Wall Street

¿Oportunidad en Wall Street? Con la fuerte caída, las acciones vuelven a mostrar precios atractivos

Las acciones operan con elevada volatilidad y a la baja. El Nasdaq anotó en abril su peor mes desde 2008, y con el ajuste actual las valuaciones regresan a sus promedios de mediano y largo plazo.

Las acciones caen y la volatilidad aumenta. El VIX se dispara y en los mercados la única certeza parece ser que la incertidumbre llegó para quedarse. La fuerte pérdida que vienen sufriendo las acciones colocó sus precios en valuaciones coincidentes con su promedio de cinco años. 

Es ante este panorama que analistas ven riesgos de corto plazo pero oportunidades a futuro. Y es por ello que recomiendan compañías con menor volatilidad para atravesar el contexto actual.

Alerta mundial para el BCRA: el dólar tiene la mayor suba mensual en siete años

China devaluó y el BCRA ya lo siente en las reservas y en el tipo de cambio

Un año difícil 

En lo que va del año, el S&P500 cae casi 13%. El Nasdaq por su parte desciende 21,3% en 2022 mientras que el Dow Jones es el más firme de los tres principales índices de Wall Street, con una baja del 9,2% en el año.

Con la caída acumulada este año, las acciones perdieron más de u$s 17 billones en capitalización de mercado, pasando a u$s 106.300 billones desde los u$s 123.300 billones a comienzo de año. Con estos valores, el stock total de acciones equivale al 126% del PBI global.

La explicación de tal baja debe ser encontrada en los temores del mercado de una Fed más contractiva (hawkish).

La aceleración inflacionaria empuja a la Fed a ser más contractiva, elevando las chances de que la tasa suba más aceleradamente. Este contexto no suele ser una buena noticia para las acciones.

El mercado se adelantó y las tasas de los bonos del Tesoro se dispararon. Tanto por valuación -el valor actual de los flujos de fondos de las acciones es menor cuando sube la tasa- como por contagio -la suba de tasas implica caídas en el precio de los bonos-, las acciones cayeron.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, también considera que gran parte de las malas noticias ya están incluidas en los precios. Es ante esa perspectiva que, hacia adelante, marcó: "La continuidad de la guerra entre Rusia y Ucrania, sumado a una Fed más hawkish a causa de una mayor inflación en EE.UU. (y como la misma va a deteriorar el margen de las compañías y en sus ganancias) ya están en los precios. Hacia adelante, la clave pasará por la magnitud y velocidad de ajuste".

En ese sentido, el especialista de Inviu considera que es probable que entre marzo y abril hayamos visto el pico inflacionario en Estados Unidos, y que en los meses siguientes comenzaría a descender.

"Estamos en condiciones de ver una Fed que no sería tan agresiva en la segunda parte del año, en donde comienza a descender la inflación. Si ese es el escenario base, quizá el pesimismo sobre las acciones está sobredimensionado. Aun así, creo que hay que tener selectividad y paciencia. Los balances nos van a dar una guía pero el mercado está muy sensible y veremos volatilidad", resaltó.

¿Valuaciones atractivas?

Con semejante caída, las valuaciones de las compañías regresan a su promedio de largo plazo. Si se analiza el ratio S&P 500 Price Earnings Forward (uno de los más seguidos en Wall Street a la hora de valuar las acciones), el mismo regresó a su promedio de cinco años.

Actualmente se ubica en 18,8 veces ganancias, coincidente con el promedio de mediano plazo. Sin embargo, tomando el promedio de 10 años, el mismo aún se ubica más abajo, en niveles de 17 veces ganancia.

De cualquier manera, estos precios reflejan valores mucho más atractivos que las que se registraban a comienzo de año.

Paulino Seoane, head of investment ideas de Balanz, cree que si se toma una perspectiva de inversión de mediano plazo, estos precios de mercado pueden ser un muy buen momento para establecer posiciones.

Julio Calcagnino, analista de mercados de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, entiende que si bien las valuaciones han corregido en las últimas jornadas, por ahora prefiere mantener una postura más neutral en S&P 500.

Entre las razones por las cuales prefiere mantenerse cauteloso con el mercado remarca que todavía hay indicios de que las valuaciones siguen altas.

"Cuando observamos el Shiller P/E, que es el ratio PER pero considerando el promedio de beneficios por acción de largo plazo ajustado por inflación, continua alto, cercano a niveles no vistos desde la implosión de la crisis de las puntocom, aunque aun levemente por debajo de los niveles que supo ver en esos tiempos y del reciente máximo en noviembre de 2021", advirtió.

Calcagnino señala que, generalmente, un elevado ratio de Shiller suele estar asociado a bajos rendimientos reales en el futuro.

Por otro lado, remarca que hace semanas tanto en Meta como en Netflix se nota un proceso de depuración de las valuaciones que lleva adelante el mercado.

Sumando a esto, Calcagnino agrega que, por el hecho de que en la Fed prácticamente no quedan "palomas", prefieren ser cautos.

Se dispara la volatilidad

La fuerte caída en las acciones provocó una disparada en la volatilidad en el corto plazo.

El índice de volatilidad VIX cerró el jueves pasado en 31,2 puntos, uno de sus puntos más altos desde comienzo de marzo.

En este contexto, analistas recomiendan acciones con baja volatilidad.

Daiana Olivera, estratega de Cohen, considera que el actual escenario lleva a considerar inversiones que logren ofrecer una buena cobertura contra una mayor volatilidad futura.

En ese sentido, recomienda una cartera que no solo tiene como objetivo disminuir la volatilidad, sino que también tiene un alto componente defensivo de cara al escenario recesivo que podría en los próximos meses.

Para esto, la estratega de Cohen seleccionó distintos Cedear tales como Google, Walmart, Coca-Cola, Amazon, Berkshire Hathaway, Visa, Microsoft y el ETF del S&P 500.

"Esa cartera que logró un promedio de 21% de volatilidad para los últimos tres años - versus el SPY, cuyo promedio es 21,9% -. Su composición diversificada logra disminuir el riesgo no sistemático, al tiempo que toma una estrategia más defensiva para sufrir en menor medida la suba de tasas de los próximos meses. A su vez, alcanza rendimientos históricos levemente superiores al SPY, lo que la vuelve una interesante alternativa en vistas a armar una cartera para el contexto actual", dijo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios