Nueva vida

Cambio de hábitos: las 9 cosas que tenés que empezar a hacer cuando llegás a los 50 años

Si se quiere buscar la longevidad y la buena calidad de vida hay que saber adoptar nuevos caminos.

Cuando se llega a los 50 años o incluso un poco antes es fundamental cambiar hábitos y asentarse en una vida saludable para poder obtener una mejora en el estado del cuerpo y la mente que no podremos conseguir si se sigue por un mal camino.

La búsqueda de la longevidad, alejar enfermedades y una buena calidad de vida a partir de las cinco décadas de vida se conseigue sí o sí a través de una dieta equilibrada y la realización de ejercicio de manera regular, esto último a pesar de las limitaciones físicas que se empiezan a notar cada vez más.

La piedra semipreciosa que usaban los guerreros de antiguas civilizaciones y ayuda a ahuyentar las malas energías

Casa ordenada: el sencillo hábito diario que mejora la productividad y aporta bienestar emocional

Hay consejos a seguir a partir de los 50 años. Foto: Archivo.

Los que tenés que cambiar sí o sí a los 50 años

  • Dejar de fumar.

Uno de los hábitos más perjudiciales para la salud, tanto para los que fuman como para aquellos que los rodean y son fumadores pasivos.

Seguir fumando es ponerle una alfombra roja a enfermedades mortales como el cáncer y el EPOC. Además, el tabaco daña a los riñones y la vejiga.

  • Controlar la presión arterial.

Hay que revisar los niveles de presión arterial con mayor frecuencia que antes. Sin importar cuál sea el resultado, es recomendable reducir el consumo de sal y de productos procesados y ricos en grasas saturadas, según la revista Best Life.

El estudio científico que derriba el mito acerca del consumo de proteínas y su relación con el aumento de la masa muscular

La investigación científica que reveló por qué nunca hay que tirar la cadena del inodoro con la tapa levantada

Se puede adquirir un tensiómetro para medir la presión más seguido. Foto: Archivo.

  • Calentar antes de hacer ejercicio.

Siempre fue importante, pero a partir de los 50 años mucho más porque los músculos necesitan una mejor adaptación y recuperación. Es recomendable hacer elongación y cinco minutos de algún ejercicio de baja intensidad antes del entrenamiento o actividad deportiva a realizar.

  • Tener una rutina de ejercicio fija.

Sirve para que no se note el paso de los años prevenir enfermedades cardíacas y obesidad, y es clave saber que no hay que "romperse" en el gimnasio como si se tuviera 20 años menos: hay que tener una rutina que implique el esfuerzo necesario para que el cuerpo trabaje y cumplirla de manera continuada, indican los especialistas de Best Life.

  • Hay que ejercitar el cerebro.

Se puede prevenir el deterioro cognitivo a través de muchos ejercicios y actividades como crucigramas, ajedrez u otros juegos que estimulen el pensamiento y la sociabilidad con los demás.

Es fundamental prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Foto: Archivo.

"Participar en actividades de exigencia física y cognitiva puede llevar a mejoras en la salud cerebral o en la gestión del estrés", explica Ryan Glatt, especialista en neurociencia.

  • Adoptar una buena postura.

El dolor de espalda aumenta con el paso de los años y puede ser consecuencia de una mala postura o de músculos abdominales débiles, según establece Neel Anand, experto en cirugía ortopédica.

Se recomienda enfocarse en esas áreas específicas para combatir las molestias actuales y las del futuro.

  • Priorizar el buen descanso.

Una buena cantidad de horas de sueño -7 como mínimo- ayuda a prevenir enfermedades crónicas y a mantener un ánimo óptimo durante el día.

  • Hacerse chequeos oncológicos.

A partir de los 50 años, el cáncer más común en los hombres es el de pulmón o de colon y en las mujeres es el de mama.

A partir de los 50 años hay que acostumbrarse a ir al médico más seguido. Foto: Archivo.

Hay que hacerse chequeos con mayor frecuencia que antes, cuidar la alimentación y eliminar factores de riesgo como el cigarrillo.

  • Hacer meditación.

Los ejercicios de respiración y meditación pueden ser de gran ayuda para el ritmo cardíaco, los vasos sanguíneos, la estimulación de las defensas y el estado de ánimo, según Ahskan Farhadi, médico estadounidense.


Temas relacionados
Más noticias de Salud

Las más leídas de Información General

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.