Alberto Goldenstein en el Moderno: el economista que se convirtió en fotógrafo

Alberto Goldenstein en el Moderno: el economista que se convirtió en fotógrafo

La primera retrospectiva del artista recorre sus series más importantes como "Mar del Plata". Una mirada al pasado reciente con foco en las ciudades y la problemática sobre la representación.

El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires abrió su cronograma de muestras con la retrospectiva del fotógrafo contemporáneo Alberto Goldenstein y se prepara para inaugurar a mitad de año la ampliación de sus instalaciones que agregarán 1700 metros cuadrados de salas de exposición a los 8000 actuales, un café, una tienda ampliada, la biblioteca y más espacios para el tránsito de los visitantes.

En 1978 Goldenstein, mientras estudiaba Economía y trabajaba en una financiera, encaró un viaje por Europa y regresa con cientos de diapositivas. Un artista conocido las ve y lo anima a que se dedique de lleno a la fotografía. Para 1982 ya está instalado en Boston, Estados Unidos, donde aprende técnicas y profundiza en la escuela norteamericana. “Me hice cargo del fotógrafo que era cerca de los 30 años. Trabajaba en áreas que nada que ver con el arte y pegué un salto al vacío: irme a Estados Unidos sospechando que iba a estudiar fotografía”, explica a la prensa mientras recorre su primera retrospectiva curada por Carla Barbero.

La serie “Americana” (1982-1983), que incluye sus imágenes de Boston, abre la exhibición y adelanta elementos y temas que se repetirán a lo largo de su carrera. Son fotografías sobre su vida en Estados Unidos, la ciudad como formato de construcción cultural y los artistas que frecuentaba. Ya se vislumbra aquí – en las vidrieras que registra, los grafitis y los espejos- una de sus preocupaciones: el mundo real y el representado.

De regreso en Buenos Aires, transita los ’90 registrando al círculo artístico porteño mediante un proceso de “desaprendizaje”. Entran en escena las fotos casuales con sujetos que miran a la cámara sin la preocupación contemporánea de la circulación en redes sociales. Se exhiben en forma de video donde un sillón invita a tomar asiento y observarlo. “Los formatos expositivos son un tema en esta muestra. Me interesa hablar de eso como parte de mis preocupaciones”, sostiene el artista consultado por Clase Ejecutiva.

La Saint Tropez en el pantano

 

El nuevo siglo encuentra a Goldenstein desarrollando su trabajo más reconocido, la serie “Mar del Plata”. La ciudad balnearia es abordada como el núcleo cultural del porteño clase media – “como lo es uno” – con temas de su infancia y momentos de formación. “Voy al encuentro de lo que alguna vez fue Mar del Plata, del esplender, de la Saint Tropez en el pantano”, precisa. Es la primera serie realizada conscientemente en forma de ensayo por el artista hoy representado por la galería Nora Fisch.

La temática ciudad es retomada en la serie “Flaneur” (2004) con fotografías de capitales mundiales. La publicidad será importante aquí, no solo porque la registra, sino porque las imágenes se exhiben enmarcadas por varillas de metal al estilo marquesinas. Para Goldenstein el mundo es un espectáculo – como los registros de Times Square y las fachadas de cine- y él es un espectador que no piensa intervenir en la pieza.

Buenos Aires y Miami son los dos últimos ejes de la muestra. En el primer caso, encara un trabajo de registro histórico del territorio porteño en el que pone el foco en las formas de representación como las esculturas y la nostalgia de la soledad en la vida moderna. En el segundo, se mete en las ferias de arte de esta ciudad estadounidense, nueva meca de coleccionistas. La vorágine de los pocos días que dura la fiesta se traduce en la presentación de la serie en formato revista. 

“Alberto Goldenstein: la materia entre los bordes. Fotografías 1982-2018” se puede ver en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Av. San Juan 350, hasta el 27 de mayo.