pesca.

NatureScot ahora está buscando un particular, una organización benéfica, una fundación o una empresa privada que presente propuestas para hacerse cargo de la impresionante casa.

Lo describen como una oportunidad única de "crear un legado duradero" con el hito de Categoría A, así como de apoyar a la comunidad isleña local.

El castillo

La construcción del castillo de Kinloch comenzó en 1897 con arenisca roja importada de la cantera Coire en la isla de Arran y tardó tres años en construirse empleando a más de 300 artesanos. Según el sitio oficial de la Isla de Rum, Sir George había heredado la isla y la mitad de la riqueza de su padre (la otra mitad iba a su hermanastro) cuando tenía 21 años.

El salón principal. Fotos: Amigos del Kinloch Castle.

Igual de impactante es el jardín que rodea la construcción. Para ello se importaron 250.000 toneladas de tierra; se construyeron un jardín amurallado e invernaderos, se instalaron fuentes de agua, puentes y adornos apropiados. Los invernaderos fueron para melocotones, uvas y otras frutas asociadas al Mediterráneo. También había una casa de palmeras (supuestamente) llena de colibríes, tortugas y pequeños caimanes. La casa de las palmeras estaba situada al sur del castillo y se sabe que se derrumbó durante un vendaval. Para cuidar los jardines y terrenos se emplearon más de 12 jardineros.

George se casó con la 'belleza de la sociedad' Monique Lily de la Pasture (más tarde Lady Monica) poco después de la construcción del castillo. Ella, a su vez, dejó su huella en el castillo, con una importante redecoración que agregó un toque más femenino a ciertas áreas del castillo.

El comedor de lujo. Fotos: Amigos del Kinloch Castle.

En el castillo se solían organizar grandes fiestas donde no fueron asistían los 'nuevos ricos' de la época, sino también la aristocracia. Además de cazar ciervos, también tenían la opción de realizar otras actividades como jugar al squash en su propia cancha, jugar a los bolos o al golf en el pequeño campo de golf.

Sin embargo, el apogeo del castillo de Kinloch duró relativamente poco, por la llegada de la guerra. Quizás sea en parte por esto que el castillo y su contenido se congelaron en el tiempo, según estiman desde el sitio oficial.

El castillo de Kinloch distingue a Rum de las otras pequeñas islas. Su grandeza eduardiana original, aunque muy descolorida hoy, aún impresionan. Con recorrerlo se puede ver el Gran Salón con su magnífica águila de bronce, un piano Steinway, carpintería intrincada, suntuosos dormitorios con grandes camas con dosel, los más modernos (para la época) accesorios de baño y revestimientos de paredes de seda decorada.

La sala de billar. Fotos: Amigos del Kinloch Castle.

Entre las muchas características únicas (incluido el aire acondicionado en la sala de billar) se encuentra un reproductor de música muy especial llamado 'Orchestrion'. El Orchestrion es esencialmente un órgano impulsado por un motor eléctrico que reproduce rollos de cartas perforadas. Solo existen tres y el ejemplo del castillo es el único que se puede tocar.

Sir George Bullough murió en 1939 mientras jugaba golf en Francia, dejando el castillo y la isla en fideicomiso con su esposa Lady Monica Bullough. A partir de entonces, Lady Monica visitaba el castillo de vez en cuando, pero finalmente lo cedió al Nature Conservancy Council (NCC) en 1957 por £ 26,000, aproximadamente £ 1 por acre.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios