Mercados

La disparada en las tasas aumenta la volatilidad en el mercado de acciones

A la renta variable las golpea la suba de tasas por cuestiones fundamentales y de valuación, combinado con la amenaza de una recesión

La suba de tasas a nivel global está provocando una mayor volatilidad en el mercado de acciones. 

Hay mayores tensiones financieras a causa de una expectativa más hawkish por parte de la Fed, lo cual termina repercutiendo en el mercado de bonos primero y en el de acciones luego, con un foco mayor en las tecnológicas.

Bonos dólar linked vs CER: cuál es hoy la mejor inversión para cuidar los ahorros

Obligaciones negociables: el FMI da un respiro, pese al viento en contra de Estados Unidos

Amenaza la mayor inflación

El último dato de inflación de EE.UU. resultó por encima de lo esperado y alcanzó el 8,5% interanual. 

Esta fue la inflación más alta en 40 años, a lo cual se le suma que el desempleo se ubica en el 3,6% y es el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia.

Todo esto implica que la economía esta recalentada y que la Fed debe actuar más rápido y más agresivamente para enfriarla. 

Por ello, se espera que la Reserva Federal suba las tasas a una velocidad más elevada, disparando las probabilidades de ver un hike de tasas de 50 puntos básicos en mayo.

Así, el mercado se adelanta y los bonos comienzan a pricear dicha expectativa, acompañando a la suba de tasas con un rally en los rendimientos de los bonos americanos.

Es notable el rally en las tasas, sobre todo las más cortas, las cuales suelen ser más sensibles a la suba de tasas de la Fed.

La tasa del bono del tesoro a 6 meses se ubicaba en el 0,2% hace 6 meses y hoy se sitúa en 1,24%. Los bonos a 2 años rendían 0,3% a finales de 2021 y hoy operan con tasas de 2,45 por ciento.

Por su parte, la deuda a 5 años operaba con yields de 0,6% el año pasado y hoy rinde 2,76 por ciento.

Finalmente, la deuda a 10 años rendía 1,4% hace un año y hoy rinde 2,8% mientras que los bonos a 30 años ya rinden cerca del 3%, cuando el año pasado rendían 1,7 por ciento.

Esta mayor volatilidad en los bonos provoca un mayor nerviosismo en el mercado de acciones.

Se percibe que a medida que las tasas comenzaron a tomar mayor velocidad, las acciones americanas dejaron de subir y comenzaron un proceso correctivo.

El S&P500 arrancó un proceso de caída en línea con el rally evidenciado en las tasas.

Mismo comportamiento tuvo el Nasdaq y las acciones del sector tecnológico y de crecimiento a largo plazo.

Marcelo Otermin, presidente de ICBC Investment Argentina explicó que es usual que los mercados de acciones reaccionen con bajas cuando la Fed inicial un ciclo de suba de tasas. 

"Es algo que ocurre en promedio desde la década del 60 y consecutivamente desde la década del 90. Sin embargo, un ciclo de suba de tasas no significa el fin del ciclo positivo. Lo vimos en varias oportunidades durante los 80 y 90. Si hubiera fin de ciclo, este se produce entre 1 y 3 años desde el inicio de la suba de tasas, dependiendo de la velocidad de la misma", comento.

Golpe a las valuaciones

A la hora de valuar una compañía, el precio de la acción se explica por el valor actual de los flujos descontados futuros que tenga la empresa.

Por lo tanto, a igual flujos pero mayor es la tasa, al dividir por un valor más alto, el resultado de la división es menor. 

Es decir, el precio actual de la acción cae producto de que la valuación termina siendo menor dada la tasa más alta para descontar el flujo de fondos futuro de la compañía.

Si a ello se le agrega que el flujo puede ser menor a causa de un contexto de crisis causada por una Fed más hawkish que enfría la economía, la ecuación se ve amenazada por el numerador y por el denominador.

Por ello, es que ante la suba de las tasas en el mercado, caen las acciones, siendo las compañías del sector tecnológico las más afectadas ya que suelen ser las más sensibles a la suba de tasas debido a su necesidad de financiarse en el mercado para apalancar su negocio a largo plazo.

En medio de la disparada de tasas en lo que va del año, el Nasdaq es el índice que más cae, con una baja del 15%, seguido por el S&P500 que cae 7,7% y el Dow Jones pierde 5,1 por ciento.

En donde más se siente el impacto es en el sector tecnológico de alto crecimiento. En este sector, los ETF de Ark Funds han sido los más castigados y golpeados desde que las tasas comenzaron a subir.

El ETF insignia de ARK Funds, el ARK Innovation (ARKK), acumula una baja del 62% desde sus máximos históricos.

En general, todos los índices tecnológicos de ARK muestran perdidas similares ya que son compañías que deben apalancarse para seguir creciendo, a la vez que sus ganancias futuras son a largo plazo.

Es decir, son acciones "con una duration larga" ya que sus ganancias futuras son a largo plazo, lo cual terminan siendo más volátiles ante la subas en las tasas.

Temores recesivos golpean al mercado

La tendencia se aceleró a partir de la publicación de las minutas de la Fed en la que se indicó que se llevaría a cabo un proceso más agresivo en la reducción de su hoja de balance y una suba de tasas más acelerada.

Es decir, la mayor inflación y el pleno empleo conduce a que veamos una Fed más hawkish, lo cual amenaza con enfriar a la economía americana y conducir a la misma hacia un escenario recesivo.

La curva americana llegó a invertirse hace unas semanas atrás, lo cual advierte que el mercado espera que veamos una recesión en el mediano plazo, amenazando las perspectivas para las acciones.

Tina Fong, economista de Schroders, afirmó que las condiciones para una recesión están creciendo, en particular debido a la inversión de la curva de rendimiento de 2 a 10 años, que ha sido un indicador confiable de una recesión inminente en el pasado.

"En el pasado, la curva de 2 a 10 años se ha invertido entre 31 y 126 días antes que la curva de 3 meses a 10 años. Por lo tanto, nos dice que ahora es probable una recesión, pero no nos dice mucho sobre cuándo ocurrirá. La Reserva Federal (Fed) aún no está preocupada por una recesión. La razón de esto parece encontrarse en su enfoque en el extremo más corto de la curva. Es decir, bonos que vencerán en menos de 2 años", dijo Fong.

Desde Criteria advierten que la tendencia al ajuste monetario que emprende la Reserva Federal repercutirá negativamente en las expectativas de crecimiento, revisadas a la baja a 2,8% para este 2022 desde el 4% en diciembre.

Según explicaron desde la compañía, en el mercado de bonos las señales de los precios convalidan un escenario similar.

"Se registra un achatamiento en la curva de bonos soberanos de Estados Unidos, donde los bonos del Tesoro a 2, 5 y 10 años ya presentan un rendimiento relativamente similar. Si se profundizara la tendencia hasta el punto de producirse una inversión en la curva, podría interpretarse como una mayor probabilidad de recesión en el corto plazo, dada la señal anticipatoria que esta inversión en la forma de la curva ha generado en el pasado", dijeron.

Finalmente, Martin Polo, estratega jefe de Cohen, sostuvo que la expectativa de una consolidación de política monetaria contractiva aplana la curva del tesoro, dado el mayor impulso que tienen las tasas de corto plazo respecto a las largas.

Por otro lado, Polo remarca que la incertidumbre respecto al efecto de la suba de tasas para bajar la inflación aumenta la probabilidad de la recesión en el corto plazo.

"Ante el fuerte tightening que se espera, la curva de rendimientos de bonos americanos se invierte por primera vez desde agosto del 2019. Este comportamiento siempre trae incertidumbre en los mercados, por su supuesto poder predictivo de recesiones. Si bien es cierto que se han observado recesiones post inversión, la certeza de este indicador es bastante cuestionable, ya que la recesión puede producirse después de 11 meses (como en 1980) o después de 34 meses (como en 1998)", comentó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios