Para tener en cuenta

Chau hongos: las claves y consejos para no sufrir el pie de atleta y evitar la molesta picazón que genera

La prevención del pie de atleta es clave para evitar molestias y complicaciones a largo plazo.

En esta noticia

Los hongos en los pies, más conocidos como pie de atleta o micosis, constituyen una molestia común que puede afectar a cualquiera, no solo a los deportistas.

Esta afección está causada por hongos dermatofitos (Trichophyton rubrum), que encuentran su hábitat ideal en ambientes oscuros y húmedos, como el interior de los zapatos o los clubes de natación 

Sin embargo, ¡no todo está perdido! Se puede prevenir su desarrollo con algunas medidas simples. En esta nota, te contamos las claves y consejos para evitar esta incomodidad y disfrutar de pies sanos y libres de picazón.

Horóscopo Chino semanal: animal por animal, así les irá del 22 al 28 de abril a cada signo, según la astrología oriental

La infusión milenaria que reduce el nivel de triglicéridos, fortalece el sistema inmunológico y mejora la piel

Claves para reducir el riesgo de contraer hongos en los pies

Para evitar el pie de atleta y la consiguiente incomodidad que conlleva, es fundamental adoptar medidas de precaución en nuestra rutina diaria

Según la información del sitio La Vanguardia, te dejamos algunos consejos prácticos respaldados por expertos en dermatología y podología:

  • Evitar el contacto directo en áreas húmedas: es crucial ser cauteloso en entornos compartidos como duchas, saunas y piscinas públicas. Nunca caminar descalzo en estas áreas puede prevenir la exposición a hongos.

  • Mantener el calzado limpio y seco: es importante asegurarse de que las zapatillas destinadas al ejercicio estén siempre limpias y secas, ya que la humedad puede propiciar el crecimiento de hongos.

  • Secar los pies meticulosamente: después de la ducha, es fundamental secar los pies, prestando especial atención a los espacios entre los dedos, que es donde la humedad tiende a acumularse.

  • Optar por calzado transpirable: utilizar zapatos y medias que permitan la circulación de aire, ayuda a mantener los pies secos y reduce el riesgo de proliferación de hongos.

    La micosis, otro nombre para el pie de atleta, puede causar picazón, enrojecimiento y descamación en la piel. (Foto: archivo)   
  • Mantener una buena higiene podal: adoptar hábitos de higiene adecuados, como lavar los pies con regularidad y cortar las uñas de manera adecuada, contribuye a prevenir la propagación de hongos.

  • Utilizar calzado en áreas públicas: siempre que se frecuenten lugares como vestuarios o baños compartidos, es esencial usar ojotas para proteger los pies del contacto directo con superficies potencialmente contaminadas.

  • Hidratar la piel de los pies: aplicar cremas hidratantes específicas para pies ayuda a mantener la piel sana y resistente a las infecciones fúngicas.

  • Evitar compartir toallas: para prevenir la transmisión de hongos, es importante no compartir toallas con otras personas, especialmente aquellas que puedan estar infectadas.

  • No compartir utensilios de manicura: tener cortaúñas y limas de uñas personales ayudan a prevenir la propagación de hongos entre individuos.

  • Cambiar regularmente de calzado: rotar entre diferentes pares de zapatos y evitar compartir calzado con otras personas son medidas efectivas para reducir el riesgo de contagio.

  • Mantener la limpieza en el hogar: un ambiente doméstico limpio y ordenado, especialmente en áreas como el baño, contribuye a prevenir la proliferación de hongos.
La higiene adecuada de los pies, incluyendo el secado minucioso entre los dedos, es fundamental para prevenir infecciones. (Foto: archivo)   

Ageotipo: cómo son las formas de envejecer que definió la Universidad de Stanford y cuál es la tuya

Descubrimiento sorprendente: las cotorras argentinas que invadieron España desarrollaron un nuevo lenguaje en Europa

Consecuencias en la salud de tener hongos en los pies 

Tener hongos en los pies puede tener diversas consecuencias para la salud, que van más allá de la incomodidad y la picazón. Algunas de las posibles implicaciones son las siguientes:

  • Infecciones secundarias: pueden debilitar la barrera natural de la piel, lo que aumenta el riesgo de contraer infecciones bacterianas. Esto puede provocar complicaciones más graves, si no se tratan adecuadamente.

  • Descamación y fisuras en la piel: pueden provocar que la piel de los pies se vuelva seca, escamosa y agrietada, lo que puede causar molestias e infecciones.

  • Uñas infectadas: en algunos casos, pueden propagarse a las uñas, causando una infección conocida como onicomicosis. Esto puede hacer que las uñas se vuelvan gruesas, quebradizas y descoloridas. En casos severos, pueden desprenderse de la piel.

  • Mal olor: la proliferación de hongos en los pies puede provocar un olor desagradable, debido a la descomposición de las células de la piel y las secreciones producidas por los hongos.

  • Diseminación a otras áreas del cuerpo: si no se trata adecuadamente, la infección por hongos puede propagarse a las manos, las ingles o incluso la cara, lo que causa problemas adicionales.

  • Complicaciones en personas con condiciones médicas preexistentes: las personas con diabetes, enfermedades circulatorias o sistemas inmunológicos debilitados, pueden experimentar complicaciones más graves, como infecciones persistentes o dificultad para cicatrizar.
Temas relacionados
Más noticias de Salud

Las más leídas de Información General

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.