Masa madre

La nueva panadería que reversionó un clásico: tienen las medialunas más grandes de Buenos Aires y son imperdibles

Germán Torres, Christian Petersen y Ezequiel Mendoça Paz apostaron por el clásico argentino en su proyecto La Valiente. Están en San Isidro, Núñez y próximamente llegarán a Nordelta.

¿Se puede reinventar un clásico argentino? La nueva ola de panaderos está, sin dudas, rompiendo moldes con propuestas renovadas. Desde la masa madre hasta recetas de viennoiserie europeas, la oferta es cada vez más grande y diversa. Pero por el momento nadie destrona a la infalible medialuna de manteca.

Pero sí podemos encontrarnos con nuevas variantes de este clásico de las panaderías argentas. Quienes apostaron por las medialunas fueron Germán Torres, Christian Petersen y Ezequiel Mendoça Paz en su proyecto La Valiente, su panadería y confitería del bajo de San Isidro.

Se trata de enormes medialunas de manteca con masa madre de centeno y algarroba con almibar de azúcar mascabo. 

Ya famosas en la zona y buscadas por gente de todos lados, se hacen en base a una receta propia, a cargo de Torres, y llevan de dos a tres días de trabajo. Leudan toda la noche y se hornean a toda hora. De manteca de verdad, harinas orgánicas y con masa madre y almíbar de naranja. 

La valiente está en el bajo de San Isidro, en la calle Lasalle 433, en una casona blanca y antigua, bien clásica sanisidense. "Totalmente reciclada en su interior y exterior. Tuvimos casi 6 meses de obra para poner a punto el local, tirando paredes y armando ventanas para que siempre haya luz natural en nuestro interior y se pueda ver la elaboración de nuestros productos", describen en su web. 

El local está lleno de maderas y hierros reciclados de obras que le dan un toque industrial, con las bolsas de harina a la vista, así como también la cocina. "Mezclamos alta tecnología con otros objetos más vintage y clásicos para darle un tono bastante particular y cálido a nuestro ambiente, manteniendo el espíritu clásico de una panadería de barrio", dicen.

Y por supuesto la carta tiene muchas más opciones además de las medialunas. La pastelería es clásica pero mezclando harinas de todo tipo, integrales, centeno, sarraceno y más, para dar un sabor totalmente novedoso en los clásicos de siempre. 

Elaboran sándwiches de miga triples todos los días, usando la mejor materia prima. Los mejores fiambres y quesos y algunos secretos de la casa. Un imperdible: el de vital toné.

Todos sus panes son de masa madre integral de centeno. Diariamente sale pan de campo, pan integral, pan de maíz morado y nueces, pan de centeno (100%), baguettes, Felipes al peso, pan lactal, focaccias, pan integral con cerveza negra, multicereal con muchas semillas y algunos especiales que van sumando diariamente, como por ejemplo, pan de spelta y algarroba con nueces pecan. 

También tienen un local en Capital Federal, ubicado en Av. Cabildo 4300, en el barrio de Núñez, y próximamente abrirán una sucursal en Nordelta.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios